En la película equivocada: “NATO 2030”

Un comentario de Rainer Rupp.

Después de que los estados europeos en el marco organizativo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la OTAN ha ayudado a los EE.UU. en los últimos 30 años a hacer estallar los Balcanes, Afganistán, Oriente Medio y el norte de África con guerras de agresión contrarias al derecho internacional y a dividirlos en zonas de guerra y de tensión,

  •  y después de que la OTAN haya empujado sus armas ofensivas cada vez más hacia el este hasta la frontera rusa,
  • y después de que los EE.UU., apoyados por la OTAN, apartaran violentamente al presidente legítimamente elegido en Ucrania y pusieran el país patas arriba con la ayuda de una armada de grupos de batalla neonazis,
  • después de que los EE.UU. recientemente terminaron el tratado de control de armas INF sobre misiles nucleares de medio alcance entre Rusia y los EE.UU. con el apoyo de los países de la OTAN
  • y después de que EE.UU., con el apoyo de la OTAN, rodeó a Rusia con un escudo de misiles balísticos,

Después de todos estos actos peligrosos y criminales, los líderes de los países miembros de la OTAN, – esta monstruosa reliquia de la Guerra Fría – decidieron que frente a la creciente inestabilidad política en todas partes, es mejor para los pueblos del mundo hacer feliz al mundo con aún más OTAN, con el proyecto “OTAN 2030”. Es como ver la película equivocada.

No, gracias.

Una breve reseña convencerá a cualquier lector con sentido común de que no necesitamos más OTAN, sino menos, y que los alemanes podemos hacerlo mejor sin la OTAN y los cuasi-ocupantes americanos. Porque existe el peligro permanente de que nos arrastren a una nueva y gran guerra con Rusia en cualquier momento – con o sin la ayuda de nuestros propios belicistas alemanes.

Según el inglés Lord Ismay, que fue el primer Secretario General de la OTAN de 1952 a 1957, el propósito de la Organización del Tratado del Atlántico Norte era “mantener a los rusos fuera de Europa Occidental, a los americanos dentro y a los alemanes fuera”. La OTAN cumplió con éxito esta tarea al servicio del régimen oligárquico y de explotación laboral del archicapitalista Washington. La propaganda totalitaria de los comunistas comedores de bebés asustaba a los buenos ciudadanos de Occidente hasta tal punto que estaban agradecidos a los americanos cuando se habían establecido militarmente con nosotros durante casi la eternidad y pudieron dictar a los europeos dónde debía seguirse el curso económico y político, es decir, en la línea de Washington.

La OTAN también se aseguró de que esta orden de la nación líder de EE.UU. funcionara sin resistencia efectiva en todos los países europeos de la OTAN. Al mismo tiempo, sin embargo, los jóvenes europeos prometedores fueron capturados por las esferas política, económica, militar y mediática y, en el marco de los generosos programas de apoyo de los Estados Unidos, fueron entrenados para convertirse en élites transatlánticas en organizaciones e institutos de tipo escuela de cuadros. Al hacerlo, internalizaron el dogma de que los europeos sólo pueden hacerlo bien si los EE.UU. lo hacen aún mejor y los gobernantes de Washington están satisfechos. Es por eso que estas elites transatlánticas fueron y siguen siendo en primer lugar la lealtad incondicional a Washington y en segundo lugar que no hay alternativa a los estrechos lazos entre los estados europeos de la OTAN y los EE.UU.. Esto fue y es aún más hoy en día a expensas de su propio pueblo, pero esto nunca ha jugado un papel en los cálculos de las elites neoliberales de la sociedad occidental de la indignidad.

Por su lealtad sin reservas, los vasallos europeos fueron recompensados con carreras empinadas, prestigio y riqueza, porque para los que eran huéspedes bienvenidos en Washington, la escalera de la carrera en casa era un ascensor automático. Sólo en la última década, como resultado de la fuerte caída de los mercados financieros y la crisis económica, sectores de las élites de los países europeos de la OTAN han descubierto cada vez más que sus propios intereses nacionales-económicos y políticos consecuentes entran en conflicto con los de los estadounidenses. Y algunos han reaccionado en consecuencia. Aunque en el pasado se habían producido enfrentamientos ocasionales dentro de la OTAN, siempre había prevalecido el interés común de encontrar una solución sin causar un escándalo público. Esto se ha convertido cada vez menos en el caso en los últimos años, como cualquier ciudadano atento puede ver en las noticias diarias.

Ahora volvamos al proyecto “OTAN-2030” mencionado al principio.

Jens Stoltenberg, el actual Secretario General de la OTAN y ex Primer Ministro de Noruega, anunció el lanzamiento del proyecto de planificación “OTAN 2030” el 8 de junio de este año en Bruselas. Según Stoltenberg, este proyecto es para anclar la Organización Terrorista del Atlántico Norte, de la que la abreviatura OTAN realmente representa, a nivel mundial por primera vez. Fiel a las nuevas directrices de Pekín de Washington, Stoltenberg intenta junto con los belicistas transatlánticos de los países europeos miembros de la OTAN exagerar la República Popular China hasta el mayor peligro para nosotros los europeos y para nuestra forma de vida.

Para Stoltenberg, esto significa extender la membresía de la OTAN al Pacífico, con Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur uniéndose a la larga y disfuncional familia de la OTAN. También significa ampliar la competencia de la OTAN más allá de una alianza militar a una dimensión política y medioambiental más amplia. Este último parece más bien sugerir un acto de desesperación por parte de la dirección de la OTAN, que en su desesperanza de alguna manera sigue tratando de justificar la existencia de la organización, incluso utilizando “la guerra contra el cambio climático” como justificación. Al parecer, el Secretario General de la OTAN se toma esto tan en serio como la indecible y mal definida “guerra contra el terrorismo”, que ha servido convenientemente a la alianza de agresión de la OTAN como un “abridor de puertas” para muchas intervenciones militares y como una excusa para las violaciones del derecho internacional. Y esto nos habría llevado a China, que ha elegido a la OTAN como su nuevo enemigo principal junto a Rusia.

Quienes aún no lo hayan notado deben prestar atención a lo agresivo que se ha vuelto el reciente uso de palabras por parte de Washington en sus tratos con China, que tiene como objetivo, sobre todo, reavivar los viejos temores primarios de la Guerra Fría. Hace seis meses, los anuncios de la Casa Blanca o de los ministerios de EE.UU. seguían hablando correctamente de los “líderes de Pekín”, o del “gobierno chino”. Ahora el atributo “comunista” se usa cada vez con luces de advertencia rojas parpadeantes: “la dirección comunista en Pekín” o “la dictadura comunista en Pekín”, etc. Algunos garabateros de los medios alemanes, que quieren demostrar su especial lealtad transatlántica, han adoptado este nuevo idioma de Washington también en los medios alemanes.

China es ahora también el nuevo e inminente peligro para Europa, al menos según el líder de la OTAN Stoltenberg. Porque, según Stoltenberg, los chinos están “invirtiendo masivamente en capacidades militares modernas, incluyendo misiles que pueden alcanzar a todos los países aliados de la OTAN”. Se acercan a nosotros en el ciberespacio. Los vemos en el Ártico, en África… y están cooperando cada vez más con Rusia”. Por si fuera poco, ya están en Europa, especialmente en Europa del Este, pero también en Grecia, Italia e incluso en Duisburg en Alemania, donde termina la nueva llamada Ruta de la Seda. Para Stoltenberg este es un genuino escenario de horror.

Probablemente el jefe de la OTAN piensa en el ex ministro de guerra del SPD, Struck, quien – lamiendo sumisamente las botas de los EE.UU. – justificó el envío de soldados alemanes a Afganistán en ese momento al pueblo alemán con el hecho de que “la libertad de Alemania tendría que ser defendida también en el Hindu Kush”. Siguiendo esto, siguiendo su propia lógica, los belicistas de la OTAN hoy en día probablemente piensan a la inversa que China podría pronto defender sus libertades económicas militarmente en el Rin cerca de Duisburgo con una intervención militar, o podría defender sus intereses militarmente en el puerto del Pireo o en Italia. ¿Qué tan estúpido tienes que ser para pensar algo así?

Pero los belicistas no son estúpidos. Pero creen que pueden vender a la gente por estúpida y venderles historias de horror sobre los comunistas de Pekín y la dictadura de Moscú, que quieren invadir a la US-OTAN, que está mirando las armas, y esclavizarnos a todos.

Por eso Stoltenberg también advirtió fuertemente a los pueblos de Europa contra la asociación estratégica que han establecido Rusia y China. Se supone que eso ha cambiado supuestamente el equilibrio global de poder. Uno más gordo y transparente difícilmente puede hacer propaganda. Como muestran las encuestas europeas una y otra vez de año en año, se ha corrido la voz hasta en las aldeas más remotas de quién es el agresor en el escenario mundial. Una pista: Rusia y China no lo son. Están muy por detrás de los EE.UU. en la primera posición.

Y sin la agresiva política militar de EE.UU. y la OTAN desde Europa del Este, a través del Cáucaso y el Cercano y Medio Oriente, a través del Hindu Kush hasta el Sur y el Este del Mar de China, rodeando a Rusia y China, Moscú y Pekín probablemente no habrían formado esta estrecha asociación en primer lugar. Además, el “equilibrio mundial de poder” sólo ha sido modificado por la asociación ruso-china hasta el punto de que los Estados Unidos, junto con sus vasallos de la OTAN, ya no pueden derrocar gobiernos o iniciar guerras en todo el mundo tan indiscutiblemente como podrían haberlo hecho hace 10 o, sobre todo, 20 años.

Además, los vacilantes de la OTAN han estado en declive económico y moral y en desintegración social no sólo desde ayer. Por consiguiente, otras naciones se orientan cada vez más hacia perspectivas de desarrollo no occidentales, lo que a su vez tiene consecuencias negativas para el comercio exterior y la política exterior de Occidente. También las conjeturas hipócritas de “libertad, democracia y estado de derecho” de Stoltenberg no ayudan.

A pesar del pensamiento antagónico de la OTAN durante la Guerra Fría, Rusia y China han presentado continuamente ramas de olivo a Occidente a lo largo de los años, por ejemplo: en cuestiones como la lucha contra el terrorismo, la defensa contra los asteroides y los proyectos de infraestructura global en el Ártico y el Cinturón Integral. En todos los casos, estas ofertas han sido casi unánimemente rechazadas por el complejo industrial militar occidental que rige la OTAN y la Alianza Atlántica.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar

+++

Fuente de la imagen: Alexandros Michailidis / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort