Los ciudadanos educados | Por Peter König

Con higiene y máscaras obligatorias, se debe entrenar la obediencia y la sumisión – el alarmismo es parte de una agenda oscura.

Un punto de vista de Peter König.

Nota sobre el artículo de Rubikon: El siguiente texto apareció por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse”, en cuyo consejo asesor participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

¿Es Corona la verdadera causa de la locura organizada que estamos experimentando actualmente? Mientras tanto, parece claro que nada de esto, ni las máscaras, ni las “infecciones”, ni la cuarentena, ni el encierro, ni la vacunación, ni ninguna otra medida represiva tienen nada que ver con Covid. Son medios e instrumentos para que el Nuevo Orden Mundial (NWO) “entrene” a la población para la total obediencia y control por parte de una superpotencia invisible o un estado de profunda oscuridad. Si no queremos pasar el resto de nuestras vidas sin libertad y rotos, ahora debemos resistir rápidamente y con decisión.

A instancias de la OMS, el Grupo de Directores Médicos de la ONU (UNMD) en Ginebra acaba de emitir una declaración de consenso para el personal de la ONU en Ginebra. El principal objetivo de la declaración es preparar al personal de las Naciones Unidas para las próximas medidas más estrictas, como el uso de máscaras en la oficina cuando no se puedan mantener las distancias de 2 metros y la reanudación de más tareas, aunque estas condiciones sólo se relajaron en junio. Trabajar desde casa significa separar a los colegas, conectarlos con cámaras, pero no permitir el contacto humano. Ese es el juego.

La UNMD se refiere a las nuevas regulaciones del cantón de Ginebra, que se basan en la afirmación de Suiza de que las “infecciones” con Covid-19 están aumentando constantemente. Desde principios de julio, los nuevos “casos” han sido 100 al día, llegando a más de 200 a finales de julio y a más de 250 a mediados de agosto. Según se informa, los resultados positivos de las pruebas han ido aumentando de manera constante, a menudo en casi un 10% al día. Bueno, sorprendentemente -según dicen- el 40 por ciento de los “casos” afectan a personas de entre 20 y 40 años de edad. ¿Pero quién hace las pruebas? – ¿Es un mandato de la OMS diversificar las estadísticas para justificar mejor la vacunación general y otro cierre total?

Ahora sabemos que nada de esto, ni máscaras, “casos/infecciones”, cuarentena, encierro, vacunación o cualquier otra medida represiva, tiene que ver con Covid. Son medios e instrumentos para que el Nuevo Orden Mundial (NWO) “entrene” a la población para la total obediencia y control por parte de una superpotencia invisible o un estado de profunda oscuridad.

La OMS desempeña un papel clave en estos planes nefastos, ya que todavía es considerada por la mayoría de las personas y los gobiernos como una autoridad en materia de salud mundial que, lamentablemente, no lo ha sido durante décadas.

El cantón de Ginebra, donde tienen su sede la OMS y las Naciones Unidas, es, por cierto, el “peor” cantón de Suiza, donde se produce alrededor de un tercio de todas las “infecciones”. Eso dicen las autoridades suizas. Un portavoz del Ministerio de Salud suizo comentó

“Si Ginebra fuera un país separado, cualquiera que viajara de Ginebra al resto de Suiza tendría que ser puesto en cuarentena.”

¡Qué aterrador!

El nivel de pánico continúa – en lugares públicos, tiendas y espacios cerrados, las máscaras faciales serán obligatorias. Las feroces protestas de los propietarios de pequeñas tiendas y minoristas no tienen nada que ver con esto, ya que pierden sus clientes muy rápidamente. La gente no quiere comprar con máscaras. También los encuentran inútiles. Por eso migran a las compras en línea, muchas de ellas en el extranjero. Se estima que las pérdidas en la venta al por menor son de al menos un 30 por ciento. Ya se habla de forzar la mascarada en la calle también. También hay un nuevo énfasis en el “distanciamiento social”.

Hay que entrenar a la gente y recordarles en cada esquina que se alejen unos de otros. Una mascarada con gente caminando a paso o de pie a dos metros de distancia.

Si un marciano, como la especie humana, sin columna vertebral, sin respeto por sí mismo, sólo obedeciendo órdenes, lo que los científicos más serios consideran el mayor engaño en la historia de la humanidad – este extraterrestre pensaría: “La especie humana se ha vuelto loca, dejémosles marchar al paso de la perdición. Que este hermoso planeta azul pero loco se vaya al infierno”.

Y la población se convierte en zombies porque las autoridades se lo ordenan, bajo la amenaza de multas – contra todo sentido común. Los zombis carecen de ese sentido común que les permitiría resistir en masa.

Esas restricciones y otras más se aplican ahora al menos hasta el 1º de octubre de 2020, que es aproximadamente el comienzo de la temporada de gripe de 2020/2021, que se confundirá convenientemente con la de Covid-19, y -no hay que olvidarlo- otro bloqueo para justificar las vacunaciones masivas contra Covid y la gripe. Cuarentena, destrucción de los medios de vida – un choque económico en más pobreza, más miseria, más privaciones, más hambruna – más muerte. No es una muerte calurosa, sino una muerte socio-económica. Esto es exactamente lo que los fanáticos de la eugenesia sueñan. El diezmo de la población mundial.

La OMS es parte integral de los involucrados y recomienda estos pasos si y cuando se le pide que lo haga. Por los monstruos invisibles, por supuesto. La ONU está involucrada. ¿O la ONU ha obligado a estas figuras de Covid en Ginebra a preparar primero a su personal y luego a la población en general, en todo el mundo, para un nuevo cierre en octubre/noviembre? – Todo es posible.

En su documento, la ONU propone que tenemos que prepararnos durante un largo período de tiempo. Y esto también se aplica a las autoridades (sic.), no sólo en Suiza, sino en todo el mundo. Obsérvense las tiránicas medidas represivas de Melbourne, el Departamento de Victoria en Australia; de manera similar en Nueva Zelanda, Sudáfrica; Tailandia ha cerrado herméticamente todas sus fronteras -Alemania se prepara para un nuevo cierre, aunque se afirma lo contrario (a pesar de la fuerte resistencia popular), al igual que Francia- y los Estados Unidos, mientras luchan contra los disturbios raciales, las protestas de Woke, los movimientos Black Lives Matter (BLM) y los disturbios policiales. Todo ello organizado y pagado por las fundaciones humanitarias “filantrópicas” de Soroses, Rockefellers, Fords, Gates y otras oligarcas. La corriente principal ni siquiera puede mantenerse al día con la cobertura del caos urbano de los EE.UU.

Toda esta charla, estas predicciones, proyecciones, amenazas, contradicciones, anarquía en las ciudades – se está fabricando a propósito, no sólo para confundir sino para oprimir y deprimir a la gente. La desesperanza es un arma efectiva. Es una narración parecida a un arma.

La “Declaración de Consenso de la Red de Directores Médicos de las Naciones Unidas en Ginebra” comienza con las palabras – “El reciente aumento de nuevos casos” – sin describir nunca lo que traen los nuevos casos.

¿Nuevas infecciones? ¿Recién salido positivo, pero sin síntomas? ¿Gente enferma? ¿Gente admitida en el hospital? ¿Gente que ha muerto? – En realidad, la tasa de mortalidad no ha subido en absoluto. Ninguno de estos “nuevos casos” o “nuevas infecciones” ha muerto. Pero nadie informa de este importante hecho.

Suena dramático: un caso, una infección – pero nadie se atreve a hacer preguntas tan cruciales a las llamadas autoridades patéticas y corruptas. ¿Nadie pide una explicación de lo que estos “números aumentados” significan realmente? – ¿Se han incrementado en relación con el aumento de las pruebas? ¿Cómo se realizan las pruebas? ¿Alguien pregunta cómo se llevan a cabo y se analizan las infames y controvertidas pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y cómo se registran los resultados en los anales de las estadísticas, lo que da lugar a un número cada vez mayor de “casos de virus”?

El sitio web “Virology Down Under” informa sobre un comentario del profesor Martin Haditsch en el correo de ProMed:

“Hasta donde yo sé, la ‘infección’ se define como la detección de un agente infeccioso y la evidencia de la reproducción de este agente en el cuerpo (o las reacciones inflamatorias relacionadas que pueden estar asociadas con este agente). Así que mi pregunta es: ¿Dónde fue tomada la muestra por las enfermeras “asintomáticas”? El método de PCR, como todos sabemos, sólo detecta los ácidos nucleicos. Así que si no hay evidencia de replicación y no hay respuesta inflamatoria local o sistémica, ¿cómo se descartó la “contaminación” (ya sea por partes inactivadas del MERS-CoV o incluso partículas completas del virus)? No se trata sólo de una cuestión semántica, sino que debería tener un impacto en el número de “casos” notificados”.

¿Coincide el aumento de “nuevos casos” con un aumento de nuevas pruebas?

¿Quién realiza las pruebas?

¿Existe un organismo independiente que controle las pruebas, que supervise quiénes se realizan las pruebas, y cuándo y con qué frecuencia se realizan las pruebas, y si se comunican los resultados? Por ejemplo, ¿las personas que se someten a pruebas más de una vez también se reportan más de una vez?

La Declaración de Consenso de la UNMD no es más que un apoyo al alarmismo mundial. Encaja en una agenda, una enorme y oscura agenda. El uso obligatorio de máscaras es la medida más despreciable del profundo estado de oscuridad – los maestros invisibles que nos empujan al proyecto NWO. Los autores lo saben. Les encanta. Son psicópatas. Y usar máscaras es peligroso, peligroso para su propia salud y bienestar.

En la mayoría de los lugares de Europa el nuevo año escolar acaba de empezar. En muchos lugares, los estudiantes se ven obligados a usar máscaras si no se puede implementar el “distanciamiento social” en las aulas. Se ha entrevistado a muchos alumnos en toda Europa, y probablemente también en otros continentes. Su respuesta es casi unánime: Las máscaras son incómodas, la concentración fluctúa después de unas dos horas, estamos agotados por la noche y a menudo tenemos dolores de cabeza. No es de extrañar que respirar nuestro propio CO2 en lugar de oxígeno no pueda ser muy saludable.

El uso forzado de máscaras es un programa importante en el contexto de la Gran Transformación o Gran Reajuste, que está siendo “desplegado” tanto por el FMI como por el FEM (Foro Económico Mundial) y que será oficialmente “desvelado” en enero de 2021 en Davos (Suiza).

Es una agenda de reeducación a través de un ritual. Usar la máscara es un ritual de aceptación del comportamiento. Es un ritual para hacer cumplir la obediencia. Cuanto más rápido y fácil aceptes la máscara, más rápido serás aceptado – en la sociedad.

La mayoría de la gente quiere ser aceptada. Se sienten seguros por ello, no importa lo incómoda que sea esta aceptación y no importa lo mucho que se base en mentiras.

Mira los primeros 4 minutos de este video.

Luego están los pocos que se resisten, a los que no les importa la aceptación. Se resisten violentamente. El sistema de tiranía garantiza que sean socialmente discriminados y excluidos de la “sociedad” – son unos buenos para nada. Se les considera monstruos, propagadores de enfermedades. Es la vieja “división por salvar”. Tu amigo de muchos años de repente se convierte en tu enemigo. Familias, grupos, asociaciones, sociedades enteras se dividen y se hacen despreciar unos a otros – división a lo largo de la “línea ritual”.

Es increíble cómo funciona esto con las máscaras. Espera a ver cómo funciona con la vacunación – se está preparando otro ritual ya que no sabemos qué esperar en los próximos 5 a 10 años. Piense en la Agenda ID2020 y la Agenda 2030 – bajo el disfraz de las Naciones Unidas de los objetivos de desarrollo sostenible.

Aún no estamos condenados a la perdición. Pero debemos actuar con rapidez y decisión y en armonía, en solidaridad. Reinventemos la solidaridad.

Peter König es un economista y analista geopolítico. También es especialista en recursos hídricos y en medio ambiente. Ha trabajado durante más de 30 años con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo sobre el medio ambiente y el agua. Da conferencias en universidades de Estados Unidos, Europa y Sudamérica. Escribe regularmente para Global Research; ICH; New Eastern Outlook (NEO); RT; Countercurrents, Sputnik; PressTV; The 21st Century; Greanville Post; Defend Democracy Press; The Saker Blog, el y otros sitios web. Es el autor de “Implosión – un thriller económico sobre la guerra, la destrucción del medio ambiente y la avaricia corporativa”, una ficción basada en hechos y en 30 años de experiencia del Banco Mundial en todo el mundo. También es co-autor de “El Orden Mundial y la Revolución! – Ensayos de la Resistencia”. Es investigador del Centro de Investigación sobre la Globalización.

Nota editorial: Este texto apareció por primera vez bajo el título “¿Está la ONU preparándose para el ‘Segundo Bloqueo Covid’? Fue traducido por Ullrich Mies del equipo voluntario de traducción de Rubikon y revisado por el equipo voluntario de revisión de Rubikon.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Este artículo fue publicado por primera vez el 15.09.2020 por Rubikon – Magazin für die kritische Masse

+++

Fuente de la imagen: Prazis Images / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort