¿Por qué la medicina insiste en el paradigma de los “patógenos externos”? | Por el Dr. Jens Fleischhut

Un punto de vista del Dr. Jens Fleischhut.

La teoría de la infección con virus como patógenos externos nunca ha sido probada. La detección de virus usando los postulados de Koch tampoco ha sido nunca exitosa. Por el contrario, las técnicas de imágenes cerebrales (fMRI) han demostrado ahora de manera impresionante que la activación crónica de conflictos emocionales no resueltos por debajo del umbral de la conciencia conduce a un daño progresivo de los órganos, los huesos, las funciones del sistema esquelético, el metabolismo celular y otras funciones corporales. ¿Por qué entonces la medicina establecida sigue insistiendo en la teoría de la infección por una infección viral, que ahora se considera obsoleta?

Me gustaría aclarar esta cuestión en tres niveles de análisis: en el nivel de superficie (nivel de apariencia), el estado profundo (estado profundo) y el nivel de fondo (nivel espiritual). Este enfoque es comparable al análisis de una obra de teatro. En el escenario, los actores actúan con acciones y palabras (nivel de superficie). Los actores actúan según las instrucciones del director (estado profundo). El director se orienta al guión escrito por el autor o un equipo de autores (nivel de fondo). Actualmente estamos experimentando la obra “Juego de la Vida”, en la que después de los tres primeros actos Lemuria, Atlántida, Satya Yuga (Matriarcado), ahora el cuarto acto “Kali Yuga” (Edad de la División) está a punto de terminar. El Kali Yuga se caracteriza por las mentiras y el engaño. La clave para la transición a la siguiente edad es la verdad. La transición al quinto acto “Edad de Acuario” (Edad de la Libertad) ya es evidente.

1er nivel superior: Nivel de fenómenos/apariciones

Crear conocimiento (ciencia) es un proceso de cognición. Se basa en un punto de partida, la visión del mundo que prevalece.

Los científicos crecen con una cierta visión del mundo, el paradigma respectivamente válido. Su educación de acuerdo con esta visión del mundo da forma a sus acciones (investigación), pensamiento y sentimiento. Esto forma la estructura de su personalidad, lo que les da su identidad. Si tienen éxito como científicos, esto refuerza su identificación con la estructura de su personalidad. Por lo tanto, los nuevos descubrimientos de los científicos (inicialmente) foráneos se consideran una amenaza para su identidad, lo que podría llevar a la devaluación de su personalidad. La identificación de los humanos con una falsa imagen de sí mismos, el ego, lleva a una falsa visión del mundo. Esto puede cambiarse cuando la persona toma conciencia de sí misma. Entonces es posible que su imagen de sí mismo esté de acuerdo con su verdadero ser y el ego puede cumplir mejor su meritoria tarea de realizar la tarea de la vida establecida en el yo. En este caso hay una identidad entre el yo y la imagen de sí mismo (ego). Cuando se identifica con una falsa imagen de sí mismo, una persona hace depender falsamente su autovaloración del hecho de que nadie se da cuenta de que no está de acuerdo con su yo, de que hay algo malo en él. Si su falsa imagen de sí mismo es cuestionada por las circunstancias de la vida, las crisis y los desafíos, la persona activará toda defensa posible de este reconocimiento de sí mismo y de los demás. El hombre teme que el autoengaño sea reconocido y que su valor sea devaluado. Típicamente, la defensa contra esta (supuesta) devaluación tiene lugar en tres fases.

  • Fase 1: Ignorar
  • Fase 2: Ridículo
  • Fase 3: Luchar

En psicología, este mecanismo se conoce como el fenómeno de la “disonancia cognitiva”. A menudo la gente tiene un núcleo muy fuerte de fe, es decir, una visión del mundo muy solidificada, que debería darles estabilidad. El asimiento en la vida no es entonces apoyado por el yo de la persona (falta de confianza en sí mismo) y la percepción y la confrontación con el mundo exterior es entonces perturbada (falta de confianza en sí mismo), de modo que la confianza en sí mismo es deficiente. Cuanto más débil sea la confianza en sí mismo y mayor sea la diferencia entre el verdadero yo y la imagen de sí mismo, más fuerte será el aferramiento a la visión del mundo y su consolidación. Si se enfrentan a una obviedad que contrarresta su convicción, la nueva obviedad no puede ser aceptada porque crea una sensación extremadamente desagradable. Debido a que es importante proteger la creencia principal, racionalizarán, ignorarán y negarán todo lo que no encaje con esa creencia principal. Los hechos, teorías, puntos de vista presentados por otras personas desencadenan entonces el miedo, la ira, la rabia, el resentimiento, la cólera, el odio, que se proyecta sobre los demás. Estos son entonces herejes, descerebrados, locos, teóricos de la conspiración, extremistas de derecha, nazis y antisemitas.

En la historia de la ciencia se ha dado el caso de que el paradigma que vendría sólo podría ser superado después de que suficientes representantes antiguos de la ciencia hubieran muerto. Después de eso, no quedaban suficientes defensas antiguas para permitir que el nuevo paradigma se estableciera. Curiosamente, los “nuevos” científicos se encontraron más tarde rechazando los nuevos hallazgos. Así es como la historia de la ciencia se ha desarrollado a pasos agigantados (hasta ahora). Véase Thomas Kuhn: Die Struktur wissenschaftlicher Revolutionen, 1962.

2º nivel de profundidad: Estado profundo

El conocimiento significa poder, de modo que con cada visión científica del mundo existía la posibilidad de utilizar este conocimiento como un instrumento de poder. Así, en la historia de la humanidad, se puede demostrar la existencia de ciertas visiones científicas del mundo con el poder (y el abuso de poder) de ciertos grupos sociales. Así que hasta aproximadamente 1600 la iglesia fue la institución que determinó lo que era “verdadero” en la religión y las ciencias naturales (hoy en día las ciencias naturales). La iglesia determinó lo que era cierto en relación con Dios y en relación con la naturaleza – la gente entonces tuvo que creer ciegamente en ambos.

a) En la religión, se aplicó el paradigma de que la gente normal no podía tener contacto directo con Dios (el mundo espiritual), por lo que era “correcto” creer ciegamente en los mediadores determinados por Dios, como los sacerdotes, cardenales y el Papa, que tenían contacto directo con el mundo espiritual.

b) En la doctrina natural representada por la Iglesia era lo mismo. Aquí también la Iglesia tuvo un monopolio durante siglos para determinar lo que era verdad. Determinó cuál es la verdad con respecto a la naturaleza, el cosmos, la tierra y todo lo terrenal. La gente también tuvo que creer ciegamente en esto.

Sólo cuando, con nuevos descubrimientos (Copérnico, Keppler, Galileo), los paradigmas de la Iglesia se encontraron con contradicciones cada vez mayores, y demostraron que el paradigma supuestamente “dado por Dios” estaba equivocado, los nuevos científicos, después de largas luchas defensivas de la Iglesia con persecución, tortura y muerte, conquistaron la independencia de la Iglesia. Desde entonces, se ha producido la división entre lo espiritual (competencia de la iglesia) y lo material (competencia de la ciencia). Así que fue un paso de liberación, porque ahora las leyes de la naturaleza ya no tenían que ser creídas ciegamente, sino que podían ser investigadas con los métodos de la ciencia natural. Posteriormente, los dogmas de la Iglesia determinaron la visión de lo espiritual, los hallazgos (y más tarde los dogmas igualmente endurecidos) de las ciencias naturales determinaron la visión de lo material.

Dado que, según el axioma de las ciencias naturales, no hay nada espiritual que esté activo en lo material, nada podría ser “científico” con los métodos de esta visión materialista del mundo, que incluía lo espiritual, lo mental, los sentimientos, los pensamientos, es decir, todas las cosas inmateriales.

Posteriormente, la ciencia natural inicialmente liberadora se convirtió en un nuevo sistema de creencias cuyos representantes, a su vez, combaten los nuevos hechos, hallazgos y teorías con los mecanismos de la “disonancia cognitiva”. Actualmente, esto lleva a que la explicación médica científica de las enfermedades se base en causas materiales. Dado que, por ejemplo, en el caso de la neumonía o el cáncer, no se encontró inicialmente ninguna causa material en el cuerpo, la medicina ha buscado las causas en el exterior. Así, la teoría de las infecciones (bacterias, virus, hongos, etc., en el exterior) se convirtió en el paradigma dominante para muchas enfermedades, y las “sustancias cancerígenas” en el exterior se convirtieron en el paradigma dominante para el desarrollo del cáncer.

Especialmente Robert Koch y Louis Pasteur se hicieron mundialmente famosos con la teoría de las “enfermedades infecciosas”. Esto también encajaba muy bien con la sociedad competitiva y combativa: los malvados enemigos externos nos atacan, penetran en nosotros, son un peligro mortal que debe ser destruido. La guerra entre naciones se extendió ahora a la guerra de cada ser humano contra otros seres humanos, ya que estos podían “transmitir” los patógenos malignos. La “lucha contra el cáncer” también se ha convertido en el paradigma dominante en el tratamiento del cáncer. La destrucción del tumor por todos los medios (incluidos los medios crueles como el veneno altamente concentrado en la quimioterapia, la radiación letal en la radiación del tumor) se hizo común como tratamiento.

Sólo con una nueva visión del mundo queda claro que los conflictos mentales no resueltos son la causa, que luego conducen a consecuencias materiales, que luego llamamos bacterias, virus, hongos (patógenos) o tumores. Con esta nueva visión del mundo, “la lucha” contra algo externo sería reemplazada por la búsqueda de algo interno en una persona, que como un conflicto mental no redimido causa las enfermedades. El tratamiento se concentraría entonces en la redención del conflicto mental no resuelto con la adición de material que acompañe a los tratamientos como la desintoxicación del cuerpo y la conversión del metabolismo físico mediante el cambio de la nutrición.

Sin embargo, en la época de Kali Yuga, era evidente para las personas hipermétropes desde una edad muy temprana que se había creado una mina de oro con la lucha contra los virus asesinos invisibles y los agentes cancerígenos fuera del cuerpo. Dado que la cantidad de enemigos invisibles se puede “encontrar” casi inagotablemente, la defensa por medio de pastillas, operaciones, tratamientos químicos y vacunaciones es el mayor negocio de todos los tiempos (Bill Gates: vacunar a 7.000 millones de personas con cada nueva amenaza, preferiblemente cuatro veces al año, porque los virus malignos mutan constantemente). Desde este punto de vista financiero, un nuevo paradigma supondría una enorme amenaza, ya que las vacunas ya no serían necesarias y el negocio multimillonario de la industria del cáncer llegaría a su fin.

3er nivel: Nivel espiritual (fondo)

La división en dogma religioso y en dogma material sirve a un propósito como cualquier división. Cuando se divide la totalidad (visión holística de la enfermedad), como en cualquier división, una de las partes puede luchar contra la otra. Entonces el tercero que se ríe se regocija. Ahora, ¿quién es el tercero que se ríe a nivel espiritual? Es el poder que vive de la división, religiosamente hablando estos son Arimán (Satán) y Lucifer. Si una persona cae fuera del orden divino de la totalidad (es decir, fuera de equilibrio, de armonía) puede caer en el lado del materialismo (representado por Arimán) con la codicia del poder y el dinero o en el lado del “hombre bueno”, es decir, perderse en lo espiritual, el desprecio ilusorio por todo lo material (representado por Lucifer). Dado que tanto Arimán como Lucifer se han alejado de la luz de acuerdo con el libre albedrío, también se han separado de la fuente de energía (divina) y ahora van a la caza de la energía de otros. Se convierten en ladrones de energía, cubriendo esto con engaños, mentiras, falsedad. Esta es la razón espiritual más profunda del mal en el mundo, la razón de las guerras (apropiación de los recursos naturales de otros pueblos, etc.) y del mantenimiento de la visión materialista del mundo y de la medicina materialista correspondiente. Dado que se basa en el miedo, es el mejor medio de manipulación para conseguir poder, dinero y fama para los gobernantes.

Solución P.S:

Con la superación de las dos unilateralidades se pudo establecer la totalidad (orden natural) en el amor. Una medicina tan holística tomaría lo mejor de ambos lados. Para todas las enfermedades, por un lado, se utilizarían los conocimientos de las humanidades (psicología) y así se reconocería que todas las enfermedades de raíz (radix = raíz, es decir, radicalmente habladas) tienen como causa un conflicto mental no redimido. Por otro lado, para los accidentes, situaciones de emergencia, etc., se utilizarían los mejores métodos de la medicina científica como operaciones, cuidado de heridas, etc.

Nota:
(1) Cf. por ejemplo Engelbrecht, T.; Köhnlein, C.: Virus mania. Gripe porcina, gripe aviar, SARS, EEB, hepatitis, SIDA, polio. Cómo la industria médica inventa constantemente epidemias y obtiene miles de millones de beneficios a expensas del público en general. Con un prólogo del Dr. med. de Harven, pionero de la investigación de virus y una contribución de Robert. F. Kennedy Jr. sobre vacunas, mercurio y autismo. 2006 por emu-Berlags- und Vertriebs-GmbH, Lahnstein

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Fuente de la imagen: ruji555 / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort