La rusofobia – un negocio muy rentable

Un comentario de Wolfgang Schacht.

El año 2020 comenzó meteorológicamente muy alegremente, pero la lucha política e ideológica continúa sin cesar. Los rusos siguen las experiencias de su historia milenaria y se cruzan cuando se menciona este año, porque el 2020 es el llamado año bisiesto (високосный год), año en el que la alineación con el calendario solar se hace por un día adicional en febrero. ¿Es una mala señal para el año en curso? ¡No lo sabemos! ¡Y eso es algo bueno! ¡Porque la esperanza siempre muere al final!

El 3 de enero de este año, el general iraní Qasem Soleimani, líder de la Guardia Revolucionaria iraní (Brigadas Quds) fue asesinado por cohetes y bombas estadounidenses en el aeródromo de Bagdad (Iraq). La orden fue dada por el Presidente de los EE.UU., Donald Trump, personalmente. El avión teledirigido mató a 8 personas, más de 10 personas resultaron heridas. El aparente asesinato del líder de la revolución islámica nos muestra que los EE.UU. siempre están listos y son capaces de definir cualquier organización como terrorista y liquidar a sus incómodos líderes.

Recordamos que los EE.UU. declararon el cuerpo de los combatientes de la Revolución Islámica como una organización terrorista ya el 16 de abril de 2019. Usando el mismo método, también podían eliminar al servicio secreto ruso o alemán si algo no les convenía.

En vista de las diatribas sin precedentes de los medios de comunicación alemanes sobre el Irán, es sumamente difícil para los ciudadanos alemanes mantener una visión clara de los acontecimientos que tienen lugar allí y en todo el mundo árabe. En este contexto, es bueno saber que Rusia, cuyo enfoque inflexible de la lucha contra el terrorismo es incuestionable, nunca ha clasificado a la Guardia Revolucionaria y a su general, Qasem Soleimani, como organización o líder terrorista.

Cada año, el 27 de enero, recordamos con gran gratitud el día en que el ejército soviético liberó el campo de concentración de Auschwitz. En Auschwitz, la Alemania nazi asesinó a más de 4 millones de hombres, mujeres y niños en su locura racial. Según las investigaciones actuales, el 40% de ellos eran ciudadanos de la Unión Soviética. El campo de concentración de Auschwitz – epítome del Holocausto (asesinato de más de 6 millones de judíos en los campos nazis) – seguirá siendo siempre un sinónimo de los 1.650 campos de concentración donde 11 millones de personas fueron cruelmente asesinadas por los nazis y sus colaboradores únicamente por su raza, fe, nacionalidad, opiniones políticas e ideológicas, … su estado de salud. Ya el 21 de marzo de 1933 Heinrich Himmler, entonces jefe de la policía de Munich, dio la orden de establecer el primer campo de concentración en Dachau.

En el libro “El tablero de ajedrez del Diablo – La CIA, Allen Dulles y el surgimiento del gobierno secreto de América” de David Talbot (1) leemos con horror:

“El 17 de julio de 1942, el lujoso tren privado de Heinrich Himmler, equipado con un vagón comedor, una ducha e incluso una sala de proyección de películas, llegó a Auschwitz, una pequeña ciudad soñolienta en las llanuras pantanosas del sur de Polonia. La noticia de la inusual visita del Reichsführer de las SS, que se difundió rápidamente, llegó también a Eduard Schulte, director general de una gran empresa minera de la región. ¿Qué había traído Himmler a este lugar desierto? Schulte supuso que tenía algo que ver con el campo de prisioneros que se expandió rápidamente a las afueras de la ciudad, donde I.G. Farben construyó una fábrica para explotar a los internos del campo como trabajadores esclavos.

Lo que a menudo se pasa por alto es que el reino nazi del terror fue, desde un punto de vista económico básico, un lucrativo robo, una vasta empresa criminal construida para saquear los bienes de las víctimas judías y explotar su trabajo. El gigante de la química I.G. Farben estuvo a la vanguardia de la integración de los trabajadores forzados de los campos de concentración en su proceso de producción industrial; otras grandes empresas alemanas como Volkswagen, Siemens y Krupp siguieron su ejemplo. El imperio de las SS de Himmler desvió agresivamente su parte de los beneficios y exigió sumas sustanciales a estas empresas a cambio de seguir proporcionándoles un flujo constante de mano de obra. …

El Reichführer SS había venido (a Auschwitz) para ver por sí mismo el buen funcionamiento de una nueva cámara de gas del campo, un edificio de ladrillos blancos conocido como “Bunker 2”. Esa tarde, Himmler vio como 449 prisioneros judíos, que habían sido deportados de los Países Bajos poco antes, fueron conducidos al Bunker 2 y gaseados con Zyklon B, el pesticida producido por I.G. Farben. El proceso de ejecución duró 20 minutos completos, y los desesperados gritos de muerte de las víctimas incluso penetraron en las gruesas paredes de la cámara.

Con motivo del 75º aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz por el ejército soviético, el 23 de enero de 2020 se celebró en Israel el 5º Foro Mundial del Holocausto. Con su participación y sus discursos, más de 40 jefes de estado y de gobierno tomaron posición contra el resurgimiento del antisemitismo. Durante el Foro se inauguró oficialmente un monumento a los heroicos defensores de Leningrado (del 8 de septiembre de 1941 al 27 de enero de 1944) y en memoria eterna de las numerosas víctimas. El Presidente ruso Vladimir Putin, su homólogo israelí Reuven Rivlin y el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu rindieron homenaje a la firmeza sin precedentes, la resistencia heroica y el gran sacrificio de los leningrasianos en la lucha contra el monstruo fascista. Por lo tanto, todos los intentos de cuestionar la verdad sobre la supuesta victoria de la Unión Soviética y los resultados de la Segunda Guerra Mundial están condenados al fracaso.

Esta importante reunión de los representantes de unos 50 países se vio ensombrecida por el comportamiento y las declaraciones extremadamente extrañas

el nuevo Presidente de Ucrania, Volodymyr Selenskyj, que viajó al Foro pero puso su lugar y los de su delegación “generosamente” a disposición de todos los que quisieran asistir, y
del Presidente polaco, Andrzej Duda, quien escribió “La verdad sobre el Holocausto no debe morir. No debe ser pervertido o usado para ningún propósito. No debemos olvidar que el paso final y decisivo que condujo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial -una guerra sin la cual la tragedia del Holocausto no habría sucedido- fue el acuerdo secreto entre Hitler y Stalin firmado el 23 de agosto de 1939”.
Ya en 1948, Stalin escribió acerca de esta afirmación completamente absurda: “Las conversaciones de algunos calumniadores sobre el hecho de que la URSS nunca debió permitirse hacer un pacto con los alemanes sólo puede considerarse una afirmación ridícula. ¿Por qué se permitió a Polonia, que tiene dos aliados fuertes, Inglaterra y Francia, concertar un pacto de no agresión con los alemanes en 1934 (Pacto “Hitler – Pilsudski”(2)), pero no se permitió a la Unión Soviética, que tenía condiciones mucho peores, concertar un pacto con los alemanes en 1939?

¿Por qué Inglaterra y Francia, que representan a los países gobernantes de Europa, pudieron concertar un pacto conjunto de no agresión con los alemanes en 1938, pero la Unión Soviética, que estaba completamente aislada gracias a las políticas hostiles de estos países, no pudo? ¿No es un hecho que de todas las grandes potencias no agresivas de Europa, la Unión Soviética fue la última en concluir un pacto de no agresión con los alemanes?” (3)

Los argumentos en contra de las declaraciones de Andrzej Dudas, sus colegas de los Estados Bálticos y Ucrania son triviales y fáciles de entender. El problema, sin embargo, no es la presentación correcta o incorrecta de los hechos históricos, sino la posición de “Occidente” sobre la culpa de la Segunda Guerra Mundial, según lo acordado entre Washington y Londres ya en 1947. La idea básica decisiva de esta posición es la tesis de que tanto Alemania como la Unión Soviética son igualmente culpables del desenlace de la Segunda Guerra Mundial.

Como Alemania ya no existía como Estado independiente y soberano en 1947, fue pura casualidad que de todos los actores activos en la guerra sólo quedara la Unión Soviética. Adolf Hitler se había disparado a sí mismo, algunos de sus ayudantes fueron colgados en Nuremberg. Los principales culpables de la Segunda Guerra Mundial fueron, por lo tanto, Stalin, Moscú, el Kremlin y el pueblo soviético. Así que con sólo unas pocas pinceladas de la pluma la víctima principal fue declarada la principal culpable de la guerra más terrible y cruel de todos los tiempos.

Con el apoyo de Occidente y Polonia, Austria fue anexionada al Reich alemán en 1938. Los tanques alemanes rotos bloquearon todos los caminos a Viena en ese momento. En los años 1934 a 1938 Hitler todavía no se preparaba para la guerra. Sólo en abril de 1939 – el equilibrio de poder en Europa había cambiado dramáticamente – dio la orden de elaborar el Plan “Weiß” (invasión de Polonia). Hasta ahora los polacos estaban de acuerdo con todas las acciones de Hitler. Varsovia tenía muchas ventajas.

Después de la anexión de Austria a Alemania trataron de anexionar Lituania, por ejemplo, en la primavera de 1938. Sólo después de serias conversaciones con el embajador polaco en Moscú podrían ser disuadidos de hacerlo. Cuando los checos, bajo la presión de Londres y París, firmaron el “Acuerdo de Munich” en septiembre de 1938, sobre la base del cual grandes zonas de Checoslovaquia fueron anexionadas por la Alemania de Hitler, Polonia emitió un ultimátum sin precedentes al gobierno de Praga: la entrega inmediata del territorio de Cieszyn a Polonia o la guerra – ¡24 horas para su consideración! Los checos se vieron obligados a aceptar la ocupación polaca (4)

Pero esto no pone fin a las extrañas declaraciones del presidente polaco, Andrzej Duda, con motivo del 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz. En contraste diametral con nuestras propias experiencias, la Unión Soviética no liberó al país de Polonia del fascismo, sino que lo “ocupó” con la invasión de las tropas soviéticas. La “ocupación” duró hasta la caída del régimen comunista en 1989.

Estamos sin palabras! ¿Para quién y para qué murieron más de 600.000 soldados y oficiales soviéticos en Polonia en la lucha contra los fascistas alemanes? ¿Sacrificaron su activo más valioso – sus vidas – para que un Sr. Andrzej Dudas pudiera insultarlos y humillarlos como ocupantes y opresores en 2020?

Después de que el partido polaco “Ley y Justicia” asumiera el poder en 2015, comenzó una verdadera guerra contra todos los monumentos soviéticos y rusos en Polonia. Esta guerra es llevada a cabo por los políticos gobernantes, no por el pueblo polaco. La eliminación y destrucción deliberada de los monumentos dedicados a los valientes soldados y oficiales soviéticos como liberadores de Polonia ha alcanzado proporciones inimaginables.

De los aproximadamente 600 monumentos soviéticos (hasta 1989), hay quizás 100 o incluso menos. La destrucción de los monumentos soviéticos en Polonia y en muchos otros países de la antigua Unión Soviética, en los antiguos países socialistas (RDA, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria) es a la vez aterradora y opresiva.

El objetivo del establecimiento americano es dividir el mundo de los pueblos eslavos en muchos grupos hostiles, enfrentarlos entre sí por todos los medios imaginables, erradicarlos entre sí, robarles su moral y ética profundamente arraigadas y su fuerte sentido de la justicia social, destruir su fuerte compasión y su gran solidaridad con otros pueblos y culturas mediante la propagación masiva del egoísmo, el resentimiento y el odio, brutalizar y deformar su idioma y su cultura.

Sólo por esta razón nuestros enemigos ideológicos están haciendo todo lo posible para borrar en nuestras mentes los recuerdos de la heroica y sacrificada lucha de los soldados soviéticos para liberar a Europa del fascismo, para presentar a Stalin como el mayor criminal de todos los tiempos, al que hay que poner a la par de Hitler, para poner en tela de juicio la victoria de la Unión Soviética en la Gran Guerra Patria en general.

El establecimiento necesita un renacimiento de las fuerzas de extrema derecha para asegurar aún más sus beneficios, porque – así escuchamos y leemos con gran asombro – “… los seguidores de Hitler y Bandera no eran tan malos, ¡lucharon con mucho éxito contra los subhumanos y comunistas rusos incluso entonces!

(Para todos aquellos que no pueden recordar o ya han olvidado hasta qué punto los “malvados comunistas y subhumanos” de la URSS ayudaron generosa y gratuitamente al país de Polonia en 1944/1945 con la reconstrucción, recomendamos la página con los documentos originales (en ruso)) (5).

Recuerde siempre: ¡Quien no tiene historia, no tiene futuro! ¡Muchos ciudadanos de la antigua RDA pueden demostrárselo con muchos ejemplos concretos! La histeria antisoviética se ha convertido en todo el mundo en una verdadera rusofobia, la histeria contra la RDA – ¡en una RDA-fobia! Ambas enfermedades son obviamente un negocio muy rentable para muchas personas en “nuestro” mundo global.

Fuentes:

  1. https://www.westendverlag.de/buch/das-schachbrett-des-teufels-2/
  2. https://www.spiegel.de/spiegel/print/d-14331015.html
  3. russischsprachige Seite: http://militera.lib.ru/research/false/01.html 
  4. http://www.dr-schacht.com/Starikov_Wer_hat_Hitler_gezwungen_STALIN_zu_ueberfallen.pdf
  5. http://helppoland.mil.ru/

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Referencia de la foto: Yannick Morelli / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre las posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort