La Liberación | Por Kerstin Chavent

Para encontrar el camino de vuelta a nuestra creatividad, tenemos que ser conscientes de nuestros demonios internos.

Un comentario de Kerstin Chavent.

Todo se trata del panorama general. Lo que experimentamos es el paso de una edad a otra. Para tener éxito, necesitamos una visión clara y honestidad hacia nosotros mismos. Debemos atrevernos a llamar a las cosas por su nombre. Así es como pierden su poder. Las pegajosas y oscuras energías que se adhieren a nosotros y nos ocupan deben ceder a medida que nos damos cuenta de ellas y las enviamos a la luz.

Al principio era la palabra. Esto es lo que está escrito en el Evangelio de Juan. Significa: La Palabra tiene poder creativo. De la Palabra nacen mundos. Un simple sí o no puede construir o derribar imperios. Como único ser vivo terrenal, le corresponde al hombre nombrar las cosas y darles una forma y una dirección. Nosotros decidimos el significado y el sentido de los nombres que damos. ¿Es el árbol un mero proveedor de madera, un animal una porción de carne, un niño un consumidor en crecimiento? ¿Vemos al ser vivo como una mercancía o como un ser divino que debe ser respetado y protegido?

A lo largo de nuestra historia, la conciencia de que creamos el mundo con nuestro pensar, sentir y decir se nos ha ido quitando poco a poco. Hemos permitido que los seres vivos se conviertan en cosas con las que ya no tenemos ninguna relación. Toda destrucción se basa en la idea de que no estamos conectados con lo existente. La tierra es un proveedor de recursos minerales, una mera base para sustratos químicos y construcciones. Los minerales, plantas y animales no son más que recursos. Nuestra propia existencia sin sentido se pierde entre comer y ser comido y se hace soportable sólo a través de la distracción.

Así es como hemos perdido nuestra creatividad con el tiempo. Nos hemos convertido en esclavos que son llevados con una correa por las autoridades autoproclamadas. Sumisamente nos dejamos reprender, encerrar, vigilar y robar nuestros derechos básicos. No hay abrazos, no hay manos que se sostengan. Avergonzados estiramos los codos y los puños para saludarnos. No hay celebración familiar, ni fiesta, ni concierto, ni comida común, ni canto, ni baile, ni juego. Lo que es agradable está prohibido.

Mundo al revés

Para la mayoría de la gente, esto parece ser la “nueva normalidad”. Creen en lo que se les dice y consideran que los que dudan de la narrativa oficial se equivocan. Así que las cosas se han invertido y torcido. El espíritu libre de pensamiento se convierte en el teórico de la conspiración de la derecha y el seguidor se convierte en el filántropo.

Los egoístas de hoy son los que protestan contra la draconiana privación de la libertad, y los ciudadanos responsables son los que impiden que toda una sociedad viva.

Se encarcela a los niños para proteger a los pensionistas y los asesinos en masa se presentan como benefactores. Los enfermos son los sanos y los sanos son los enfermos.

Es un juego diabólico. Todo está cambiado. Izquierda y derecha, derecha e izquierda, bien y mal. Sistemáticamente la mentira se distorsiona en la verdad y la verdad en la mentira. En la actual confusión global, poco queda del poderoso creador que una vez fuimos. Nuestra historia se llama progreso y es un movimiento progresivo de lo natural a lo artificial. Nacemos incompletos y defectuosos, y primero debemos enderezarnos para convertirnos en un verdadero ser humano. Habiendo madurado en consumidores obedientes, trabajamos para “ganarnos la vida”, como dicen los franceses. Lejos de nosotros está la idea de que la vida es un regalo, la tierra un paraíso y el hombre un ser inspirado por el aliento divino.

Las instituciones educativas y las autoridades obligan a los seres humanos en crecimiento a adoptar una forma que sea útil para la sociedad respectiva. Todo lo poético, sublime y bello se corta de raíz como la curiosidad y la diversión del descubrimiento independiente. Hemos pasado de los monos a los bípedos, de los cavernícolas al homo technicus, cuyo mundo está controlado por la máquina. Los cálculos y los algoritmos establecen el tono. Nunca ha sido esto más evidente que hoy. Y nunca ha estado más claro a dónde conduce este desarrollo: a un mundo en el que incluso el hombre no es más que una cosa desalmada que puede encenderse y apagarse a voluntad.

La danza de los demonios

Al igual que este desarrollo, estoy sacudido por la gente que no lo ve. Mientras que la extinción global de los vivos está teniendo lugar ante nuestros ojos, los que advierten de la catástrofe están siendo insultados y difamados. “¡¿No ves de qué va todo esto?!”, quiero gritarles. ¿Cómo puedes seguir creyendo en la narrativa oficial? ¿Por qué no te unes a los que se están levantando en tu causa? ¿Por qué los culpas de repetir como loros las teorías de conspiración y de buscar soluciones simples a problemas complejos? ¿Cómo puede creer que los valientes manifestantes son existencias perdidas que no pueden hacer frente a sus vidas y se suben a cualquier vagón que ofrezca una salida a su descontento? ¿Por qué no los escuchas por una vez en paz? ¿Qué tienes que temer cuando te involucras? ¿Qué estás tratando de proteger?

La claridad necesita puertas abiertas, habitaciones en las que la luz fluya. Si nos cerramos, creamos las condiciones para que la oscuridad se extienda.

Acumulamos polvo en el interior. Huele a humedad como un sótano sin ventilación. En este entorno más allá de nuestra conciencia, los seres poco encantadores se sienten particularmente a gusto: duendes, demonios y todo tipo de diablos que, como los vampiros, se alimentan de la energía dentro de nosotros que se aleja de la luz. No tienen patas de caballo y no llevan cuernos en la cabeza. No Belcebú, Mefisto y Lucifer son sus nombres hoy en día, sino la indiferencia, la ignorancia, la justicia propia, el orgullo y la terquedad.

Nadie está a salvo de estos tipos. Se cuelan donde no estamos atentos, donde estamos distraídos y nuestros sentidos están nublados. Cualquiera que afirme no tener estas cualidades es particularmente impetuoso. La ilusión es su reino, aquí marchan los poderes oscuros. Se aferran a nosotros sin que nos demos cuenta de nada. Hacen sus travesuras sin obstáculos en aquel para quien su mundo interior es ajeno y que sólo cree en la materia. Gritan y gritan, acusan e insultan, escupen y silban y hacen mucho ruido.

Tienen que romper todo. Se detienen antes y siguen; condenan, justifican y humillan. Como las serpientes, escapan de su propia responsabilidad. Destruyen la esperanza y no dejan nada más que un frío vacío. En el infierno que crean, no hay conflagración, sino un frío glacial. Este infierno no se encuentra en un lugar distante en el centro de la tierra, sino en medio de nosotros, allí: donde cortamos las conexiones, donde esterilizamos y desinfectamos, donde se destruye lo viviente, donde no mostramos nuestro rostro y donde no hay lugar para el encuentro.

Llamar a las cosas por su nombre

Así como hay un infierno dentro de nosotros, también el cielo está dentro de nosotros. Nuestro ser une a ambos. Podemos poner fin a la danza de los demonios y liberarnos de su babeante compañía. En el momento en que son llamados por su nombre, su poder se pierde. ¡Te veo! ¡Sé quién eres! En los cuentos de hadas, Rumplestiltskin se parte en dos y desaparece cuando la reina lo llama. La vieja promesa, el hechizo que hizo, ya no existe. La niña se queda con su madre. Lo que dio a luz no se lo pueden quitar. Ese es el poder de la palabra.

La Reina no ha ido a la guerra. No ha tomado las armas. Se quedó con ella misma y se informó. Eso es lo que debemos hacer ahora. Se nos pide que miremos dentro de nosotros mismos y seamos conscientes de lo que reside en nuestro interior. Que las mentiras en el mundo exterior cabalguen salvajemente – podemos regar la tierna planta de la honestidad dentro de nosotros: ¿Cómo lo estoy haciendo realmente? ¿Qué siento en lo más profundo de mi ser en esta situación? ¿Realmente creo que las cosas están sucediendo aquí? ¿O es que hace tiempo que comprendí lo equivocado que está todo y no me atrevo a admitirlo?

Entrando en el jardín

Tal vez por eso me molesto tanto cuando salen los temas candentes. El dedo está en la herida. Duele. Hay mucho en juego. Desesperadamente arremeto, tratando de evitar que mi realidad se convierta en una ilusión. Pero por mucho que deje bailar a mis demonios internos: no podré detener el evento.

El cambio está ahí. El tiempo está maduro. Es ahora. Lo que escuchamos son los gritos de muerte de un sistema centenario que ha cerrado las puertas de nuestro Jardín del Edén interior.

Pero ese jardín todavía existe. Está ahí, y ha sido preservado para nosotros. Aunque mucho de lo que hay en ella se ha secado, podemos abrir la puerta y llevar agua a ella, purificando el agua, nutriendo el agua. Se permite que fluyan las lágrimas, lágrimas sobre lo lejos que nos hemos alejado de nosotros mismos, sobre la violencia que nos hemos hecho y las ilusiones a las que hemos sido sometidos. Se acabó. Es bueno. El luto por los perdidos ha terminado. Algo nuevo puede comenzar.

Y así, el manantial que brota dentro de nosotros se libera de nuevo. Brillante y maravillosamente claro está ante nosotros: nuestra creatividad. La alegría, el entusiasmo, la curiosidad y el deseo se precipitan y nos invitan a realizar juntos nuestra mayor fuerza. Nuestra creatividad no tiene límites. Hace que todo sea posible. ¡Somos seres creativos! Cada deseo, cada sueño puede encontrar su cumplimiento, incluso el de encontrar una salida a nuestra situación actual. Para los que creen en ello, la transición es como correr una cortina y entrar en una nueva realidad.

+++

Nota sobre el artículo: El presente texto apareció por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse“, en cuya junta asesora participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Andrii Yalanskyi / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort