Engañados por la luz

Una conferencia del autor del libro y especialista en cáncer Lothar Hirneise plantea cuestiones fundamentales sobre el tratamiento del cáncer.

Nota sobre la contribución de Rubikon: El siguiente texto fue publicado por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse“, en cuyo consejo asesor participan Daniele Ganser y Rainer Mausfeld, entre otros. Desde que la publicación tuvo lugar bajo licencia libre (Creative Commons), KenFM asume este texto en la segunda utilización y señala explícitamente que también el Rubikon depende de donaciones y necesita apoyo. Necesitamos muchos medios alternativos!

La terapia moderna contra el cáncer lucha fuertemente contra las células degeneradas y los tumores malignos. Con un éxito dudoso. El cáncer es ahora una de las primeras causas de muerte en los países industrializados. Lothar Hirneise revela cómo se lleva a cabo hoy en día la investigación no científica sobre el cáncer y el alto precio que pagamos por los tratamientos agresivos. Si no queremos convertirnos en criminales, es hora de cerrar el libro de cuentos del monstruo del cáncer y abrir un nuevo libro. Se trata de historias de sanación y de búsqueda de la felicidad.

Cualquiera que compre un coche o una lavadora hoy o reserve un viaje no será engañado tan rápidamente. Investigamos y comparamos con un ojo crítico antes de decidirnos por un producto. A menudo dejamos que nuestras compras nos cuesten algo. Esto hace que sea aún más importante proporcionarnos tanta información e información como sea posible y no caer en la primera mejor oferta.

También estamos dispuestos a meternos en el bolsillo a la hora de elegir nuestros cosméticos, nuestra ropa y una amplia gama de accesorios y gadgets. Estamos bien informados sobre las mejores marcas, las últimas direcciones y las últimas tendencias. Nuestro cuerpo vale algo para nosotros. Al menos externamente. En lo que respecta al interior, nos mantenemos a distancia. ¿Quién sabe cómo funciona su organismo y qué sucede en su interior? Si tenemos un problema, vamos al médico o a la farmacia y confiamos nuestro cuerpo a un especialista. Ellos ya sabrán lo que nos falta.

Aquí somos menos exigentes. Aunque prestamos mucha atención a lo que es importante para nosotros a la hora de comprar objetos y servicios, podemos ser vendidos mucho en términos de nuestra salud. Desde el momento en que alguien lleva una bata blanca limpia y está rodeado de aparatos llamativos, disfruta de nuestra confianza. Como regla general, no pensamos mucho en los tratamientos y medicamentos que se prescriben porque de todos modos no sabemos nada de ellos – por lo general son gratuitos o financiados por el público en general. Y tú no miras a un caballo regalado en la boca.

Vidas sacrificadas

Así que sucede que ponemos nuestro sentido común a un lado en la puerta de la práctica o de la farmacia y dejamos que otros se ocupen de nuestros síntomas. Por supuesto, no se trata de resolver nuestro problema. Nadie gana nada con eso. Eso ya no es un secreto. La gente sana no está interesada en la industria. La única manera de ganar mucho dinero es con los enfermos. Cuanto más tiempo dependa de tratamientos costosos, mejor. Pero aunque esto se diga ahora abiertamente y lo sepamos, hacemos algo que reconocemos inmediatamente como una idiotez cuando reparamos nuestro coche, por ejemplo: Creemos que es suficiente con cortar el cable detrás de la luz de advertencia.

Nadie está contento con esta situación excepto los vendedores: ni los pacientes, porque se enferman cada vez más, ni los médicos, porque a nadie le gustaría ver a otros sufrir y morir. Pero, ¿por qué no cambia nada? ¿Por qué permitimos que 240.000 personas mueran cada año sólo en Alemania durante el tratamiento del cáncer? ¿Por qué sacrificamos nuestras vidas y las de nuestros seres queridos a un sistema que nos muestra cada día cómo destruye a los vivos y también a los humanos? ¿Por qué no hacemos nada y nos administran productos químicos tóxicos e irradiación y conducimos como un rebaño de ovejas sin quejarnos al matadero?

Una pausa en el pensamiento

En la multitud somos tercos e inmóviles. No será tan malo. Si ese fuera realmente el caso, todo el mundo lo sabría. Somos iluminados, críticos y no dejamos que un oso nos ate tan rápido – pero dejemos uno enorme. Porque los implicados son los representantes del grupo profesional más noble y respetado de nuestra sociedad: nuestros médicos. Después de que muchas personas se han alejado de la iglesia y de la política, la medicina y la investigación gozan de nuestra mayor confianza. No tenemos que pagar al médico, como al abogado, para que represente nuestros intereses.

Eso es lo que creemos. Realmente no queremos saber cómo son los estudios de medicina hoy en día y qué aprenden en las universidades los que deciden sobre la vida y la muerte. Ignoramos el hecho de que los representantes de ventas farmacéuticas hacen cola en consultorios, clínicas y hospitales (1). Confiamos nuestras vidas a una medicina que descompone nuestro organismo en sus partes individuales y, mirando al microscopio, decide los tratamientos vitales; una medicina que ignora casi por completo la interacción entre el cuerpo y la mente y que sólo conoce marginalmente la nutrición, la base de la buena salud.

Creemos que las personas que han pasado muchos años memorizando cosas nos conocen mejor que nosotros. Hemos perdido en gran medida el contacto con lo que nos da vida. Todos hemos olvidado más o menos escucharnos a nosotros mismos y comprender el lenguaje que habla nuestro cuerpo. Ya sean médicos o pacientes: Nos importan poco las causas de nuestras enfermedades. Porque aquí se vuelve incómodo para todos nosotros.

La lógica de los organismos vivos

Para salir de la espiral mortal, los pacientes tendrían que dejar de verse a sí mismos como víctimas desafortunadas de la caída de los azulejos sobre sus cabezas y buscar la razón de sus problemas en su propio estilo de vida. Los médicos deben tener el valor de cuestionar lo que han aprendido y dar la espalda a un sistema orientado al beneficio y despectivo: Ya no estoy involucrado aquí. No me convertiré en un asesino. Todos tendríamos que empezar a pensar por nosotros mismos y a actuar bajo nuestra propia responsabilidad.

El 22 de noviembre de 2019 se celebrará en Hamburgo una conferencia en la que se animará a los pacientes, a los posibles pacientes y a los médicos a hacer precisamente eso: Los diez mitos más grandes de la oncología (2). El especialista en cáncer Lothar Hirneise habla de nuevos hallazgos y estudios científicos sobre el tema del cáncer, pero sobre todo de lo que no es un problema en medicina industrial: las causas reales de la enfermedad.

Mientras que oficialmente nos engaña el hecho de que se trate de cigarrillos, alcohol y carne roja, pero sobre todo los genes que hacen que nuestras células se vuelvan locas, Hirneise ve la causa principal del cáncer en el estrés que hemos experimentado durante años. A la mayoría de los pacientes con cáncer prácticamente no les queda adrenalina en el cuerpo. Durante un largo período de tiempo, han estado perdiendo el tiempo, queriendo probarse a sí mismos, no escuchándose a sí mismos, pasando de largo sus vidas.

Dado que los riñones sólo pueden producir una cierta cantidad de hormona del estrés, el nivel de adrenalina disminuye en consecuencia bajo estrés permanente. Mientras que la insulina está ahí para llevar el azúcar a la célula, la adrenalina la saca. Sin embargo, cuando no se produce suficiente adrenalina, la célula tiene un exceso de azúcar. Y ya que demasiada azúcar nos mata, el organismo tiene que inventar algo.

Por ejemplo, puede reducir la producción de insulina. En este caso, tenemos diabetes, una de las otras enfermedades importantes de la civilización. Las consecuencias más comunes son la ceguera y las amputaciones de piernas. Hace 10.000 años, la pérdida de ojos y piernas significaba una muerte segura. Nuestro cuerpo ha recordado esta información hasta el día de hoy. Es su preocupación permanecer el mayor tiempo posible como un todo. Una solución biológica a este problema es la reducción del suministro de oxígeno. Las células pasan a un metabolismo de fermentación y ahora pueden quemar veinte veces más azúcar que las células sanas.

No es ningún secreto que las células cancerosas carecen de oxígeno. Otto Warburg recibió el Premio Nobel por este descubrimiento hace 90 años. Pero lo que puede matar al organismo a largo plazo garantiza en primer lugar que podamos ver y caminar por un tiempo. Esto deja claro que la primera función de un tumor es salvar nuestras vidas, no destruirlas. En ningún caso quiere algo malo para nosotros. El cáncer es la respuesta biológica de la evolución a un problema y no el monstruo taimado al que se le llama comúnmente.

Investigación no científica sobre el cáncer

Pero nuestra medicina insiste en malinterpretar las señales. Se adhiere a la teoría de que las mutaciones celulares son los desencadenantes del cáncer, aunque se ha demostrado científicamente cien veces que este no es el caso. Lothar Hirneise exige, por lo tanto, que examinemos lo que ocurre en las células antes de la mutación. De lo contrario, es como si, por ejemplo, los bomberos fueran responsables de los incendios, porque siempre se encuentran cuando hay un incendio en algún lugar.

La oncología actual no funciona científicamente para las enfermedades cerebrales. Critica el hecho de que ya no exista investigación básica sobre el cáncer en ninguna parte del mundo, sino sólo investigación sobre patentes que se centre en los productos químicos que puedan comercializarse de la forma más rentable posible. Durante veinte años, no ha habido nuevos medicamentos para la quimioterapia, y todavía dejamos que el gas mostaza altamente tóxico corra por nuestras venas. La investigación sólo compara diferentes quimioterapias. No hay alternativas. Por lo tanto, los oncólogos deben ser llamados quimioterapeutas, porque sólo conocen una pequeña parte de los posibles tratamientos para el cáncer.

Desintoxicación, nutrición, energía

Lothar Hirneise critica además que la medicina oncológica todavía se adhiere al dogma de que las células cancerosas deben ser eliminadas. Sus terapias se basan en la experiencia de que las células cancerosas pueden volver a convertirse en células sanas. El “protocolo 3E” practicado en su centro se basa en la desintoxicación, la nutrición y la energía. En la desintoxicación se presta especial atención a los dientes, en la nutrición a la desacidificación y al suministro de oxígeno a las células enfermas mediante la dieta de proteínas oleosas de Johanna Budwig.

Pero el pilar más importante de la salud es la energía vital. El papel de la conversación en la búsqueda de las causas de la enfermedad y su curación es correspondientemente importante. Sin embargo, no se trata sólo de la conversación entre el terapeuta y el paciente, sino también del diálogo interno. Los pacientes son instruidos para que entren en contacto con su enfermedad y concluyan un llamado “contrato tumoral”: ¿Qué debe ser abolido para hacer posible una vida feliz? ¿Cómo se puede reducir el estrés que causa la enfermedad? ¿Qué debe cambiar fundamentalmente para que el síntoma retroceda?

El poder curativo del diálogo

Para Lothar Hirneise, la felicidad en la vida es la mejor terapia. Incluso llega a afirmar que las personas felices no tienen cáncer. Experimenté el poder curativo de la conversación interna en mi propio cuerpo y lo describí en mi primer libro sobre el cáncer: La enfermedad cura. Desde el pensamiento creativo y el diálogo consigo mismo. La psicoterapeuta Gabriele Freytag, que alguna vez sufrió de cáncer cervical, escribe en su libro “Ein wilder Ort” sobre el poder curativo del diálogo interno. Siempre hemos usado oraciones y mantras, visiones y meditaciones para restablecer nuestro equilibrio interior y hacer que el flujo de energía interrumpido vuelva a funcionar.

Lo que realmente nos sana no son las armas y productos químicos que permitimos que se dirijan contra nosotros, sino las intenciones pacíficas (3). Dejemos de confiar nuestras vidas a los demás y tomémoslas en nuestras propias manos. Dejemos de decirnos a nosotros mismos que nuestro cuerpo es nuestro enemigo y volvamos a aquellos que amorosamente lo apoyan en la autocuración. Elijamos a nuestros compañeros con cuidado y tranquilidad. Este es el tiempo que tenemos. Escuchemos nuestra intuición y confiemos en lo que la lengua vernácula llama sentido común. Pero sobre todo, traigamos a nuestras vidas lo que tan urgentemente necesitamos en todos los aspectos: Luz y aire.

La conferencia “Los diez mitos más grandes de la oncología” tendrá lugar el viernes 22 de noviembre a las 19.30 horas en la Rudolf Steiner Haus im Mittelweg en Hamburgo. Las entradas están disponibles por 20,36 euros en eventbrite.de. Los contenidos son comprensibles para todos y se dirigen tanto a los médicos como a los humanos, que están sanos y quieren informar.

Además, el jueves 21.11 (junto a Ernst Wolff el viernes 22.11) se verá el hielo cerebral de Lothar en Berlín. Toda la información se puede encontrar aquí: https://wissen-ist-relevant.de

+++

Fuentes y comentarios:
(1) Como contramovimiento, la iniciativa de los médicos incorruptibles MEZIS
(2) La conferencia Die zehn größten Mythen der Onkologie tendrá lugar el 22 de noviembre a las 19.30 horas en la Rudolf Steiner Haus im Mittelweg de Hamburgo. Las entradas están disponibles por 20,36 euros en eventbrite.de. Los contenidos son comprensibles para todos y se dirigen tanto a los médicos como a los humanos, que están sanos y quieren informar.
(3) Además, también Kerstin Chavent: Las armas están en el suelo. Comprensión de los mensajes de las células cancerosas. Escorpio 2019.

+++

Este artículo fue publicado el 26.10.2019 por Rubikon – Magazin für die kritische Masse.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Foto sugerencia: Dasha_Romanova / Shutterstock

+++

KenFM se esfuerza por lograr un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen que reflejar el punto de vista editorial.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Puede encontrar información sobre las opciones de soporte aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZKK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort