La sociedad dividida

Un comentario de Rüdiger Lenz.

“La práctica psicoterapéutica nos enfrenta a paradojas que resumo de la siguiente manera: Hay (bastantes) personas que no le temen a nada más que al amor y a la paz. Hans-Joachim Maaz, médico, psiquiatra y psicoanalista.

Si la Ley Fundamental y los manifestantes de la higiene fueron a veces atacados y castigados por la policía de forma dura y totalmente desproporcionada, los manifestantes contra el racismo (1) fueron cortejados y vitoreados. ¿Qué nos está pasando a todos ahora mismo?

La incesante burla de la sociedad

¿Qué pasó realmente con el cambio climático, el CO2, Greta y el movimiento Viernes por el Futuro? Borrando la ideología de la fregona, así que simplemente se borró y se encontró un virus corona en el proceso? Refugiados Bienvenidos, los restauradores (2) de este país. ¿Qué pasa con eso? ¿Ya están todos bien integrados? Se decía que eran más valiosos que el oro. ¿Pero dónde han ido, si se supone que son tan valiosos? ¿Todavía en áreas selladas donde nadie las ve? ¿Y qué hay del virus asesino SARS-CoV-2? Y de todos modos, ¿qué hay del VIH, el virus que se supone que causa el SIDA? ¿El virus que se suponía que iba a acabar con todos nosotros en los 80? ¿Qué hay de la gripe aviar que las aves del mundo siguen esperando hoy en día? ¿Qué hay de la gripe porcina? ¿Adónde se fue? ¿Qué pasa con la crisis financiera de 2008? ¿Adónde se ha ido? ¿Y qué pasa con el 9/11? ¿Y qué pasa ahora? En todas partes hay ahora manifestaciones contra el racismo para los negros – sin distancia, sin máscara, y sin ningún escrúpulo de consideración hacia el virus asesino, que en realidad ni siquiera tiene la peligrosidad de una ola normal de gripe? La mayor broma del mundo. Así que este virus podría un día aparecer en los anales de la historia del mundo. Se importará un problema estadounidense a Alemania, y entonces habrá miles y miles de personas manifestándose contra este racismo aquí.

Veo un logo, en el medio una pluma blanca y el resto empapado en rojo. El rojo como el color de la piel de los indios, la materia de las vidas rojas, está bajo la pluma blanca. Pero me cuesta creer que los nativos americanos que han sobrevivido hasta el día de hoy puedan ser abusados por algo como esto, que está sucediendo actualmente en los EE.UU.. Y tampoco creo que luchen junto con la Antifa por sus derechos en su propio interés.

La vida equivocada

En este sistema de educación equivocada, relaciones equivocadas, amor equivocado, dinero equivocado, carrera equivocada y autoimagen equivocada, todos vivimos una vida equivocada y representamos una versión normopática de nosotros mismos. El médico y psiquiatra Dr. Hans-Joachim Maaz señaló esto hace unos años. Ya en su libro “La vida equivocada, causas y consecuencias de nuestra sociedad normopática”, Maaz expuso la maldad de nuestra patocracia social. Porque esta es la forma interna de gobierno en la que vivimos. Escribió allí en la página 191 de su libro mencionado, cita que comienza, Los movimientos de protesta colectiva surgen mayormente cuando los “falsos yoes” con sus posibilidades (sustitutivas) de desarrollo han alcanzado un límite crítico de posible satisfacción (sustitutiva). Entonces las drogas de la “vida equivocada” ya no tienen un efecto suficientemente calmante y distractor, y se liberan fuerzas para la protesta y para el cambio. La resistencia anuncia una voluntad de recuperación, pero ésta a menudo se pierde en una nueva forma de la vida equivocada. (…) La protesta siempre transmite la voluntad de ser uno mismo, formula un “no” contra el estrés experimentado, la discriminación y el insulto. La protesta suele surgir de la interacción de una crisis del alma interior del individuo y de las cargas y amenazas externas reales, junto con el peligro de que sólo los desencadenantes externos y las condiciones dignas de crítica sean entonces denunciados sin reconocer la agonía del falso yo, fin de la cita.

El abuso de los objetos de los sujetos

En otras palabras, la resistencia de los activistas se alimenta de su herida interior, que imponen a la crítica dirigida hacia el exterior. Ambos actúan así como una fuerza de resistencia personal, pero sólo se articulan y se entienden como oposición externa. El rechazo del alma interior es el principal grito que se lanza al déficit social percibido como externo. La situación del problema externo es por lo tanto casi utilizada como una onda para el dolor interno y articulada como resistencia al exterior. Al estar en contra, hay tantas justificaciones para un dolor que en realidad es un dolor interno del alma, pero que se proyecta sobre un oponente falso, ya que el dolor interno, que en su mayoría es causado por estar adaptado, por una normopatía que es forzada a través de todos los sistemas sociales, ya no se siente y por lo tanto ya no se origina conscientemente como un desamor que viene del interior. Acepte su impopularidad y no espere que nosotros, como sociedad, empaticemos con su dolor interior. Casi todas las personas en nuestra sociedad sufren tal devaluación de sí mismos. Esta devaluación es inconsciente, pero a menudo también se intensifica por la educación del niño y los jóvenes. A través de cada forma de educación los niños son separados de su subjetividad y transformados en objetos de la paternidad y la sociedad. En guarderías, escuelas, universidades y en el mundo laboral, se aplica la máxima de que te usamos y dictamos lo que tienes que hacer y lo que tienes que dejar. Exclusivamente evaluamos su obediencia a nuestras instrucciones y lo probamos para calificarlo también. Cuanto más claramente demuestres ser un objeto de nuestras acciones, más éxito tendremos en ser una autoridad en tu camino de la vida. Haces lo que queremos, y así te mostramos cómo podemos encontrarte bueno y amarte. Esto es lo que le pasa a todo el mundo y a cada generación y esto es lo que un psicólogo quiere decir cuando habla de los traumas transgenerativos. Porque, si se toma todo esto en serio, no sólo vivimos en una sociedad normopática. La normopatía sólo es posible si el mayor número posible de generaciones han sido traumatizadas varias veces y con frecuencia, es decir, quebradas en su interior, destempladas por ellos mismos y por los demás. De esta manera se contrarresta la autodeterminación y se reconoce la heteronomía como algo completamente normal en relación con las acciones propias de la sociedad. Así surge lo que el psicoanalista Arno Gruen llama la traición del propio ser (3).

Los experimentos del rastro de sangre

Es muy importante entender que exactamente estos déficits y destrucciones individuales dentro de las masas de nuestra sociedad son la norma y son deseados. El ser humano con base, el que está en su poder y que ha sido educado de una manera tan buena como no torcida y torcida, es una persona extremadamente sospechosa para esta masa, de hecho una persona que muestra su torpeza a todos los demás, cuyo reflejo en ellos siempre ha sido un hilador y chivo expiatorio de sus proyecciones de útil no humano. Esto sigue siendo así hoy en día y es presa de ellos tan pronto como de alguna manera sienten su confusión interna. Entonces esos son sus enemigos. Con los nazis, eran todos aquellos que los consideraban indignos de la vida, con los europeos que tomaron el Nuevo Mundo, eran los nativos del continente americano. El rastro de sangre de la historia es muy largo, donde a los enfermos se les permitía rabiar. Hoy en día es un arte no ver sus ropas y máscaras externas, sino sólo sus debilidades humanas, a las que todos podemos ser propensos si las circunstancias nos obligan. Se han hecho numerosos experimentos psicológicos que muestran su universalidad. Confrontación de Ojos Azules, Experimento Milgrim, Espiral del Silencio, Investigación de Conformidad, Experimento de la Prisión de Stanley y numerosos resultados de la investigación de la hipnosis muestran cuán delgada es la capa de la civilización y cuán frágil puede llegar a ser si los millones de corazones de niños rotos en nosotros los adultos tuvieran acceso ilimitado. Sobre este fenómeno, que es la raíz de todo el mal humano, se ha puesto la tela del gran tabú durante siglos. Con el propósito de politizar a las masas, para encubrir el gobierno y extender el poder. No se habla de la verdadera razón, sino que se investigan las maquinaciones de la peor avaricia de poder para reconocer en ella la razón de nuevas elecciones o nuevas posibilidades políticas. Como dijo acertadamente el científico cognitivo y psicólogo Rainer Mausfeld: “La democracia es la implementación de las elites para lograr la servidumbre voluntaria.

La decadencia interior

 

Nunca, cuando se trataba o se trata de soluciones de la economía mundial, las crisis financieras, los deslumbrantes políticos, los gestores del desastre y del miedo en la crisis de Corona, se habla de por qué estas personas siempre caen en sus partes destructivas, subconscientes. Se puede declarar a Angela Merkel enemiga propia por muchas cosas, pero algo muy diferente es explicar lo que la hizo convertirse en tal que ella, sin empatía y completamente inquebrantable en la crisis de la Corona (y no sólo allí), no permite otra opinión científica que la que permite y apoya su propia idea de carrera? ¿Cómo puede un ser humano tan torcido e irracional simplemente ignorar a tantos científicos conocidos y de gran renombre que tienen una opinión diferente y bien fundada sobre el virus de la corona? Bueno, porque en el inconsciente todas las partes del niño interior herido no sirven para nada mientras estas partes, que lo enferman y quieren destruirlo, no se procesen y no se miren. La abundancia de conflictos propios se redirige hacia la carrera y el estilo de vida y el niño interior en el dolor destruye por medio de proyecciones el mundo exterior, es decir, la sociedad alemana. Encontramos procesos similares, si entendemos las circunstancias mentales, en muchos políticos, pero también a menor escala en nosotros mismos. Son reprimidos, porque este es también el objetivo de la estructura normopática del desarrollo humano: el hombre debe volverse torcido y podrido, sólo entonces podemos doblarlo de la manera que nosotros, los rotos en la cima de la sociedad, queremos que sea para nuestro bien.

El Dr. Hans Joachim Maaz ha publicado una obra maestra

Su último libro, El país dividido, un psicograma, se ha convertido en una obra del siglo, su contenido se entiende como un libro que se erige como uno de los pocos en la literatura psicológica actual que pone a toda la política y la sociedad alemana en el banquillo y muestra que toda la patogenicidad del alma interior ha llevado a una estructura de liderazgo irracional, a una cultura de crisis que deriva su poder de los respectivos conflictos internos no resueltos que nuestra sociedad fuerza en nosotros, en cada individuo. Cuando Hans-Joachim Maaz fue M-Pathie en mi programa, me despedí de él y le dije que pensaba que era el Erich Fromm de hoy, un psicólogo que en el curso de su vida ha adquirido la competencia para señalar la solución más importante para nosotros los humanos – para nuestro tiempo. Con su nuevo libro ha escrito esto y sólo puedo recomendar a cada persona que lo lea y que interiorice su contenido y empiece a trabajar en él personalmente, en el sentido de un trabajo necesario sobre sí mismo. Debemos darnos cuenta de que aprendemos a negar nuestra necesidad interior nosotros mismos. Negarlo es una estrategia de supervivencia de nuestra psique, como sabe el igualmente reconocido psicólogo de traumas Franz Rupert. La estrategia de supervivencia de la abnegación se ha convertido en un componente importante de la persona normopática adaptada. Quien quiera convertirse en algo en esta sociedad debe dominar las reglas de esta sociedad. No debes sentir, ni a ti mismo ni a los demás. ¿De qué otra manera pueden explicarse los horribles hechos a los que la gente ha sido tentada en masa por una ideología y llevándolos allí, el objetivo de la respectiva ideología.

Pensamiento muerto, por qué los intelectuales destruyen nuestro mundo, Roland Baader llama a este fenómeno destructivo, que, Noam Chomsky también está seguro, los intelectuales se ven afectados más fácil y ampliamente por la voluntad de destruir que el simple ser humano. ¿Quizás porque la intelectualidad representa una estrategia de supervivencia para muchos, un cambio a estrategias racionales? Una ideología es algo que una persona quiere seguir obedientemente sólo porque ha cortado el camino hacia su propio ser, hacia su autogestión. Una persona sólo quiere ser llevada al extranjero si ha perdido su autogestión. El amor por uno mismo y por los demás ha sido condicionado lejos de la persona en nuestra sociedad. Este condicionamiento del camino es el objetivo de convertirse en humano en una sociedad normopática. Todos estos condicionamientos del camino se basan esencialmente en la banalidad del mal, de la que habló la filósofa y antifascista Hannah Arendt. Aquel que ya no se ve a sí mismo en el otro es capaz de lo que era capaz un Adolf Eichmann. Esa fue su perspicacia después de 1945 y la lección para la humanidad para un nunca más. Y mientras nuestras estructuras sociales produzcan el ser humano que debe funcionar, los Eichmann y Eichfrau vivirán y querrán asentir todo a un liderazgo y ser estrictamente obedientes a sus instrucciones. El deber de desobedecer, de reprender, que Arendt pidió después del Holocausto, se convirtió en el punto ciego de la ilustración de la historia reciente de Alemania, especialmente en las instituciones educativas. Reconocemos esto hoy en la crisis de la Corona (4) y estamos casi aturdidos por ello. Si los hallazgos de Hannah Arendt se pusieran en práctica, el núcleo de lo que Hannah Arendt pretendía era la despatogeneización de las personas.

Los barones ladrones de la modernidad

La antítesis de todas las medidas para la recuperación de la sociedad es la adhesión a un sistema económico financiero que no quiere renunciar a la lucha de todos contra todos y quiere reestructurarla en un modelo cooperativo de mantenimiento de la salud, la salutogénesis y la coherencia. La democracia y el capitalismo no van juntos. La democracia y la cooperación, por otro lado, parecen hechos el uno para el otro. La cooperación mundial de la familia humana, la comprensión de que la paz siempre incluye a todas las personas, ha sido documentada desde hace mucho tiempo por la Carta de las Naciones Unidas. Pero el poder de destrucción y las armas de la vida falsa necesitan una proyección infinita sobre un enemigo construido, para que el niño interior distorsionado por el dolor no salga a la luz y la verdadera vida real no pueda ser abordada. Más bien, el ser humano condicionado por los patógenos desata el fuego del mundo y así repite en cada siglo el aumento de la miseria, los asesinatos en masa y la producción enemiga. Al matar a grandes masas de gente, el hombre siempre ha sido un maestro de la muerte.

Nuestro sistema actual hace que todo lo que vive, no sólo nosotros los seres humanos, sea objeto de deseo, codicia y gratificación sustitutiva de generaciones traumatizadas que, en nombre de sus almas interiores rotas, se vengan de los objetos de los sujetos construidos que son inocentes de su sufrimiento. La causa es la crueldad forzada, el raspado de la capacidad de empatía y el centrar la competencia como una lucha contra todo y todos, para servir a los sustitutos en los que se mueve toda la economía financiera y la patocracia se esfuerza. La optimización de la patocracia son todos los recursos humanos dedicados a ella. El mundo entero de las transacciones bancarias electrónicas es una expresión de las estructuras internas patógenas de los alfa-patócratas que se atreven a llevar el mundo entero con ellos al abismo. ¿Quién sino todas estas autoproclamadas élites están arrastrando este mundo, bebiendo champán, al abismo? La persona común no hace esto, no quiere hacer esto. Quiere paz y libertad. Ellos, los alfa-patócratas, son los barones ladrones de la modernidad y aumentan sus ganancias a alturas insospechadas en cada crisis, manipulan estas crisis a su favor y, sin embargo, son sólo multimillonarios insaciables a los que nunca se les debe ofrecer apoyo social sólo porque el filántropo despierta en ellos. Deberían compartir su nueva filantropía condescendiente con sus pares. Pero no con nosotros, para lo cual tenemos nuestras razones. Personalmente, estaría a favor de que se quedaran con sus miles de millones, pero les prohibiría estrictamente e impediría que utilizaran su dinero para contribuir aunque sea con un solo centavo a las denominadas causas caritativas o filantrópicas para la sociedad. Los multimillonarios deben hacer lo que quieran con su dinero. Déjalos que sean felices con sus miles de millones y que finalmente los usen como papel higiénico.

En nombre de la patocracia

Si entendiéramos y comprendiéramos todo esto, entonces muchas luces brillarían sobre todos nosotros cuando escucháramos la materia de las Vidas Negras. Porque el racismo que existe es en realidad un especismo interno de la patocrática autoproclamada élite multimillonaria y de los multimillonarios de élite, dentro de la cual todos somos utilizados y utilizados a su discreción. Si queremos disolverlo, entonces todos nosotros también debemos dejar de ser como el sistema nos formó. Cualquiera que hable sobre el racismo pero no haga la pregunta del sistema debe guardar silencio sobre el racismo. En nombre de la patocracia, los judíos y otras vidas indignas fueron exterminados por los nazis. En nombre de la patocracia, los mayas, los incas y otros nativos americanos en general fueron casi completamente exterminados en América del Norte. En nombre de la patocracia, la bomba atómica fue creada y repetidamente optimizada en su dinámica de aniquilación. En nombre de la patocracia, las armas biológicas y químicas fueron inventadas y optimizadas hasta hoy. La capacidad sistemática de asesinar ha declarado a la élite patocrática como la industria alfa y ha subordinado a ella todas las demás ramas de la industria. En nombre de la patocracia, se conquistó toda la tierra, se esclavizó, asesinó, mutiló, abusó, violó y forzó a la gente a ideologizarse. Y siempre hubo un pueblo al que se le permitió practicar su crueldad sin disimulo y babeando con gran regocijo y aplausos. Se proyectaron e identificaron con todas las bestias de la actualidad que la humanidad había producido. Nada de esto había sido nunca una causa nacional, pero se convirtió en una. Ninguna nación hace estas cosas. La gente hace estas cosas cuando, sí, cuando son conducidos, dirigidos y alimentados, es decir, abusados, por los patócratas de la patocracia. Esto ha permanecido así hasta el día de hoy, como hemos podido experimentar dolorosamente a través de la actual crisis falsa. Necesitamos un cambio en el trabajo educativo, en el trabajo de resistencia y en el trabajo de demostración, que pueda insertar profesionalmente exactamente eso en el discurso social. Hans-Joachim Maaz ha hecho esto con su nuevo libro, Das gespaltene Land. Michael Hüter (5) lo hizo el año pasado con su libro Kindheit 6.7. Yo lo hice en 2012 con mi libro Die Fratze der Gewalt, y muchos otros ciertamente lo hicieron también. Necesitamos un espacio para el debate que sea capaz de transmitir este conocimiento de que nos hemos convertido y seguiremos enfermándonos en el alma mientras llevamos esta cultura patocrática de transmisión de traumas trangenerativos a las generaciones futuras cada vez más lejos – a través de la adaptación, la obediencia, la auto-alienación y el abuso social. Si no lo hacemos, si no tomamos conciencia en masa de que tenemos que resolver nuestros conflictos internos, entonces podemos explicar los síntomas como causas, como lo hacemos y los encontramos en gran medida en foros, en YouTube, en textos y libros, en discursos y conferencias, en el trabajo periodístico y en otros círculos profesionales. No habrá democracia externa si no hacemos este trabajo sobre nosotros mismos para nuestra democracia interna, nos advierte Hans-Joachim Maaz en su nuevo libro.

Nunca alimentes a la bestia

El trabajo de la iluminación no es sólo el camino kantiano de coraje para la iluminación y la liberación de la inmadurez autoinfligida. La iluminación también significa que debemos ser conscientes de nosotros mismos en lo que hacemos, por qué lo hacemos y con qué propósito lo hacemos. Porque lo que hacemos no es lo que realmente queremos hacer. Nuestra prisión es nuestra estructura de profundidad interior, que, cuando la miramos incondicionalmente, se da cuenta de que casi todos somos niños profundamente heridos en cuerpos de adultos. Si continuamos actuando fuera de esta patología, seguiremos optimizando los instrumentos de la más fina y mortal destructividad y matando al otro, porque estamos casi muertos, incluso los zombis, por dentro. Si no alimentamos también nuestro ser interior a la sala de debates de la Ilustración, seguiremos alimentando a la bestia. Esta bestia de la destructividad y el abuso de todos los sistemas, de la gente que debe funcionar y obedecer, de la gente que es dependiente y se desprecia a sí misma, estamos todos juntos. Quienquiera que se convierta en la bestia líder se debe a los respectivos contactos y al desequilibrio interno necesario, la madera muy torcida de la que fue tallada la persona respectiva, como escribió Emmanuel Kant. La verdadera pandemia, de la que casi toda la humanidad sufrió ayer, seguirá sufriendo hoy y mañana, es el sufrimiento del niño interior no amado.

El niño que hay en ti debe encontrar el amor

La división de esta sociedad en buenas y malas personas, tiene causas enfermizas y promueve la enfermedad, no su alivio. El juego de dividir la sociedad para que puedan luchar entre ellos y luego nunca se dan cuenta de lo que pueden hacer juntos para deshacerse de nosotros, el mal, es el alimento para aquellos que deben gobernar porque no pueden en lo más mínimo controlarse a sí mismos – pero el niño interior enfermo quiere gobernar sobre todo en el arenero. Necesita un reconocimiento forzado, porque necesita esto como un sustituto del reconocimiento real. Este juego sucio es construido con éxito por jugadores que conocen nuestras debilidades de entendimiento sobre nuestra madera que se ha vuelto torcida y que la animan en todas partes entonces y allí donde y cómo puede volverse aún más torcida. Todas las instituciones del estado sirven, por así decirlo, para preservar nuestra madera torcida interior. Cuanto más torcidos y enfermos nos volvemos, más firmemente pueden controlarnos. Los que necesitan poder son impotentes, se han perdido a sí mismos y necesitan posiciones externas de poder para su propia estabilidad. Porque no lloramos por la libertad o la paz o el auto-apoderamiento. Pedimos a gritos un trabajo, una casa, un coche, una carrera, y por eso casi todo el mundo hace todo, realmente todo. Esta es la razón por la que el sistema social de consumo atrae a casi todos los migrantes. Cuanto más alto es el nivel de consumo en un país, más migrantes quieren ir allí. Porque ellos también son prisioneros de su propia represión en el bucle de acción sustitutiva, es decir, en sus prisiones interiores. Esta represión es la pérdida de su hogar, la pérdida de su familia, sí, su identidad, que está ligada a su hogar. La razón de su escape puede ser completamente diferente.

Nos prostituimos en gran número para los propósitos de los poderosos toda nuestra vida y decimos: ¿Sí qué? ¿Qué debo hacer? Y las otras personas con ideas afines dicen entonces: Sí, te entiendo, si actúas de forma diferente y defiendes la paz, la libertad y un mundo mejor, entonces perderás tu trabajo y te llamarán teórico de la conspiración, tal vez incluso extremista de derechas. La empatía, entendida de esta manera, es una devaluación estable de su propio niño herido interior y un escondite para permanecer dentro de la patocracia prescrita. No querer reconocer que en algún momento uno tiene que empezar a tratarse a sí mismo de una manera diferente, para que el amor se convierta de nuevo en el hogar y el mantenimiento de la salud se convierta en el sentido de la propia vida en todo el ser otra vez. No importa lo que hagas de inmediato, no importa lo que sea. Pregúntate a partir de ahora, con todo lo que haces y lo que aguantas o tienes que aguantar: ¿Qué le diría el amor a esto, cómo respondería? La respuesta es lo que realmente deberías hacer. Si haces esto a menudo, te liberarás de tus miedos internos. Y si mucha gente hace esto, entonces el sistema bestial de la patocracia vivida se disolverá en el placer.

Cuando vi a los muchos manifestantes del movimiento “Vidas Negras Importantes” en Berlín, inmediatamente se me ocurrió: Qué gran grito de amor se está escuchando. Porque eso es lo que explica todo el fenómeno. Quiero ser reconocida, amada, respetada y estimada y defender lo que es bueno. Porque así es como quiero vivir. Manifestarse contra el racismo revela a los muchos manifestantes exactamente esta naturaleza no vivida, que es la naturaleza de todos los seres humanos. Vemos allí las partes no vivas, que especialmente los jóvenes anhelan. Pero los Flautistas de Hamelín conocen tales déficits y rápidamente capturan a estos jóvenes para reprogramarlos – para sus propios fines.

Intento de ataque

El intento de ataque al editor y activista por la paz Ken Jebsen (6+7) ha construido una proyección similar en el grupo de ataque, el lanzador y los otros. En él, el orador e iluminador, podían sentir sus heridas internas y las proyectaban sobre él. Porque sólo a través de él salieron a la luz sus demonios internos y fueron vistos como provenientes de él y sólo provenientes de él, procesados y reconocidos. Para las personas desvalorizadas, como lo he descrito aquí, este proceso es desafortunadamente un proceso normal, una estrategia de represión del niño interior gritón, a la que especialmente con los jóvenes todavía le falta con demasiada frecuencia la autorreflexión. Pero para esto escribiré otro informe, uno que muestre que la lucha de clases es un parto de cabeza de un profundo dolor interior y que la lucha de clases es una manera completamente equivocada de llegar desde abajo hacia arriba. La lucha mancha todas las acciones con los gritos de las heridas internas y por lo tanto es en sí mismo un maravilloso caballo de Troya para los líderes con dinero de este mundo. El país dividido da origen a todas las formas de destrucción, porque la destrucción interior busca reparar el grito del niño interior. Si entonces, metafóricamente hablando, nos convertimos en un Gandhi o un Hitler depende del entorno, el medio, para qué visión del mundo y narrativa decidimos entonces, y por medio de qué nacimiento de cabeza ofrecemos a nuestro niño interior una legitimación para procesar o actuar el daño interior libremente. En retrospectiva, estoy muy contento de que yo, entonces con veintiún años, decidí procesar y seguir experimentando una gran alegría al trabajar en mí mismo. Amigos, todos tenemos una gran responsabilidad por lo que hacemos y por lo que dejamos de hacer. Y créeme, omitimos demasiado y así renunciamos a nuestras posibilidades de hacer más de nosotros mismos y del mundo. Lo digo en un sentido positivo. Nuestras vidas son lo que hacemos de ellas y para lo que estamos preparados para crear la realidad. ¿Pero quién le ha explicado a tantos allá afuera que no pueden hacer lo que otros simplemente hacen? El hombre no es una criatura pasiva. El hombre es el creador de su mundo, pero en el bien y en el mal. Hacer el mal tiene éxito con el descuido, que siempre tiene éxito con la menor atención posible. El bien, por otro lado, tiene éxito con la atención, lo que requiere mucha atención.

Fuentes:

Quellen:

(1) https://www.youtube.com/watch?v=HSA9AHt16yg&feature=youtu.be

(2) https://www.booklooker.de/Bücher/Angebote/isbn=9783958902343

(3) https://www.youtube.com/watch?v=KQEp2e5vXrU&list=PLlY1qXIUmjwk2jWpMde1tP_o7zx0F9Hub&index=26&t=0s

(4) https://www.youtube.com/watch?v=cmcSDrSMSoY&feature=youtu.be

(5) https://www.youtube.com/watch?v=rEbcZpF0J-Q

(6) https://www.youtube.com/watch?v=CSDN5-Sntd4

(7) https://www.youtube.com/watch?v=oBIqxSpUN_U&t=3007s

Recomendaciones de libros para el artículo:

Hans Joachim Maaz, Das falsche Leben, Ursachen und Folgen unserer normopathischen Gesellschaft, München 2020, segunda edición.

Hans-Joachim Maaz, Das gespaltene Land, un psicograma, Munich 2020, primera edición.

Rüdiger Lenz, Die Fratze der Gewalt, Versuch einer Aufklärung, 2012, primera edición.

John Taylor Gatto, ¡maldita sea! Dumbing us down, The4 invisible learning plan, or, Was Kin der in der Schule wirklich lernen, Bremen 2009, first edition

+++

Fuente de la imagen: agsandrew / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort