El verdadero frente cruzado | Por Michael Ewert

Los izquierdistas se acurrucan con las fuerzas neoliberales y autoritarias en la cuestión de Corona – y acusan al movimiento de libertad de actividades cruzadas.

Un punto de vista de Michael Ewert.

La acusación de un frente transversal es omnipresente. Se rechaza con la misma frecuencia. ¿Con razón? Esa es la cuestión, porque en una inspección más cercana se puede llegar a la conclusión Sí, tenemos un frente lateral, y es, de hecho, una amenaza para la democracia. Requiere todos nuestros esfuerzos para combatirlo. Sin embargo, son fuerzas distintas de las mencionadas en este contexto las que forman un frente contra nuestros derechos fundamentales. Quien quiera contrarrestar el abuso del término “frente transversal” debe primero mirar sus orígenes históricos.

Lo primero que debemos hacer es aclarar de qué estamos hablando. Históricamente, la discusión actual se refiere a las consideraciones del Canciller General del Reich, Kurt von Schleicher, en 1932, de agrupar un espectro de grupos sociales por falta de apoyo en el parlamento. El punto de partida no fue la idea de una alianza de la extrema izquierda a la extrema derecha, sino más bien la evaluación realista de las etiquetas que no tenían un significado práctico.

Las fuerzas objetivo se unieron en su rechazo a una sociedad liberal-capitalista competitiva y de clases con su dominio de poderes anónimos y el lamento de la proliferación de intereses divergentes. Este rechazo fue compartido por muchos, pero no por las ideas que prevalecen en el frente transversal de von Schleicher sobre cómo debe estructurarse una comunidad: debe ser una especie de comunidad nacional en la que se cuide bien al individuo, al precio de su clasificación en un orden “natural” y autoritario.

La participación planificada de los socialdemócratas de derecha no es sorprendente. Ellos inventaron el frente transversal, aunque su pacto con los militares y los Freikorps en 1918/19 no se llama así. El pacto se considera tan natural como el aire que respiramos.

No sólo Gustav Noske o Wolfgang Heine, sino todo el aparato judicial, administrativo y militar encubrió lo que el Reichswehr, Freikorps y Bürgerwehr estaban haciendo. Incluso las ejecuciones masivas en 1920 en el curso de la supresión del levantamiento por la paz dirigido contra el Kapp Putsch nunca ocurrió, como Harold Pinter se burló en su discurso del Premio Nobel con respecto a los crímenes inconmensurables para “nuestro bien”.

Por su contribución al fracaso del intento de poner la sociedad alemana patas arriba, la socialdemocracia sigue siendo colmada de expresiones de agradecimiento. Una vez más, las cosas salieron bien y se salvó el dominio de las aspiraciones autoritarias. Un movimiento ingenioso. El resultado fue un clima en el que la orientación de los nazis apenas se diferenciaba de los programas de la derecha, como registró Saul Padover cuando el ejército estadounidense cruzó las fronteras del Reich en 1944 (1).

Las consideraciones de Schleicher no cayeron del cielo. Correspondían a las corrientes dominantes de la República de Weimar con su fatal defecto de nacimiento. Uno de los actores más devastadores fue actuar como un pilar central en el frente transversal de Schleicher: el Reichswehr, un importante factor de poder de un bloque reaccionario que funciona como un complejo militar-industrial. El descuido de su desastroso papel es ya evidente en la trivialización de sus acciones asesinas después de la Primera Guerra Mundial, ejemplificado por Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht. La tolerancia del terror y la violencia siempre se encontrará cuando el orden capitalista burgués esté en juego.

Represión de toda resistencia

Cuando los nazis tomaron el poder, la “actitud apolítica” del Reichswehr demostró ser lo que era: una metáfora de la deslealtad y la aversión a los órganos del Estado. Así, según su Ministro General von Blomberg, el 1 de junio de 1933, ya había “terminado, y sólo queda una cosa: servir al movimiento nacional con toda devoción” (2). Incluso antes del incendio del Reichstag, el coronel von Reichenau, jefe de la oficina ministerial, declaró en una reunión de comandantes: “Los moriscos en el estado deben caer, eso sólo puede suceder con el terror. El partido tomará medidas despiadadas contra el marxismo. Tarea de la Wehrmacht: Rifle en el talón. No hay apoyo si los perseguidos buscan refugio con las tropas” (3).

Como mariscal de campo del 6º Ejército, von Reichenau también ordenó el uso de rifles a pie cuando dio vía libre a los grupos de trabajo para matar a decenas de miles de personas en el desfiladero de Babi Yar y exigió la plena comprensión de sus soldados. Se defendió contra la acusación del teniente coronel Helmuth Groscurth de que los crímenes de la Wehrmacht contra los judíos “no diferían en nada (…) de las atrocidades del enemigo, que se anuncian continuamente a las tropas” (4). Reichenau llamó a tales comparaciones “indecorosas e inoportunas”. Siempre es “indecoroso e inapropiado” exponer los rasgos más profundos de la “normalidad” social, cuya “nueva formación” está floreciendo actualmente en nuestra sociedad.

La objeción crítica de Groscurth puede ser vista como una revisión aleccionadora del espíritu del bloque central del frente transversal de Schleicher: era el sentimiento fascista, que no significa primordialmente racista. Su verdadero encanto reside en su estrecha cooperación con los centros económicos de poder en beneficio de actitudes agresivas tanto en el exterior como, sobre todo, en el interior. Lo que se anhela es la represión de toda resistencia contra las estructuras autoritarias y los enfrentamientos violentos, que pueden ser sangrientos. Los objetivos del ataque son intelectuales críticos, partidos de izquierda y sindicatos fuertes. Adolf Hitler, según Otto Strasser, que abandonó el NSDAP en 1930, había puesto sus miras en una “nueva clase dominante (subrayado) que es consciente de que tiene el derecho de gobernar debido a su mejor raza, y que mantiene y asegura despiadadamente este dominio sobre las amplias masas” (6).

En tales ideas, deben romperse los obstáculos a la reorganización de la política interna y externa de un gobierno capitalista nacional. Los representantes de la industria alemana habrán escuchado bien cuando Hitler habló ante el Club Industrial de Düsseldorf, el 26 de enero de 1932, de la “escuela de la disciplina del hierro” a la que “nuestro pueblo” debe ser llevado, y de la conquista de un nuevo espacio vital. No se hablaba de judíos. Aunque desde el principio fueron discriminados y también acosados de forma asesina, fueron una minoría en los campos de concentración hasta la campaña contra la Unión Soviética. Predominaban los izquierdistas, los desclasados sociales, los criminales, los discapacitados, los “gitanos” y los homosexuales. En 1942 75.000 de los 80.000 internos de los campos de concentración eran no judíos (7).

El modelo de fascismo más complejo

Sólo cuando comenzaron las acciones de exterminio en el curso de la adquisición bélica de “espacio vital” en el Este, el número de judíos aumentó dramáticamente. Para entonces ya habían pasado nueve años de terror sangriento. Fueron reprimidos tanto como el asesinato en masa de gente “superflua”, principalmente eslavos. La autopercepción de los autores de ser principalmente antisemitas fue asumida por la política oficial así como por la historiografía ortodoxa. Historiadores como Kurt Pätzold, cuya interpretación cambió el enfoque del puro racismo hacia un modelo más complejo de fascismo y el curso de los acontecimientos, fueron reemplazados inmediatamente después del “Wende” por fuerzas confiables como Heinrich August Winkler (8). Uno sabía por qué.

Las corrientes más profundas que resultan de los intereses de los respectivos centros de poder dominantes no deben y no deben ser enfocadas. No fue un antisemitismo virulento en la sociedad lo que llevó a los nazis al poder. Fue el fallido “nuevo comienzo” de 1918/19, celebrado como realismo del SPD, que había llegado a su fin lógico en 1933. Este extremo es medio civilizado para alcanzar la intención de la colada. Su intento fracasó porque la posición que había previsto para el NSDAP estaba fuera de la cuestión para Hitler.

Para otros, como los socialdemócratas de derecha o los cuadros nacionalistas de la Federación General de Sindicatos Alemanes (ADGB), la visión de un modelo autoritario de sociedad en el que pretendían desempeñar un papel se hizo añicos.

Para calmar a las élites del poder en la economía y al Reichswehr, este acoso terminó finalmente en 1934, cuando la SA fue desempoderada durante la “Noche de los Cuchillos Largos” y no sólo Schleicher o Gregor Strasser del ala “izquierda” del NSDAP fueron víctimas de asesinatos. Al Querfront se le concedió una vida corta, apenas desarrollada. Esto no impide que hasta el día de hoy persiga la mente de la gente, como una acusación de que fue aspirado o practicado. En la situación actual, esto no tiene ningún fundamento con respecto a las corrientes de oposición.

El frente transversal de Schleicher debe estar formado por actores con ideas muy similares, o al menos compatibles, de una forma social a la que aspirar. No se trataba de “interfaces” en la evaluación crítica de puntos concretos, sino que se superponían amplios campos de acción futura. Esto es diferente hoy en día con los oponentes de las medidas de la corona, porque los grupos que aparecen aquí sólo tienen una cosa en común: rechazan estas medidas.

Agrupar estos grupos sólo es posible porque para los apologistas, los “ortodoxos”, como los llamó George Orwell, verdades a reconocer a priori, cualquier escepticismo a este respecto indica igual de a priori una posición extremista. Todos los que son acusados de compartirla forman una unidad en esta visión del mundo, así como los críticos de las “reformas”, como el aumento de la edad de jubilación, la reducción de las pensiones, la “liberalización” del mercado laboral o de la vivienda son “populistas” en sí mismos, y por lo tanto, a través de algunos trucos de rigor, son cualquier cosa menos “antisemitas”. Se trata de cortocircuitos, porque las actitudes negativas hacia lo que sea no tienen sentido en términos de contenido, según el lema: si dos dicen lo mismo, no tiene por qué significar lo mismo.

Bonos de solidaridad

Los opositores de las sociedades estructuradas capitalistamente echan de menos la seguridad, la referencia, el arraigo y la trascendencia, así como una experiencia de identidad inherente al ser humano. Debe ser satisfecho, de lo contrario corre el riesgo de volverse loco. Hay diferencias mutuamente excluyentes en las formas de protegerse de esto. Una forma de superar la cosificación de las relaciones sociales, con su impronta de dinero y competencia, sería crear lazos de humanidad, fraternidad y solidaridad. Sin embargo, la historia ha demostrado que hay muchas soluciones alternativas que se han desarrollado desde que se rompieron los grilletes en forma de vida comunitaria medieval: Nación, religión, clase, profesión o estatus.

En los reveses de la razón y la justicia, se forma lo que constituye un vínculo incestuoso para Erich Fromm más allá de las restricciones sexualizadas. El nacionalismo y el racismo son formas de expresión conspicuas, basadas en una idolatría de sangre y tierra, que la única seguridad para el ser humano asustado es celebrar. Esto da lugar a la configuración práctica de una coexistencia que es decisiva para el carácter de un grupo o movimiento. En comparación, los puntos de contacto periféricos no dicen nada sobre actitudes concretas.

En los actuales enfrentamientos en relación con las órdenes de emergencia para supuestamente combatir un virus, definitivamente no hay un terreno común en las perspectivas sociales, políticas o de la sociedad en general entre la gran mayoría de los participantes y un puñado de free-riders de derecha a radical de derecha.

Naturalmente, se hace todo lo posible para construir conexiones. Para ello, se atan los cabos sueltos. Esto es completamente arbitrario. Ni siquiera se consideran alianzas, y mucho menos discusiones o incluso conversaciones preliminares en este sentido.

Si todavía existe la fantasía de un frente transversal, es sólo porque la posición contraria tiene que ser difamada por falta de argumentos reales. Es propaganda que es necesaria porque hay mucho en juego. Rápidamente lleva a una profunda desesperación y a un pánico abierto. La población, ya intimidada, no debe entrar en razón, y menos aún la idea de que cientos de miles de personas están expresando su estado de ánimo. Con instinto seguro, los ataques no apuntan a un patrón general en las actitudes básicas. Pero eran la tela con la que se tejía el histórico frente transversal.

En este contexto, sería aconsejable evaluar el movimiento contra las medidas de Corona de manera realista y no dar rienda suelta a las fantasías sobre un casi colapso de la RFA, un fin inminente del “régimen de Merkel” o paralelismos con las condiciones de la RDA en 1989. No hay ningún requisito previo de conciencia, organizativo o político para esto. El fin de la RDA no sólo llegó con manifestaciones masivas, sino también con nuevas banderas alemanas y décadas de adoctrinamiento de un colorido mundo de consumo.

Detrás de estos eran grotescas ilusiones, pero representaban un poder de representación y se apoderaban de la gente. Los paralelismos con la actualidad son bastante aleccionadores: como en los pasillos de la devastación de todas las raíces económicas, culturales y sociales de los ciudadanos de la RDA, el marco de la acción social se establece de nuevo por los órganos autoritarios de adoctrinamiento y actuación en la política, la economía y los medios de comunicación. La idea de una nueva constitución en el otoño de 2020, incluyendo nuevas elecciones, como se escucha ahora ocasionalmente, no suena mal. Pero, ¿dónde están las fuerzas cuyas ideas expresadas en tal proyecto alternativo estaban presionando para su realización?

La tarea para el futuro

¿Qué sentido tiene todo esto cuando una mayoría de la población, aunque no apoye con entusiasmo el orden establecido, incluido el sistema de partidos, ni siquiera ha empezado a pensar, y mucho menos a desarrollar, un contrapoder concreto al aplastante poder del terror político y económico que está volviendo loco a todo el mundo? Este contrapoder ni siquiera está a la vista. Iniciarla es la tarea que se avecina para el futuro cercano. Todo lo demás es un cambio de nubes.

Por supuesto, la suposición de que tenemos un frente transversal no puede ser descartada. Si recordamos el modelo histórico, vemos a innumerables personas, partidos, organizaciones, instituciones, asociaciones industriales, sus medios de comunicación, que, a pesar de las diferencias en las ideologías que representan, los caprichos folclóricos en su auto-representación y las floridas legitimaciones de sus aspiraciones podridas, tienen un amplio consenso básico sobre cómo debe funcionar una comunidad, por lo que el “funcionamiento” ya dice mucho.

La aceptación de un estado autoritario es dominante en todo momento, que se supone que es capaz de acosar, intimidar y enviar a la población a la ruina existencial por medio de decretos a voluntad, sin ningún dato basado en la evidencia – por lo que las víctimas de la presunción totalitaria bajo la amenaza de medidas coercitivas policiales y judiciales y la intimidación moralizante – a la “¡No poner en peligro la vida de otros! – están obligados a obedecer una estricta obediencia.

No está previsto poner fin a estos ejercicios de servilismo congelado por choque. En relación con una “vacuna” acelerada criminalmente, altamente peligrosa y en su efecto cuestionable a ser desarrollada, este fin se menciona en el mejor de los casos de manera casual – como una posibilidad (“si todo el mundo es bueno…”).

El frente transversal de los partidarios de este orden no surgió ni surge porque uniera opuestos, sino porque estos opuestos no existen. Al igual que en el modelo histórico, sólo están presentes en las opiniones expresadas de forma llamativa, pero no en las convicciones elementales.

Los puntos en común en el parlamento van desde AfD (al menos en el sentido programático general), CDU/CSU, FDP, el partido Bündnis90/Die Grünen, SPD hasta el partido Die Linke, en los medios de comunicación desde FAZ, SZ, taz, junge Welt hasta DIE ZEIT, Der Spiegel hasta los periódicos de las provincias atrasadas – las excepciones son, por lo que se puede ver, el Freitag, el Flensburger Tageblatt del 29 de febrero de 2020 (9) y, notablemente, al menos el 6 de septiembre de 2020 Die Welt (10).

La primera línea de ataque incluye todas las emisoras públicas y privadas – los robos sólo tuvieron que ser grabados en forma de un programa con Wolfgang Wodarg seguido de una entrevista de los espectadores en ZDF a principios de marzo (11) y poco después, después de la cual se llegó al final, una entrevista en rbb con Katharina Mölling, por la cual el director ya se había disculpado antes de que Mölling hubiera terminado su discurso (12). Sin olvidar la legión de “verificadores de hechos” con presupuestos millonarios, así como los institutos de investigación dependientes del gobierno federal y estatal, sobre todo y notoriamente notorios como sus patrocinadores y fuentes de financiación la Caridad de Berlín y el Instituto Robert Koch.

Su homónimo opinó: “La bacteria no es nada, el huésped es todo”. Hoy es al revés. Un virus ha contaminado todo el pensamiento. Lo que podría servir para fortalecer el sistema inmunológico está abierto a la despreocupación, el desprecio o incluso la destrucción. Es como encerrar a todo el mundo y tirar las llaves… claves para un control efectivo y sostenible de las infecciones, en beneficio de la humanidad. Su ruina está en la agenda del actual frente transversal de los centros de poder hostiles y sus agentes ideológicos. Su ruina está en nuestra agenda. Debemos trabajar en esto. Se trata de nosotros y de la forma en que queremos vivir.

Fuentes y comentarios:
Saul Padover, polígrafo. Interrogatorios en la Alemania derrotada 1944/45, Frankfurt a.M. 1999
(2 ) Citado de Helmut Krausnick, Die Wehrmacht im nationalsozialistischen Deutschland, en: Martin Broszat/ Horst Möller (eds.), Das Dritte Reich. Estructura del poder y la historia. Conferencias del Instituto de Historia Contemporánea, Munich 1983, 188
(3) cita ibid., 187
(4) Cita de Raul Hilberg, perpetrador, víctima, espectador. Exterminio de los judíos 1933-1945, Frankfurt a. M. 1992, 75
(5) s. Krausnick, ibid., 187 y ss.
(6) Otto Strasser, ¿Presidente ministerial o revolución? Un relato veraz de mi separación del NSDAP, Berlín 1930, citado de Jan Petersen [ = Hans Schwalm ], Rückfall in die Barbarei, en: Friedemann Berger/ Vera Hauschild/ Roland Links/ Sigrid Bock (Ed.), In jenen Tagen… Escritores entre el fuego del Reichstag y la quema de libros. Con un prólogo de Jürgen Kuczynski, Leipzig/Weimar 1983, 445
(7) s. Nikolaus Wachsmann, KL. Una historia de los campos de concentración nazis, Nueva York 2015 La Historia de los Campos de Concentración Nazis, Munich 2016], citado de Adam Kirsch, El Sistema. Dos nuevas historias muestran cómo funcionaron los campos de concentración nazis, New Yorker, 6 de abril de 2015 http//www.newyorker.com/magazine/2015/04/06/the-system-books-kirsch
(8) s. sólo Pätzold, la historia no conoce la misericordia. Memorias de un historiador alemán, Berlín 2008, 190 y sig.
(9) Wolfgang Wodarg, Resolviendo el problema de la corona: aislando a los que causan pánico
10) Véase Stefan Aust, …porque no saben lo que están haciendo (donde “no” está escrito sobre un fondo de color – como una indicación, por así decirlo, de que no es necesariamente parte de la frase), Welt am Sonntag, 6 de septiembre de 2020
(11 ) frontal21, 10 de marzo de 2020 https://www.wodarg.com/video-audio/
(12) rbb radioeins, 19 de marzo de 2020 https://www.bing.com/videos/search?q=mölling+rbb&docid=608017225768174326&mid=5C5435DFF1C2E03550045C5435DFF1C2E0355004&view=detail&FORM=VIRE

Michael Ewert, nacido en 1947, tiene un doctorado en historia y vive en Munich.

+++

Este artículo apareció por primera vez el 10 de octubre de 2020 en Rubikon

+++

Nota sobre el artículo de Rubikon: El siguiente texto apareció por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse”, en cuyo consejo asesor participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Jaz_Online / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort