Especies asesinas | Por Nicolas Riedl

Un punto de vista de Nicolas Riedl.

Recientemente, los animales han sido asesinados en masa una y otra vez con propósitos completamente absurdos, como si la matanza en masa de seres sensibles para la extracción de carne y piel no fuera lo suficientemente amoral. Sólo recientemente, por ejemplo, el gobierno danés planeó matar alrededor de 16 millones de visones, ya que un virus de la corona había mutado en ellos, lo que pondría en peligro la eficacia de las posibles vacunas de la corona. Aunque el gobierno ha abandonado estos planes, es importante observar la mentalidad humana que permite que ocurran actos tan brutales.

En 1933, 470.000 reses y 438.000 cerdos fueron asesinados en el estado de Nebraska. No con el propósito de procesarlos para convertirlos en carne que luego terminaría en los platos de la población americana. Ni para hacer ropa con sus pieles. No: El aproximadamente un millón de seres sensibles tuvieron que dar sus vidas para mantener el precio de los alimentos lo más alto posible.

Esta locura fue causada por la Ley de Ajuste Agrícola de 1933. Dado que los agricultores, indemnes de las secuelas de la crisis financiera de 1929, pudieron “producir” alegremente, la oferta de animales de cría, o más bien de carne, fue mucho mayor que la demanda de la población empobrecida, por lo que el precio cayó en la bodega. Para remediar la situación, la oferta tuvo que reducirse enormemente, con el objetivo de que el precio volviera a subir, de modo que los agricultores pudieran vender sus productos de forma rentable y cubrir sus costes. Sin embargo, este objetivo no se perseguía liberando a los animales en libertad, en las interminables extensiones de los entonces poco poblados Estados Unidos. No es así, simplemente les dispararon.

Se perdieron casi un millón de vidas. Y no en una interacción equilibrada de comer y ser comido, como lo conocemos del reino animal. ¡No! Las vidas reales fueron terminadas violentamente para corregir un desarrollo equivocado en una construcción más o menos artificial de la oferta y la demanda.

Este ejemplo muestra la lamentable relación que el hombre moderno y civilizado tiene con la naturaleza cuando es capaz de realizar tales actos diabólicos sin percibirlos como abominables o incluso cuestionarlos. Estos animales aparentemente ya no eran tratados o vistos como seres vivos, sino como objetos puros, como una masa de intercambio “orgánica”. Esto contrasta completamente con la actitud espiritual de los nativos americanos, que siempre estaban ansiosos por reaccionar a todo lo que tomaban de la naturaleza con un (retorno) dar para mantener el equilibrio.

Esta actitud despectiva hacia los animales sigue siendo omnipresente hoy en día. La actitud mental en la que los animales son considerados como objetos para ser explotados, que pueden ser arbitrariamente mantenidos en cautiverio, torturados, asesinados y luego comidos para un propósito específico.

Así la historia se repite una y otra vez. En 2012, es decir, de nuevo poco después de una crisis económica mundial, se sacrificaron millones de animales en todo el mundo (!) “sin motivo alguno”, sin que se consumieran ni se siguieran procesando después. También con el objetivo de hacer que el precio de los alimentos suba de nuevo. La perversión de esta mentalidad se puede ver en el artículo del Guardian: Porque el problema no es que tal medida sea un acto sin precedentes para condenar, sino que el precio de los amantes de la carne está subiendo.

Otro ejemplo, aún relativamente reciente, muestra que la matanza masiva “no provocada” de animales se hace con fines bastante diferentes. Mientras que en los dos primeros ejemplos fueron los bajos precios de los alimentos, la escasez de agua en Australia el invierno pasado fue la razón para filmar 10.000 camellos desde helicópteros. Los camellos “contaminarían los manantiales” y “pisotearían la flora natural”. Esta acusación del género homo sapiens contra otras criaturas vivientes no carece de cierto cinismo – la disonancia cognitiva ante la forma en que el hombre formativo ha cambiado y profanado la superficie de la tierra no tiene precedentes.

Citar la escasez de agua como la razón de la matanza masiva de camellos es diferente de la corrección del precio de los alimentos en que esta razón es real. Sin embargo, el hombre mismo ha hecho realidad esta razón a través de sus acciones.

Pero volvamos a la ganadería o a la cría industrial de animales en masa y tomemos como base la siguiente cifra: la producción de un kilo de carne de vacuno requiere 15.000 litros de agua. La situación no es diferente para la producción de cerdo y pollo. Ahora puedes imaginarte cuántos kilos de carne salen de un típico matadero por día. Luego añadimos el hecho de que Australia tiene unos 75 mataderos. Estas cifras son útiles para estimar aproximadamente en nuestras cabezas la inimaginable cantidad de agua que se desperdicia para la producción de carne sólo en este continente desértico. Pero en lugar de ahorrar el agua allí, los habitantes prefieren disparar a los camellos, ya que éstos consumirían el agua, la contaminarían y destruirían la flora natural, lo que por supuesto los humanos nunca harían.

Este ejemplo muestra la inversión completa de la causa y el efecto, la víctima y el autor. Y, por supuesto, la historia del asesinato masivo de animales “sin provocación” que acabamos de esbozar continúa en los tiempos de Corona.

Morir por la vacuna

A principios de noviembre, el gobierno danés tomó la decisión de matar a todos los 15 a 17 millones de visones del país. Antes de eso, ya habían muerto más de un millón de visones. Sólo el 9 de noviembre la Ministra Mette Frederiksen abandonó los planes. Normalmente, los pequeños roedores de las granjas de visones se transforman en pieles caras para abrigos y otras prendas de vestir. Como si la razón de la matanza “normal” del visón no fuera lo suficientemente escandalosa, la razón de la repentina matanza de todos los animales puede realmente dejarte sin palabras.

Como ya se ha mencionado, todos los visones deberían morir, porque en las granjas de visones uno de los virus de la corona ha mutado, este virus podría saltar a los humanos y – se oye, se maravilla y grita – podría poner en peligro la eficacia de las potenciales vacunas de la corona. Aquí es donde algo se convierte en realidad que sólo se conoce de un episodio de South Park.

Así que repasemos todo el proyecto de nuevo lentamente. Durante casi una semana, el gobierno danés ha estado jugando con la idea de matar a unos 16 millones de visones para no poner en peligro la eficacia de una vacuna de corona tejida con una aguja caliente.

Para establecer una relación entre el fin, la protección del efecto de la vacunación corona, y los medios, la matanza de millones de visones, debemos echar un breve vistazo al estado actual de la agenda de vacunación.

– Las primeras vacunas ya están en proceso de aprobación. Estas incluyen nuevas vacunas de ADN, ARN y ARNm que han sido probadas de manera completamente inadecuada y producidas con demasiada rapidez.

– El propietario mayoritario de la empresa farmacéutica Curevac admitió abiertamente que está interesado en “ganar la carrera por (la) mejor(es) vacuna(s)”. Esta afirmación implica que él y los demás participantes en la “carrera” no están interesados en el bienestar del pueblo, sino en el beneficio puro. Sin embargo, la “carrera” está siendo liderada actualmente por Pfizer-BioNTech con una vacuna de ARN y AstraZeneca con su llamada vacuna Oxford.

– El hecho de que los fabricantes hayan podido y puedan producir estas vacunas con garantías de compra de los Estados a una velocidad tan vertiginosa sin tener que temer pérdidas se debe en parte a que la UE relajó masivamente las restricciones de aprobación este verano y los productores quedaron en gran medida exentos de responsabilidad por los daños causados por las vacunas.

– Contrariamente a muchos informes de los medios de comunicación, los resultados de las pruebas de las vacunas, que ya están en fase clínica, son espeluznantes, como muestra la figura 3. Grandes fracciones, en algunos casos más de la mitad de los participantes se quejaron de fiebre, fatiga, dolor muscular (sistémico) y otros síntomas de la gripe, es decir, reacciones inmunológicas excesivas, después de la inyección de las vacunas. Casi todos ellos sufrían de dolores de cabeza, algunos de ellos severos. Las consecuencias a largo plazo son – auto-explicativas – aún no se conocen. Pero el número de víctimas de la vacunación ya ha sido tasado, como pueden ver aquí desde el minuto 3.

– La resistencia de los síntomas mencionados como resultado de la vacunación no se verá recompensada con una protección verificable contra la sars-cov-2 -porque no hay pruebas del efecto de estas vacunas, al contrario- ni se levantarán las medidas en Alemania como se prometió, “porque incluso si empezamos con las vacunaciones, la mayoría de la población tendrá que seguir usando máscaras”, como nos explica Christian Drosten en una entrevista con la Deutsche Welle.

Así que resumamos una vez más: En Dinamarca -y en otros lugares- ya se han matado alrededor de un millón de visones y hasta hace poco se estaba considerando seriamente la posibilidad de matar a los 16 millones de visones para no poner en peligro la dudosa eficacia de las vacunas altamente peligrosas contra una enfermedad viral que es inofensiva para la mayoría de las personas. Una vacuna que ni siquiera nos devolverá a nuestra antigua normalidad – que pretende hacer la inyección agradable a las poblaciones – y que podría, con toda probabilidad, causar un desastre de proporciones inimaginables.

En Dinamarca, al 11 de noviembre de 2020, 58.466 de los 5,8 millones de personas dieron positivo en las pruebas de Covid-19, es decir, el 1% de la población, de los cuales 43.993 se han “recuperado”. Esto significa que el número de “casos activos” es de 14.473 habitantes, el 0,24 por ciento. En o con Covid-19 753 personas, el 0,01 por ciento, han muerto en Dinamarca. Las cifras no justifican en absoluto esta locura absoluta. Pero esta y otras formas de locura también están tomando su curso en otros lugares, por ejemplo en Australia.

Sin embargo, el pequeño estado escandinavo ha sido particularmente negativo desde el comienzo de la crisis de Corona. Por ejemplo, Dinamarca fue el primer país europeo que incorporó en sus leyes pruebas y vacunaciones obligatorias, que luego podían hacerse cumplir con los servicios militares y/o de seguridad privada si era necesario. Pero incluso antes de Corona, Dinamarca se había transformado cada vez más en un estado misántropo y kafkiano. Parece haber una conexión entre el tratamiento de los animales y los humanos.

La falta de escrúpulos sobre dos piernas

León Tolstoi escribió una vez que siempre habrá campos de batalla mientras haya mataderos. Esta regla ha continuado hasta la “guerra contra el coronavirus” – como Emmanuel Macron llamó a las medidas. El fascismo de la corona también muestra claramente lo similar que es nuestro tratamiento de los animales y nuestra interacción con los demás. Así que no es sorprendente que la guerra contra el virus de la corona resulte ser una guerra contra “nosotros”. Este “nosotros” está escrito entre comillas porque se supone que este “nosotros” abarca a todos los seres. Los límites en el tratamiento brutal de los animales y nosotros los humanos se están volviendo cada vez más borrosos.

Esto se puede ver en muchas áreas: El debate que se inicia ahora sobre la instalación obligatoria de una aplicación de rastreo (el Corona-Warnapp) o tarjetas de identidad digitales nos recuerda el astillamiento de animales. Sin mencionar la consideración por nuestro estado mental emocional. Esto comienza con la máscara, se establece lentamente con las pruebas de PCR y podría, en el peor de los casos, llevar a la vacunación obligatoria.

Los animales se han convertido en objetos durante siglos. Cómo esto está afectando ahora lenta y fatalmente a la gente se muestra en la cita de la Directora Superior de la Sociedad Humanitaria Internacional, Joanna Swabe, en relación con la matanza masiva de visones. En el artículo del Guardian que ya está enlazado arriba, Swabe es citado de la siguiente manera:

“En este sentido, tenemos la suerte de tratar con visones y no con animales para el consumo humano. El Covid-19 puede mutar en visones, pero el virus puede hacer esto de muchas maneras y, en consecuencia, esta forma mutada puede recaer sobre nosotros. ¿Y si se tratara de una antropozoonosis que afectara a los cerdos en la próxima pandemia? ¿O pollos? Los visones se pueden eliminar fácilmente, no son esenciales. Sería mucho más difícil de hacer con los animales para la alimentación.”

Esta cita revela profundos abismos. Los animales se dividen en dos categorías: animales comestibles o animales para ser explotados, pero en el caso de estos últimos, son “insignificantes” y por lo tanto pueden ser “eliminados”.

En el mismo artículo, Swabe dice que los visones provienen de una “mezcla de animales insignificantes que podrían suponer un riesgo para la salud pública”. Es cínico describir a los animales infectados como algo que los enferma y por lo tanto ignorar la naturaleza patológica de sus jaulas, de la misma manera que se ignora el hecho de que la cría industrial tiene inevitablemente consecuencias patógenas para los animales y los humanos. Ejemplos de ello son la propagación masiva de gérmenes multirresistentes como resultado de la agricultura industrial y la contaminación de las aguas subterráneas.

El hecho de que bajo las medidas de la Corona los humanos ya no somos tratados como seres humanos, sino sólo como potenciales portadores de gérmenes, es visible para cualquiera que no camine por el mundo con los ojos, oídos y corazones cerrados. ¿Cuán lejos está entonces, con la salud colectiva como justificación y razón, el “tratar” a nosotros, la gente de esta tierra, con la misma indiferencia que se hace con los animales? Wolfgang Wodarg escribió en su último artículo de manera adecuada:

“Con las vacunaciones masivas en las instalaciones de engorde de pollos o cerdos, el período de seguimiento dura como máximo hasta la fecha de sacrificio prevista por razones obvias. Así que sólo de semanas a meses. Se recurre a los virólogos y epidemiólogos de la medicina veterinaria: “Los humanos no son animales de matanza. Quieren vivir mucho tiempo y mantenerse sanos sin reacciones adversas a los medicamentos”.

Es hora de reconocer que nuestro destino está estrechamente vinculado al de los animales, que han sido torturados y asesinados en masa por carne y piel durante décadas. ¿Por qué las personas (poderosas) que encargan el asesinato de millones de visones sin pestañear tienen escrúpulos a la hora de enviar a miles de millones de personas a su perdición con una vacuna peligrosa?

+++

Nota sobre el artículo: El presente texto apareció por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse“, en cuya junta asesora participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Krivosheev Vitaly / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort