La pandemia de la Corona 2020: El caso de prueba del modelo de negocio de las enfermedades infecciosas

El Plan Maestro de la OMS para la Pandemia.

Un comentario de Franz Ruppert.

Cuando se fundó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1946, tenía la siguiente definición en su plan maestro: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedades o dolencias. El goce del más alto nivel posible de salud es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, sin distinción de raza, religión, opinión política o condición económica o social”.

Dado que la OMS se ha visto cada vez más influida por las donaciones de la industria y de fundaciones dudosas, se ha convertido cada vez más en una asociación de presión y, por lo tanto, también acorta cada vez más su definición de enfermedad y salud al modelo médico-biológico de las enfermedades infecciosas. En consecuencia, habría principalmente patógenos que habría que combatir con vacunas y medicamentos. Así pues, se ignoran radicalmente las actividades de autocuración del propio sistema inmunológico del cuerpo, los factores psicológicos, sociales, económicos, nutricionales y ambientales que determinan decisivamente el estado de salud de una persona. Por consiguiente, se invertirán de ahora en adelante grandes cantidades de fondos públicos y privados en la prevención de infecciones y en la investigación y distribución de vacunas, como si el bienestar de toda la humanidad dependiera únicamente de un puñado de virus. En 2019, la OMS ha presentado el correspondiente documento de estrategia:

 “La OMS ha adoptado hoy una Estrategia Mundial contra la Gripe para 2019-2030, cuyo objetivo es proteger a las personas de todos los países de la amenaza de la gripe. La estrategia tiene por objeto prevenir la gripe estacional, controlar la propagación de la gripe de los animales a los seres humanos y prepararse para la próxima pandemia de gripe.

“La amenaza de una pandemia de gripe está siempre presente”, dice el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “El riesgo de que un nuevo virus de la gripe se extienda de los animales a los humanos y cause una pandemia está siempre presente. La cuestión no es si tendremos una nueva pandemia, sino cuándo. Debemos estar atentos y preparados: el costo de un gran brote de gripe superará con creces el costo de la prevención”.

El objetivo de esta nueva estrategia de la OMS está claramente establecido: La vigilancia y el control de todas las personas del mundo, lo que es fácil de hacer hoy en día con la tecnología de la información y los teléfonos móviles, y la producción de medicinas y vacunas que pueden ser administradas a toda la población mundial cada año.

“La nueva estrategia es la más completa y de mayor alcance que la OMS ha desarrollado para la gripe. Establece una forma de proteger a las poblaciones cada año y ayuda a prepararse para una pandemia mediante el fortalecimiento de los programas de rutina. Hay dos objetivos generales: 

  1. Crear una capacidad nacional más sólida para la vigilancia y la respuesta a las enfermedades, la prevención y el control, y la preparación. Para lograrlo, cada país debe contar con un programa adaptado a la gripe que contribuya a la preparación y la seguridad sanitaria nacional y mundial.
  2. Desarrollar mejores herramientas para prevenir, detectar, controlar y tratar la amenaza de la gripe, como vacunas más eficaces, medicamentos antivirales, con el objetivo de que estén disponibles para todos los países”.

Para la OMS, no importa si todo el asunto se llama una pandemia de gripe o de corona – lo principal es que su plan maestro de pandemia se está desarrollando a nivel mundial. En un intento por hacer creíble en 2020 una pandemia con la hipótesis no probada de que un virus se ha propagado de los animales a los humanos, se ha elegido esta vez un nombre que suena positivo: “Corona”. A diferencia del pasado, cuando se hablaba de la gripe porcina, aviar, bovina o de camellos, se nos dio inmediatamente una imagen memorable de la esfera de la Corona, de color rojo brillante, para que todos pudieran imaginar fácilmente el supuesto virus asesino con sus púas en la superficie de la esfera.

La afirmación de que los virus saltan de los animales a los humanos es importante para toda la construcción de la infección, ya que se puede afirmar que el sistema inmunológico humano no está preparado para tal ataque de virus. Esta idea se mantiene incluso cuando se establece en la práctica que el 95% de las personas infectadas con el supuesto virus asesino “Corona” no sufren ningún daño grave a su salud.

Su aplicación, por ejemplo, en Baviera

El Plan marco para la pandemia de gripe de Baviera es un ejemplo de la aplicación sistemática y detallada de la estrategia del plan maestro de la OMS para la declaración y la aplicación práctica de una pandemia. Contiene todas las palabras clave (“nuevo virus”, “altas tasas de mortalidad”, “los sistemas de atención de la salud están sobrecargados”…), que se utilizarán en el año 2020 en el caso de una “pandemia de corona”, a fin de justificar ante la población las drásticas medidas de restricción de sus libertades habituales mediante repeticiones de tipo mantra. El toque específico bávaro (“festivales folclóricos”) no debe faltar, por supuesto.

Así dice en extractos de este plan marco bávaro: “Una pandemia es una epidemia mundial. Una pandemia de gripe es causada por un nuevo tipo de virus de la gripe. Dado que este nuevo patógeno no ha estado presente anteriormente en la población humana o no lo ha estado durante mucho tiempo, el sistema inmunológico no está preparado. Por lo tanto, el ser humano tampoco está protegido. Así pues, las pandemias pueden dar lugar a un aumento de las tasas de morbilidad y mortalidad, que son muy superiores a las tasas de las olas de gripe anuales. Por lo tanto, podrían suponer una carga extrema para el sistema de atención médica y el servicio de salud pública (ÖGD), e incluso una amenaza considerable para el orden público y el funcionamiento de toda la economía nacional. …

Las medidas generales tienen por objeto contener la dinámica de la infección reduciendo los contactos sociales en la población general o en grupos específicos de personas. Se puede considerar que, por sí solas o como complemento de las medidas individuales, pueden contrarrestar la propagación de la gripe en personas todavía sanas o ligeramente enfermas. Por su propia naturaleza, van acompañadas de importantes restricciones a la vida pública, tienen a veces consecuencias económicas u organizativas considerables, pueden chocar con los derechos fundamentales y, por lo tanto, se reservan exclusivamente para situaciones en las que no bastan medidas menos drásticas. Los afectados son, por ejemplo, los acontecimientos o eventos importantes (por ejemplo, acontecimientos culturales, deportivos o políticos, mercados, festivales públicos), que pueden restringirse, prohibirse o someterse a requisitos de minimización de la infección. Los derechos fundamentales afectados son la libertad de opinión, la libertad artística, la libertad de ocupación; en el caso de los acontecimientos políticos – también la libertad de reunión). También es posible el cierre de instituciones públicas o privadas en las que se reúne un mayor número de personas. …“

El gobierno bávaro también está plenamente de acuerdo con la OMS en lo que respecta a la resolución del estado de la pandemia:

“La posibilidad de vacunar a la población con un nuevo virus de la gripe en caso de pandemia representa una medida de protección clave de cualquier planificación moderna de una pandemia. Con el telón de fondo de las condiciones marco técnicas para la producción de una vacuna pandémica, cabe esperar que transcurran varios meses entre la recomendación de la OMS y la entrega completa de la vacuna por el fabricante (Fig. 6.2). Esto debe tenerse en cuenta en la planificación conceptual para hacer frente a una pandemia. El objetivo es asegurar el suministro de vacunas para aquellos sectores de la población para los que se recomienda la vacunación lo antes posible”.

La pandemia de la Corona en detalle

Bajo el nombre de “Corona”, se está llevando a cabo una pandemia de este tipo con el estado mayor. Para ello se necesitan los siguientes ingredientes:

  • El SARS-CoV-2, un supuesto virus asesino altamente infeccioso: Sin más preámbulos, este coronavirus no se identifica como una secuencia de ARN, sino que se le da inmediatamente un nombre de enfermedad y por lo tanto se define como una enfermedad específica: SARS-CoV-2 “Severe Acute Repiratory Syndrome Corona Virus 2” (Síndrome respiratorio agudo severo coronavirus, tipo 2). El virus, que podría tener todo tipo de consecuencias, como la ausencia de síntomas, un ligero rasguño en el cuello o una nariz que gotea, debe por lo tanto imaginarse que tiene las peores consecuencias: La gente puede ahogarse hasta morir. Esto despierta inmediatamente temores existenciales extremos en la comunicación.
  • Covid 19, una enfermedad que puede definirse a voluntad: como el propio virus ya lleva el nombre de una enfermedad terrible, la enfermedad que se supone que está vinculada a él se llama entonces simplemente Covid 19, es decir, enfermedad coronavírica a partir de 2019. Esto tiene la ventaja adicional de que puede significar cualquier cosa que se quiera subsumir bajo ella en la práctica de la pandemia: el virus podría también atacar el cerebro, el corazón, los riñones, etc. Lo principal es que la gente tiene la impresión de que es un villano impredecible que puede atacar en cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Una prueba que detecta el virus y la infección al mismo tiempo: Este truco fue rápidamente entregado por el Prof. Dr. Drosten, a la edad de 32 años, ya altamente condecorado con órdenes de fundaciones relacionadas con la industria farmacéutica, en su instituto de Berlín sin ningún estudio de validación importante. Esta prueba no sólo se toma como evidencia de la presencia de ciertas secciones de la secuencia base de un coronavirus. Ya se considera una prueba que permite diagnosticar la posible enfermedad infecciosa SARS-CoV-2 o Covid-19. Cuantas más pruebas se realicen, más casos de supuestas enfermedades saldrán a la luz.
  • Una epidemia en la que se puede basar el caso de la pandemia: En Alemania fue la epidemia de gripe estacional. Al parecer, el carnaval todavía se esperaba después de que se conocieran las noticias de China, a fin de que se propagara una enfermedad infecciosa claramente perceptible.
  • Una nueva perspectiva y proyecciones del riesgo: una infección con un coronavirus ya está definida como una posible enfermedad. Por lo tanto, toda persona infectada corre el riesgo potencial de enfermarse gravemente, o bien él mismo representa un riesgo de infección para otras personas que podrían enfermarse gravemente. Los juegos de números y la extrapolación con los peores escenarios ayudan aquí a alimentar el miedo en la población. Con la ayuda del concepto de infecciosidad, todas las personas sanas, ya sean niños o ancianos, también están potencialmente enfermas y deben ser vigiladas y controladas preventivamente. Y una vez que la vacuna esté disponible, es lógico que también se vacunen.
    El concepto médico ortodoxo de “enfermedades” que pueden ser objetivadas

La llamada “medicina ortodoxa” lleva mucho tiempo argumentando de forma científica abreviada e ignora por completo, por ejemplo, las influencias psicológicas en la salud humana. El ser sujeto de un ser humano, que una persona tiene funciones del ego, voluntad y conciencia, necesidades y emociones y que toda su historia de vida tiene una gran influencia en su estado de salud, se declara de importancia secundaria en esta dirección de la medicina. En cambio, las variables aparentemente objetivas se miden en un ser humano (por ejemplo, la presión sanguínea, los niveles de insulina en la sangre). Éstos se evalúan como pruebas tangibles de su “enfermedad” y se convierten en la base de los tratamientos puramente físicos y químicos. La persona en cuestión se denomina “paciente” = “enfermo”, aunque no sufra en absoluto por algo completamente diferente o por este síntoma.

El objetivo de la medicina ortodoxa no es mejorar el bienestar de una persona o incluso apoyarla en el desarrollo de su personalidad, sino cambiar los parámetros de la enfermedad previamente definidos en su cuerpo. Enfermedad significa “tener síntomas” y la salud se equipara así, en resumen, con la ausencia de síntomas de cantidades físicamente mensurables.

Este enfoque, que ignora por completo a la persona en su entorno de vida, da lugar necesariamente a nuevos problemas que surgen a través de la supresión y la eliminación de ciertos síntomas. Sin embargo, esto no provoca escepticismo en la medicina ortodoxa sobre el propio enfoque del tratamiento. Más bien, inspira su ambición de encontrar nuevos medicamentos, operaciones, radiación, etc., incluso contra los llamados “efectos secundarios” de los tratamientos médicos convencionales.

En psiquiatría, por ejemplo, a veces se prescriben a los “pacientes” diez o más drogas al mismo tiempo para controlar las consecuencias de los efectos de otras drogas. En consecuencia, rara vez están libres de síntomas, pero se les asigna cada vez más la condición de “enfermos crónicos” cuanto más tiempo llevan en tratamiento psiquiátrico. Entonces, definitivamente se necesita una medicación a largo plazo. El fracaso de los esfuerzos médicos ortodoxos no se atribuye a su teoría equivocada de la enfermedad y a la práctica devastadora de su tratamiento, sino a la supuesta incurabilidad de las enfermedades, por lo tanto, a los propios pacientes. Un “bonito” ejemplo de cómo funciona la conversión de perpetrador-víctima en sociedades traumatizadas.

Sin embargo, en términos monetarios, este pozo sin fondo de síntomas es una mina de oro para los actores de ese “sistema de enfermedades”. Ser paciente una vez significa ser paciente para siempre, de quien se puede ganar dinero durante toda la vida.

Para evitar la acusación de que estoy cuestionando los esfuerzos honestos de los médicos para ayudar a los enfermos, me gustaría poner un signo de interrogación sobre todo el sistema: Conozco a muchos médicos de mi entorno privado y profesional, a los que tengo en gran estima como seres humanos y a los que considero muy competentes. Sin embargo, cuando trabajan en un contexto médico ortodoxo, todos admiten que se sienten atrapados en este sistema y que esto no es lo que ellos como médicos quieren hacer bien para los enfermos.

¿Qué hay de nuevo en el concepto de “enfermedades infecciosas”?

El concepto de enfermedad infecciosa es algo nuevo en comparación con otros modelos de enfermedad dentro de la medicina ortodoxa. Mientras que para el tratamiento del “cáncer”, la “diabetes”, la “obesidad”, la “hipertensión”, la “esquizofrenia” o la “depresión”, etc., el concepto de “enfermedad infecciosa” es una novedad. las personas tienen que mostrar al menos las anormalidades físicas o psicológicas que sufren, esta circunstancia está completamente ausente en el caso de las enfermedades infecciosas. Aquí, basta con señalar que existe un patógeno peligroso para atribuir a todas las personas del mundo la propiedad de ser potencialmente infecciosas y otras potencialmente infecciosas, para que puedan ser diagnosticadas como enfermedades infecciosas. Por lo tanto, todos son automáticamente pacientes y, en consecuencia, deben ser “tratados” con las posibles llamadas vacunas protectoras.

El truco lógico de reclamar las enfermedades no como algo construido por la medicina ortodoxa, sino como algo natural, que yace en el propio paciente, también es utilizado por la medicina ortodoxa para otras enfermedades. En lugar de decir que a una persona se le diagnostica una enfermedad llamada “cáncer”, “diabetes”, “hipertensión arterial” o “depresión” cuando se presentan ciertas anormalidades físicas o psicológicas, se dice simplemente que esta persona tiene “cáncer”, “diabetes”, “hipertensión arterial” o “depresión”. Esto justifica entonces el “tratamiento médico” y su facturación a través de las compañías de seguros de salud en el marco de los sistemas de salud estatales, que están dominados por la medicina convencional en casi todo el mundo.

En este contexto, la medicina ortodoxa ha utilizado recientemente de manera creciente el truco de redefinir las “enfermedades” independientemente del sufrimiento subjetivo de los “pacientes”. Una forma de hacerlo es reduciendo los valores límite, lo que aumenta repentinamente el número de “pacientes” a tratar. El volumen de negocios y los beneficios de la industria médica aumentan enormemente gracias a esas manipulaciones estadísticas.

El modelo de negocio de las enfermedades infecciosas

Como modelo de negocio, las “enfermedades infecciosas” tienen enormes ventajas para los fabricantes de medicamentos y vacunas supuestamente eficaces desde el punto de vista antivírico:

  • La investigación de la vacuna es apoyada por subvenciones del gobierno.
  • Los fabricantes de los productos farmacéuticos pueden vender sus productos directamente a los respectivos estados a precios de monopolio, porque estos estados tienen que proteger a sus poblaciones.
  • Los países más ricos, como Alemania, por ejemplo, también deberían asumir los costos de los países más pobres, como los Estados africanos.
  • Los riesgos de la compensación de los daños causados por las vacunas también corren a cargo de las arcas del Estado debido a la urgencia de disponer de esas vacunas lo antes posible.
  • Una gripe o cualquier otra pandemia puede ser declarada por la OMS en cualquier momento y hace de la vacunación un negocio permanente como medida preventiva.

No es necesario ordenar la vacunación obligatoria de las personas afectadas, que al menos en países como Alemania, por ejemplo, no se puede aplicar tan fácilmente contra la resistencia de la población. Basta con poner en práctica las restricciones a la libertad de expresión, la libertad artística, la libertad de ocupación y la libertad de reunión mencionadas en el plan pandémico mediante una ley de protección contra la infección contra cualquiera que no pueda demostrar de otro modo la inmunidad sin la vacuna protectora.

Como medida de precaución, “Corona” ya está practicando que la prueba de inmunidad sólo es válida por unos días. Incluso a los que ya han sido sometidos a pruebas para detectar el supuesto virus asesino y no mostraron ningún síntoma después de 14 días de cuarentena, o que ahora incluso tienen anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en la sangre, no se les promete una garantía de no infecciosidad o inmunidad de por vida. Este insidioso virus podría volverse aún más peligroso con el paso del tiempo y luego en una segunda ola matar aún más gente. Para la mayoría de la gente, aceptar las vacunas permanentes será entonces la forma aparentemente más fácil que ser presionado constantemente para probar su propia inmunidad sin entradas en la tarjeta de vacunación electrónica.

La pandemia de la corona es por lo tanto ahora el caso de prueba para el valiente nuevo orden posterior. Los costos y daños de la pandemia de 2020 no pueden ser lo suficientemente altos ahora para poder hacer preguntas en los próximos años: ¿Qué preferirías tener? ¿Otra pandemia con un bloqueo y todas las medidas agonizantes para la población o más bien todos los años, preferentemente a finales de año la actual vacuna contra la gripe para jóvenes y viejos? Tal vez en Alemania como un vale de regalo de Navidad bajo el árbol de Navidad, bellamente envuelto. ¡Así es como se convierte a la gente sana en yonquis que se cuelgan de la aguja de la vacuna!

La comunidad de víctimas y perpetradores conspiró en la locura

Una de las mayores ideas falsas de la población sigue siendo la de creer que el virus de la corona es un fenómeno natural que se ha propagado a los seres humanos a partir de un murciélago, ante el cual los políticos tuvieron que reaccionar urgentemente para proteger a la población de millones de muertes. Cuanto más drásticas son las medidas tomadas, más plausible parece el alto riesgo del virus. Incluso la continuación de los planes de pandemia con distanciamiento social y máscaras obligatorias, aunque no haya casos más graves de enfermedad en Alemania, por ejemplo, se interpreta como una reacción a un virus imprevisible que podría volver a atacar en una segunda oleada.

Asimismo, la ausencia de las elevadas tasas de mortalidad previstas y el hecho de que las unidades de cuidados intensivos permanezcan vacías no se atribuye a la autoinmunización prevista de la población en el curso de una epidemia de gripe, sino a las drásticas medidas pandémicas. Incluso los fracasos del tratamiento con respiración artificial o tabletas de cloroquina en personas enfermas causados por la predefinición del cuadro clínico “síndrome respiratorio agudo” y el daño masivo causado por el encierro social a los ancianos, niños y trabajadores previamente sanos en una escala masiva, simplemente se ignoran y se registran obstinadamente como consecuencias del virus. También el daño económico y el peligro de una inmensa deuda nacional y una tasa de inflación galopante son simplemente ignorados o atribuidos al virus.

En el lenguaje de la psicotraumatología, llamo a esto la separación psicológica de la referencia a la realidad. En esta pandemia de corona, tanto las víctimas como los perpetradores forman una comunidad inquebrantable y conspirativa que simplemente se desvanece o reinterpreta engañosamente todas las realidades que no encajan en su interpretación del virus mortal. Se ahorran el uno al otro para nombrar claramente su lado de víctima y de autor. Cualquiera que perturbe esta armonía ilusoria con cuestionamientos críticos y referencias a las causas y consecuencias reales de este loco proyecto de poner toda la vida social a cero de golpe es entonces un malvado teórico de la conspiración que obstaculiza a las buenas personas en sus acciones. Permitir que se comprenda que toda la población y toda una economía han sido aprovechadas desde hace mucho tiempo por los especuladores en el campo de la salud y que los políticos gobernantes están ayudando actualmente a llevar esto al extremo mediante el modelo de enfermedades infecciosas sería plantear la cuestión del sistema: ¿Esta dominación del pueblo sigue siendo legítima? Es por eso que muchas personas afectadas están ahora dando vuelta esta visión: Nuestro gobierno se enfrenta a una nueva situación, sí, comete errores y a veces exagera, pero básicamente nos protege.

Por favor, despierta de la ilusión

El despertar de esta ilusión será tanto más amargo para todos nosotros cuanto más se retrase su final. De ahí mi propuesta a todos los interesados: ¡Por favor, háganlo ahora!

+++

Nota del editor: La audio-visión de este artículo difiere en partes de la contribución escrita, que representa la forma actualizada.

+++

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Fuente de la imagen: ABO PHOTOGRAPHY / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort