La Privatización del Imperialismo | Por Rainer Rupp

Un comentario de Rainer Rupp.

Elon Musk, venerado como un prodigio tecnológico, es un ídolo de la llamada Revolución Verde, porque el oligarca estadounidense es el fabricante de Tesla, el “Rolls Royce” entre los coches eléctricos. El hecho de que este lujoso coche llame repetidamente la atención mediante una combustión espontánea con fuegos apenas extinguibles no resta valor a la reputación casi religiosa del multimillonario Musk. En la comunidad de fe de CO2 de los ahorradores de clima, se le considera una señal del hermoso y verde nuevo mundo. Incluso la reciente confesión de Musk de su complicidad en la aplicación del imperialismo criminal de EE.UU. no debería cambiar esto.

El caso en cuestión fue una controversia sobre el golpe de Estado en Bolivia el otoño pasado, que se llevó a cabo recientemente en Twitter. Un opositor le dijo a Musk que el golpe en Bolivia contra el presidente legítimo Evo Morales “no era ciertamente en el mejor interés del pueblo de Bolivia”. Porque el gobierno de EE.UU. está organizando el golpe contra Evo Morales sólo para que tú (Elon Musk) puedas llevar allí el litio (para las baterías)”. Entonces el oligarca loco contestó desafiantemente: “Golpearemos a quien queramos. ¡Supéralo!”

Después de que Musk cosechara una tormenta de mierda por este desvergonzado comentario en Internet, su departamento de propaganda se apresuró a suavizar las ondas y explicó que el magnate de los coches eléctricos sólo había dicho esto en broma. La explicación ni siquiera entró en el asunto de quién se esconde detrás del “nosotros” usado por Musk. Encajaría bien con el megalómano Musk que sólo habla de sí mismo en el pluralis majestatis, es decir, en una forma del plural que las majestades reales usan para sí mismas.

Musk dirige un número de exóticas compañías de alta tecnología como SpaceX. Por ejemplo, construyen grandes cohetes con los que recientemente transportaron a astronautas estadounidenses a la Estación Espacial Internacional (ISS) y los trajeron de vuelta a la salud hace unos días. Estos éxitos han ido obviamente a la cabeza del multimillonario fumador, de lo contrario no habría asumido una corresponsabilidad tan franca y pública por el insidioso golpe contra el gobierno legítimo de Bolivia.

Otros, en cambio, ven la reacción de Musk más como una expresión de apoyo leal a la política exterior de su país, por muy criminal que sea. Con mucha buena voluntad esta lectura también es posible. Pero siendo realistas, no debe pasarse por alto que Musk tenía un interés muy vital en la caída del gobierno boliviano. Porque los coches eléctricos funcionan con baterías de litio, y Bolivia tiene mucho de este raro mineral. Por lo tanto, debe haber sido muy tentador para Tesla y el régimen estadounidense asegurar el acceso al litio boliviano, sobre todo porque el presidente Evo Morales había firmado un contrato de casi mil millones de dólares con la empresa china Xinjian TBEA poco antes del golpe como la única empresa autorizada para extraer litio boliviano.

Debido al golpe de Estado contra Morales, este contrato con los chinos está ahora en juego. En vista de la guerra económica que el régimen de Trump está librando actualmente contra China, Washington también se encargará de que el nuevo gobierno títere boliviano destruya el contrato de litio con los chinos y tome una empresa estadounidense para este fin. Pero Alemania también tiene sus dedos en el pastel. A finales de 2018, la empresa alemana ACI Systems Alemania (Acisa) ya había logrado concluir un contrato de exclusividad con Bolivia.

Sin embargo, debido a que la alemana Acisa no había despegado con sus inversiones, el Presidente Morales había rescindido su contrato de explotación de litio pocos días antes de que se firmara el nuevo contrato exclusivo con los chinos. Ahora, sin embargo, Acisa espera sacar miel del golpe contra Morales al no reconocer la cancelación del contrato. Al hacerlo, aparentemente es apoyada por los nuevos gobernantes patrocinados por los EE.UU. en el gobierno. Esto ciertamente explica por qué el Gobierno alemán reconoció muy rápidamente y sin reservas al nuevo gobierno golpista boliviano como legítimo.

El 11 de noviembre de 2019, un día después del golpe, el editor RT-Alemán Florian Warweg preguntó en la Conferencia de Prensa Federal cómo ve el gobierno alemán la intervención militar contra el presidente electo de Bolivia. El portavoz del gobierno, Steffen Seibert, declaró que acogía con satisfacción la dimisión del presidente boliviano (forzada por los militares, claro está) “como un paso importante”. Seibert llamó a la descripción del evento como un “golpe” “una interesante evaluación de la Rusia actual”. Numerosos gobiernos de América Latina y también la fracción de izquierda del Bundestag, así como el presidente del Partido Laborista, calificaron unánimemente la acción militar como un golpe.

Sahra Wagenknecht, presidenta del Grupo Parlamentario de Izquierda del Bundestag, también declaró en un comunicado de prensa: “El golpe de Estado en Bolivia es un ataque a la democracia, la justicia social y la independencia en América Latina. Todos los logros sociales y los derechos culturales de la población indígena, que se crearon bajo la presidencia de Evo Morales, están ahora en juego”.

Casi ocho meses después de la caída del presidente boliviano, incluso el diario estadounidense New York Times informó que la afirmación de que el presidente Evo Morales había intentado mantenerse en el poder mediante un fraude electoral era una información falsa. Esta acusación fue hecha por la Organización de Estados Americanos (OEA), financiada por los Estados Unidos, y así le hizo el juego a la aristocracia de dinero boliviano y a las turbas que organizaron y financiaron. El supuesto fraude electoral fue también el principal argumento de los golpistas de la oposición política, la policía y el ejército. El New York Times escribe ahora que la tesis del fraude electoral se basó “en datos falsos y técnicas estadísticas inapropiadas”.

El periódico citó a Jake Johnston, de la organización no gubernamental estadounidense “Centro de Investigación Económica y Política (CEPR)”, diciendo que la tesis se basaba en “datos incorrectos y técnicas estadísticas inadecuadas”. Es coautor de un análisis de 82 páginas sobre las elecciones bolivianas y el papel malicioso y delictivo de la OEA en ellas. Johnston dijo: “Los que siguieron de cerca las elecciones de 2019 nunca dudaron de que las afirmaciones fraudulentas de la OEA eran falsas”.

En su respuesta a una “pequeña pregunta” del grupo parlamentario DIE LINKE (Bundestagsdrucksache 19/15985), el Gobierno alemán también había encubierto explícitamente y con muchos trucos de magia jurídica el golpe de Estado en Bolivia como un cambio democrático legítimo y lo había confirmado como supuestamente “conforme a la constitución”.

En vista de la nueva información publicada en el New York Times, el 24 de junio de este año el portavoz del Gobierno Federal, Steffen Seibert, había sido preguntado por RT-Deutsch si, en vista de las pruebas presentadas sobre los resultados de las elecciones difundidas por la Organización de Estados Americanos OEA, el Gobierno Federal no quería evaluar el golpe en Bolivia de manera diferente a la anterior. En este día Seibert no respondió pero prometió presentar una declaración escrita en los próximos días. En esta declaración se decía: “Desde el punto de vista de la Cancillería, no hay razón para dudar de la declaración final de la OEA”. Lo que significa nada más que el gobierno de Merkel sigue justificando el golpe en Bolivia como legítimo.

Así que si en algún momento aquí en Alemania – como ocurrió en Bolivia – el personal de seguridad se retira de la Cancillería y de los edificios gubernamentales y de las estaciones de radio y televisión estatales como la ARD y la ZDF, y luego esta turba irrumpe en los edificios ahora desprotegidos y el Canciller dimite bajo la presión de los militares, entonces nadie debería sorprenderse si los portavoces del gobierno en otros países también acogen este golpe como un importante paso democrático hacia la normalización de las condiciones.

Sin embargo, muchos observadores políticos hace tiempo que vieron venir los acontecimientos en Bolivia, a más tardar tan pronto como Morales emitió su decreto de nacionalización de las riquezas minerales de Bolivia, incluidos los depósitos de litio conocidos como “oro nuevo”. Y al estipular en la constitución que los beneficios de la venta de las materias primas sólo debían utilizarse para mejorar las necesidades más importantes de la población, Morales había cometido un pecado mortal a los ojos de los imperialistas neoliberales. Desde su punto de vista, el plan de Morales de usar la riqueza del país para mejorar las condiciones de vida de la gente común no sólo era completamente loco, sino que era totalmente criminal. Para las élites occidentales y los bancos de Wall Street, incluyendo los de Frankfurt, estaban perdiendo decenas de miles de millones en beneficios. Desde Washington a Berlín, estaba claro para todos que esta locura en Bolivia tenía que ser detenida.

Y en esta situación Morales mismo también cometió grandes errores, especialmente cuando anunció sus planes de nacionalización de las reservas de litio a la prensa internacional, por ejemplo a la DPA alemana, cuyo informe del 17 de julio de 2917 también fue difundido internacionalmente por la Deutsche Welle. Así que las hienas neoliberales tuvieron dos años para preparar el golpe

Los “pecados” de Morales eran numerosos y bastante malos desde el punto de vista de las elites del “valor de Occidente”, por lo que estaba claro que tarde o temprano habría que deshacerse de él. Pero cuando Morales presentó su ambicioso plan para obtener un precio justo por el litio, desafió al poderoso cartel del litio para bien o para mal. Los días del Presidente Morales estaban contados. Y el oligarca Elon Musk jugó un papel importante en esto, basado en los últimos descubrimientos.

De hecho, desde el principio no hubo igualdad de oportunidades en la lucha entre el oligarca estadounidense Elon Musk y el país de Bolivia. Los bienes personales de Musk ascienden a 68.000 millones de dólares y, por lo tanto, son casi un 70 por ciento mayores que el producto interno bruto de Bolivia de 40.580 millones de dólares en 2019. El oligarca estadounidense podría haber comprado todos los bienes y servicios producidos en Bolivia en 2019 y aún le quedarían 27.500 millones de dólares. ¿Pero por qué comprar cuando puedes conseguirlo mucho más barato con un golpe de estado? Sólo tienes que comprar decentemente a unas pocas personas en puestos clave y luego terminas siendo dueño de todo el litio. Ese es el modelo de negocios que hizo las historias de éxito de la globalización neoliberal.

Stephen Karganovic de la Fundación de Cultura Estratégica escribe: “La posibilidad real de que un hombre muy rico con enormes intereses financieros pueda concentrar sus recursos para derrocar al gobierno legítimo de un estado miembro de las Naciones Unidas y salirse con la suya, y más tarde incluso presumir de ello, debería sorprendernos a todos. La facilidad con la que el público trata el comentario revelador de Musk refleja plenamente el declive del sistema jurídico internacional. O, para ser más precisos, muestra la evaporación aparentemente completa de lo que una vez protegió las normas jurídicas básicas del comportamiento sociopático y depredador a todos los niveles, entre los Estados y entre los individuos, y entre los individuos enormemente poderosos y los Estados comparativamente débiles”.

Hay un ejemplo más reciente de esto, en el que el mismo principio está en funcionamiento. Fue el proyecto de financiación privada y subcontratado de la invasión militar de Venezuela de mayo de 2020, cuyo objetivo era capturar y capturar a los líderes del país y sustituirlos por marionetas flexibles en torno al autoproclamado “presidente” Juan Guaido.

De hecho, parece que se está produciendo una evolución peligrosa en esta esfera, en la que los oligarcas súper ricos ya no se conforman con acumular aún más dinero, sino que tratan cada vez más de perseguir sus propios objetivos políticos, a menudo muy peligrosos, lejos de los partidos políticos u otras estructuras democráticas o incluso pseudodemocráticas, de acuerdo con el principio de que “el dinero es poder y mucho dinero es aún más poder”. Esto trae inmediatamente a la mente a personas como Bill Gates y George Soros; Gates con su impulso patológico de vacunar a todo el mundo y George Soros con sus revoluciones de colores y su actual apoyo a Black Life Matters (100 millones de dólares) y probablemente no mucho menos a la antifa en los EE.UU.

Pero Musk, Gates y Soros no son, de lejos, los únicos. Por lo tanto, debemos examinar muy de cerca los supuestos beneficios distribuidos por los súper ricos y aprender a entender cuál es su propósito.

+++

Gracias a los autores por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: L Galbraith / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort