¿Son las demostraciones de higiene de Corona “las falsas protestas”?

Un comentario de Rainer Rupp.

Hoy, como entonces, la frase de Kurt Tucholsky es tan cierta como siempre: “Nada es más difícil y nada requiere más carácter que estar en contraste con el propio tiempo y decir en voz alta: ¡No! Sin embargo, la época de Tucholsky, en la que se esperaba una visita constante de asesinos fascistas, no puede compararse con nuestro presente. Para cualquiera que diga públicamente “No” hoy en día al pensamiento políticamente correcto propagado oficialmente por el Gobierno Federal y los medios de comunicación no tiene que preocuparse todavía por su existencia física.

Pero también se puede destruir a las personas sin matarlas, por ejemplo, robándoles su existencia material, haciéndoles perder sus empleos y no consiguiendo uno nuevo, o difamándolas deliberadamente con todas las artes de la guerra psicológica, de modo que se vean intimidadas por su entorno social debido a sus opiniones supuestamente “confusas, teóricas de conspiración o esotéricas”, y que no es raro que se conviertan en intocables incluso para miembros individuales de la familia. Hoy en día, todos los artistas, médicos, escritores, políticos y periodistas prominentes que hacen uso de su derecho fundamental de libertad de expresión y también de la libre difusión de sus puntos de vista están expuestos a este peligro, y no están en absoluto interesados en el pensamiento corona impuesto por el Estado.

Como “personas de interés público” estas personas se han convertido en peligrosos multiplicadores de opinión para la casta política desgastada pero aún gobernante. Porque en combinación con el enorme aumento del alcance de los “medios de comunicación alternativos”, sus voces llegan a sectores cada vez más amplios del público. Allí se encuentran cada vez más con personas inquisidoras y a menudo insatisfechas que se sienten dirigidas por los mensajes políticamente incorrectos o incluso provocativos de los multiplicadores alternativos, porque ellos mismos a menudo sienten una rabia impotente por las escandalosas actividades de la aristocracia del dinero y sus élites políticas.

Espontáneamente, uno es golpeado por, por ejemplo. el Ministro Federal de Transportes, que sigue en el cargo y con dignidad a pesar de las graves violaciones de la ley con cientos de millones de euros de daños a nosotros los contribuyentes, o la ex Ministra de Defensa, que desarmó con éxito al Bundeswehr con sus cientos de millones de euros de honorarios de consultoría no resueltos y se fue enérgicamente al puesto más alto de la Comisión de la UE en Bruselas en un nepotismo interno del partido – sin elecciones democráticas, o al Ministro Federal de Sanidad, que hasta principios de marzo -en plena crisis de la Corona- estaba totalmente ocupado con la planificación de la carrera de su canciller personal y no consiguió poner en marcha su aparato sanitario y -peor aún- no tomó ninguna precaución para proteger adecuadamente al personal médico.

Este ministro de salud sigue en el cargo y la dignidad y nadie pregunta cuántas personas podrían haberse salvado si él y su autoridad hubieran estado mejor preparados y hubieran reaccionado más rápidamente. En cambio, se perdió un tiempo valioso y se llenó de declaraciones apaciguadoras como: “El sistema sanitario alemán está bien preparado”, pero fue todo lo contrario.

El personal de enfermería, en particular, ya se había visto cada vez más sobrecargado en épocas normales durante años. Qué otra cosa puede resultar de una política de salud que -según las líneas neoliberales- pone el beneficio comercial por encima de la prestación de atención a la población y que ha cerrado o privatizado hospitales, y que ahorra sobre todo en el área de personal, ya que las vacantes ya no se cubren a pesar de la escasez de personal y el personal existente tiene que trabajar cada vez más horas por menos dinero en general.

Los políticos del partido único neoliberal CDU/CSU/AfD/SPD/FDP/Greens y sus filas en el patio de los medios de comunicación no hacen preguntas sobre estos y muchos otros acontecimientos catastróficos pequeños y grandes no sólo en el sistema de atención de la salud sino también en la investigación pública. Quienquiera que lo haga, sin embargo, es un teórico de la conspiración. También es teórico de la conspiración quien, tras la acusación pública del Senador de los Estados Unidos Kennedy contra las actividades de vacunación supuestamente irresponsables desde el punto de vista penal de la Fundación Bill y Melinda Gates, cuestiona las verdaderas intenciones de Bill Gates, sobre todo porque recientemente Bill ha sido tratado como un “estadista mayor” por los más altos círculos del gobierno y ha recibido el correspondiente homenaje de los medios de comunicación.

En lugar de llevar a cabo una investigación crítica, toda una serie de institutos de prensa en los EE.UU. y Europa están trabajando actualmente en el tema – como si se tratara de órdenes de la cúpula – para demostrar que la Fundación Gates es una fuerza para el bien. Al mismo tiempo, quieren hacernos parecer tontos y hacernos creer que incluso los 5.000 millones de dólares que la Fundación Gates distribuye cada año a organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, institutos de investigación e incluso a los medios de comunicación centrados en la vacunación no tienen ninguna influencia en las actividades de los receptores. Cualquiera que crea esto también cree que las mariposas de limón doblan los limones y que los funcionarios electos representan al pueblo.

La revista alemana Der Spiegel también se ha visto obligada a confirmar un regalo de 2,5 millones de euros de Gates. Pero la ahora muy nerviosa reacción afirma rígida y firmemente que no se dejó tomar por la Fundación Gates, y demuestra rápidamente lo contrario con un largo himno de alabanza a la Fundación y al propio Bill Gates.

Mientras tanto, los políticos del partido único neoliberal CDU/CSU/AfD/SPD/FDP/Greens y las prostitutas de las grandes corporaciones privadas ven un alu hat o teórico de la conspiración en cada crítico de la opinión oficial sobre Corona o sobre Bill Gates. Aquí hay algunos ejemplos:

El 25.05.2020, por ejemplo, Deutschlandfunk informó: “Bill Gates se ha convertido en el blanco de los teóricos de la conspiración” y la FAZ, ese mismo día, tituló “Bill Gates: La figura del odio” y luego dijo: “En los primeros días Bill Gates fue celebrado como el héroe de la crisis de Corona. Luego vino la mafia: Ahora el multimillonario se encuentra en medio de teorías de conspiración. Las acusaciones son indignantes”.

Cuán aventuradas son estas acusaciones, un hack ya había escrito sobre ello el 11 de mayo de 2020 en el Frankfurter Rundschau, que en las demostraciones de higiene se afirmaba: “Bill y Melinda Gates crearon el virus corona para gobernar el mundo y controlar a la humanidad a través de las vacunas obligatorias”.

Al mismo tiempo, la FR publicó un breve mensaje en Twitter en el artículo, supuestamente de un ciudadano preocupado, que pone las manifestaciones por la higiene bajo una luz antisemita y pide un castigo por ello:

“En la demostración de #Higiene en Darmstadt, Ana Frank es instrumentalizada junto a crudas #teorías de la conspiración sobre #Gates. Es hora de hacer que no sólo la negación del Holocausto sino también la burla a las víctimas sea punible. @Informe_Antisemita Foto: https://facebook.com/100001591714090/posts/3088968997832794/?d=n”

Estos y otros artículos de los principales medios de comunicación sobre este tema tienen todos una cosa en común, a saber, el intento de situar la protesta absolutamente legítima de la gran mayoría de los participantes en las protestas pacíficas de higiene contra el fracaso real o presunto de las instituciones políticas y sociales en la crisis de la Corona en el rincón de los hilanderos, los fanáticos de la conspiración, los radicales de derecha y los antisemitas, difamando así cualquier disidencia y prohibiéndola preferentemente con la ayuda de la policía del pensamiento.

Pero en nuestra época, en la que, según la Canciller Merkel, su sistema y su política son “sin alternativas” y tenemos que vivir en una democracia “orientada al mercado” en lugar de “orientada a la gente”, el tratamiento hostil actual de los disidentes no es un comportamiento nuevo. Hace un año, las voces críticas sobre los dogmáticos del CO2 dominantes fueron despachadas de la misma manera que ahora y difamadas como peligrosos “negadores del clima”, o como supuestos “derechistas” o “climáticamente-nazis” conducidos a través del pueblo.

En la vanguardia de esta agitación, tanto entonces como ahora, están sobre todo los autodeclarados “izquierdistas” que, por un sentimiento romántico, confunden el socialismo con la aceptación ilimitada de refugiados, con la disposición del estado nacional, con la igualdad de género y los matrimonios del mismo sexo, con la supresión de cualquier crítica al sistema de apartheid sionista, y así sucesivamente. En el proceso, han perdido la capacidad básica de análisis de clase sobrio, que es esencial para todo izquierdista, y por lo tanto difícilmente pueden distinguir entre los explotados y los explotados.

Por lo tanto, no es de extrañar que esos grupos de seudo-izquierda y pequeños grupos, que idealmente hace mucho tiempo que aterrizaron en el campo de los Verdes, sean fáciles de instrumentalizar y actúen cada vez más a menudo como guardianes de bloque del presunto statu quo político inalterable del Canciller. Sólo tienes que darles el palo correcto, por ejemplo, explicarles que sólo los locos de las conspiraciones y los antisemitas de la derecha o de la derecha aparecen en las demostraciones de higiene, y luego saltan. Así pues, surgen tales constelaciones locas que en las manifestaciones de higiene los participantes que piensan de manera diferente se ven amenazados por grupos de matones que operan a la “izquierda”, por ejemplo, por la Antifa, con el fin de hacer cumplir la política de la Corona de la clase dirigente de la República Federal de Alemania, si es necesario por la fuerza.

La situación se agrava actualmente por el hecho de que ni siquiera el campo de protesta de los opositores a las medidas estatales de la Corona es un bloque homogéneo. Por el contrario, motivos muy diferentes han llevado a la gente a las calles para las manifestaciones. Muchos aún no se han formado una opinión firme, pero en vista de las muchas contradicciones en las representaciones y acciones oficiales, están convencidos de que algo está mal.

Pero mientras la clase dominante logre que los diferentes grupos de partidarios y opositores de las medidas de la corona estatal vean a su principal oponente en los otros grupos respectivos, el potencial de protesta social se dividirá en muchas partes y así se neutralizará. Y las cabezas de títeres parlantes de las revistas de noticias de los programas de entrevistas de la televisión vespertina pueden sentarse con suficiencia y seguir levantando la nariz ante los supuestos sombreros de aluminio, los teóricos de la conspiración y los derechos.

Hasta ahora el Partido de Izquierda ha sido en gran parte invisible en la crisis de la Corona. Esto ciertamente tiene que ver con el hecho de que el Partido de Izquierda acordó las medidas de la Corona durante las votaciones. Pero esto no debería haber impedido al partido revisar su decisión después de que los problemas sociales y de la sociedad se hayan hecho cada vez más evidentes en el curso de la crisis. El partido debería haber planteado estas cuestiones de forma clara y rotunda, lo que le habría permitido proporcionar al emergente movimiento de protesta extraparlamentaria argumentos sólidos y apoyo político.

La preocupación por la suspensión de los derechos protectores y fundamentales y el temor a la autodeterminación del sistema parlamentario estaban y están al menos tan justificados como el temor a Corona. A esto se añaden los temores innegables de que las consecuencias directas e indirectas de las medidas anticorona, sobre todo por la destrucción de la economía, acaben cobrando más vidas que el propio virus.

Se habría necesitado urgentemente un debate sobre las medidas apropiadas. Pero los engreídos representantes de la izquierda establecida no tenían oído para todo esto. En lugar de involucrarse en el movimiento de protesta extraparlamentaria y usar los recursos del aparato del partido que está detrás de ellos para apoyarlo con buenos y bien fundados argumentos y posiblemente para ayudar a señalar el camino a seguir, la mayoría de los políticos de la izquierda se escabulleron y echaron abajo las demostraciones de higiene – con algunas loables excepciones.

Y cuando un miembro del Bundestag del Partido de Izquierda se involucra en el movimiento de protesta, como Andrej Hunko el 16 de mayo en Aachen en el mitin “Los pensamientos son libres”, es incluso intimidado en su propia facción. El “caso Hunko” fue descrito breve y sucintamente por Wolf Wetzel en un artículo en el “Portal Heise” titulado “La izquierda contra la ‘falsa’ protesta”, del cual se citan dos secciones a continuación:

“El caso Hunko: El diputado líder de la facción de la izquierda Andrej Hunko no asintió con la cabeza sino que cuestionó la línea del gobierno. Cuestionó la validez de los datos, cuestionó las medidas acerca de su utilidad: “Algunas de las medidas, especialmente las relativas a los derechos fundamentales, ¿no condujeron a un daño mayor que su utilidad? Dijo todo esto en un mitin en Aquisgrán, posicionándose así visiblemente en contra de cualquier forma de respuesta autoritaria a la crisis. El Berliner Tagesspiegel debe admitir primero esto: “La manifestación del sábado en Aquisgrán fue registrada por el activista de izquierda Walter Schumacher. Según el Stolberger Nachrichten, Hunko y el director del evento Schumacher se refirieron a una cita de Edward Snowden, que describió la situación de la siguiente manera: “El virus es dañino, pero la destrucción del derecho es mortal”.

“¿Qué mejor manera de luchar contra la toma de los miedos de la derecha? (…) En cambio, la izquierda se agota en el distanciamiento y la difamación. El “caso Hunko” muestra algo más: bajo la nube de la Corona, como en cada crisis, las negociaciones son todavía muy diferentes. Andrei Hunko es una espina clavada en el costado de parte de la izquierda cuando se trata de probar la “gobernabilidad”. Y es una espina en el costado de todo el centro-derecha y esto se está negociando abiertamente. El informe del Berliner Tagesspiegel enumera lo que el “caso Hunko” también pretende aclarar: “Una y otra vez Hunko ha desencadenado debates internos en el seno del partido, por ejemplo con su curso favorable a Moscú en la política de Ucrania y su controvertida solidaridad con Venezuela. A principios de marzo Hunko se vio involucrado en los controvertidos cargos criminales presentados por ocho miembros del parlamento de izquierda contra la canciller Angela Merkel, quien es presuntamente responsable en parte del “asesinato” del general iraní Qassem Soleimani porque el “ataque con drones en violación del derecho internacional” fue dirigido desde la base aérea estadounidense de Renania-Palatinado.

Pero también hay buenas noticias desde el campo de la izquierda, donde hay una creciente comprensión de que las personas que participan en las manifestaciones por la higiene tienen en general preocupaciones legítimas por sus protestas, que por lo menos deberían ser discutidas. Lo importante es que la izquierda (no la de las sectas fanáticas) reconozca que las fuerzas democráticas son la gran mayoría entre los manifestantes de las protestas por la higiene. Estas personas no son ciertamente los principales oponentes de la izquierda, así que deberíamos hablar entre nosotros. Entonces, ambos lados se darán cuenta de que hay más intersecciones de las esperadas en el análisis de la realidad social.

El siguiente párrafo de un artículo de Lukas Zeise del semanario del Partido Comunista Alemán “Unsere Zeit” del 22 de mayo es bastante revelador a este respecto, ya que recomienda a todas las fuerzas de izquierda y democráticas no oponerse a las protestas por la higiene. Bajo el título: “El problema no es la protesta difusa, sino los errores de los que están en el poder”, escribe Zeise:

“La cuestión de si el bloqueo o la infestación es la mejor estrategia depende, entre otras cosas, de cuán alta sea la tasa de mortalidad e infección del virus. En vista de ello, el cuarto error, y tal vez el peor, fue que los ministros de salud y el RKI operaron sobre la base de datos completamente insuficientes y no parecían en absoluto interesados en investigar la situación de la epidemia. Los estudios se dejaron a la iniciativa de los individuos. Dada la ceguera sin rumbo de los que están en el poder, no es de extrañar que algunos sospechen una conspiración. Ahora que el aflojamiento ha comenzado – también basado en datos insuficientes – la protesta está creciendo. Está fundamentalmente justificado, incluso si los derechos y los chiflados hacen actualmente ruidos particularmente fuertes y son puestos en primer plano por los medios de comunicación”.

Zeise continúa:

“La izquierda y las fuerzas democráticas no deben oponerse a estas protestas, sino que deben hacerlas más fuertes que antes. En primer lugar, debe documentar los errores del gobierno. En segundo lugar, debe, como antes, poner de manifiesto las deficiencias reconocidas del sistema de salud. Incluso los periódicos de derecha como el “FAZ” han notado que las autoridades sanitarias no están a la altura de sus tareas. El problema limitante no es el número de “camas de cuidados intensivos”, sino la falta de capacidad para tratar a los nuevos enfermos según los casos individuales y proporcionar atención sanitaria preventiva a la población. En resumen, el principio de beneficio debe ser eliminado del sistema de salud”.

Para seguir distrayendo de esta necesidad de eliminar el principio de beneficio del sistema de salud, los medios de comunicación principales harán todo lo posible por difamar las protestas y seguirán tratando de que los esotéricos, los creyentes en conspiraciones o los derechistas, que también están presentes en las manifestaciones, se pongan delante de las cámaras de televisión para que los espectadores en casa sepan que estas personas son representativas de la composición de las manifestaciones de protesta.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Fuente de la imagen: Jaz_Online / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort