El Gran Reajuste – ¿qué hay detrás de él? | Por Ernst Wolff

Un comentario de Ernst Wolff.

El mundo ha cambiado de manera histórica en los últimos seis meses. Por primera vez en su historia, la economía mundial ha sido deliberadamente llevada a un punto muerto virtual. Esto ha causado daños cuyas consecuencias en las próximas semanas y meses superarán todo lo que la humanidad ha experimentado hasta ahora en tiempos de paz.

Pero esto parece ser sólo el comienzo. Cada vez hay más indicios de que no nos enfrentamos a una corrección de este rumbo, sino a su continuación e incluso a su intensificación. La alianza de científicos, medios de comunicación y políticos que provocó el bloqueo hace seis meses está aprovechando actualmente todas las oportunidades imaginables para conjurar la “segunda ola” de la pandemia, y ello a pesar de que la primera ola nunca ha alcanzado las horribles proporciones que se predijeron en ningún momento, sino que se ha mantenido constantemente en el marco de pandemias de gripe anteriores.

Dado que en el pasado brotes mucho más peligrosos no han sido objeto de medidas tan amplias como las adoptadas en el caso del Covid-19, es razonable sospechar que puede haber otros motivos detrás de la supuesta preocupación por la salud pública.

De hecho, hay una gran cantidad de datos, hechos y acontecimientos que no sólo apoyan esta sospecha, sino que la hacen parecer extremadamente probable. Podrían resumirse bajo el término genérico de “El Gran Reajuste”. En cualquier caso, la élite financiera y política del mundo, cuyos principales representantes se reunirán en Davos en enero de 2021 para el Foro Económico Mundial (FEM) bajo este lema precisamente, y que han declarado que El Gran Reajuste es el leitmotiv para el futuro, ven la necesidad de ello.

Y de hecho – un nuevo comienzo integral es inminente, por dos razones: En primer lugar, porque el sector financiero mundial en su forma actual ya no es viable a largo plazo y, en segundo lugar, porque la economía real mundial se enfrenta a la mayor agitación de su historia.

Aquí están los detalles:

Desde la crisis financiera mundial de 2007-08, el sistema financiero mundial se ha mantenido vivo artificialmente por los bancos centrales del mundo, por la continua reducción de los tipos de interés y la creación de dinero de la nada.

Sin embargo, el primer remedio se ha agotado en gran medida, ya que los tipos de interés han llegado casi a cero en todas partes. Una mayor reducción de la gama negativa haría que los préstamos fueran un negocio deficitario para los bancos y, por lo tanto, destruiría el sistema bancario desde dentro.

Por esta razón, los bancos centrales se ven obligados a recurrir al segundo medio, la creación de dinero. Sin embargo, esto ha inflado aún más las ya enormes burbujas de los mercados financieros como resultado de los pagos de billones de dólares en la crisis de la Corona y amenaza con destruir el poder adquisitivo de las monedas si se continúa con esta política.

Dado que los bancos centrales no disponen de más fondos para mantener el sistema, esto significa que el sistema monetario actual ha entrado en su fase final.

La situación es aún más dramática en la economía real. Aquí estamos actualmente experimentando la mayor agitación en toda la historia de la humanidad como resultado de la revolución digital.

El uso de la inteligencia artificial y la robotización del trabajo tienen consecuencias mucho mayores que la revolución industrial de hace 250 años. Las corporaciones y agencias gubernamentales lanzarán enormes olas de despidos debido a la digitalización. Productos de todo tipo, desde dentaduras postizas hasta coches eléctricos y casas prefabricadas, ya pueden ser producidos en cualquier parte del mundo por impresoras 3D. Por lo tanto, las fábricas cerrarán en masa y la logística en tierra, en el mar y en el aire será en gran medida superflua. Además, la oficina en casa y la educación en el hogar se convertirán en una parte tan importante de la nueva normalidad como la telemedicina y las criptas.

Este desarrollo destruirá cientos de millones de empleos en todo el mundo y, por lo tanto, destruirá los medios de vida de igual número de personas. Esto a su vez tiene consecuencias fatales, porque estas personas dejarán de ser consumidores y por lo tanto la fuerza motriz de la economía y el comercio, y también el contribuyente.

Dado que el anterior sistema monetario se basaba en la creación de valor mediante el trabajo humano, la inteligencia artificial y la robotización lo están privando de su base. Pero en lugar de abolir el antiguo sistema monetario, que ya no hace justicia a estas nuevas circunstancias, e introducir uno nuevo, los que más se benefician del sistema actual están haciendo todo lo posible para preservarlo en su propio beneficio.

Pero al hacerlo, se enfrentan a un enorme problema: la transformación gradual de la sociedad existente en la “nueva normalidad” se encontrará con una creciente resistencia dentro de la población, lo que muy probablemente desencadenará disturbios sociales y posiblemente levantamientos populares o incluso guerras civiles. Así que las élites tendrán que idear una estrategia diferente, y eso es exactamente lo que han estado haciendo intensamente en los últimos años. El resultado de sus deliberaciones figura en el lema de la próxima reunión del FEM y es: “El gran reinicio”.

Este restablecimiento no es más que una especie de terapia de choque, diseñada para provocar un cambio no gradual sino en un corto período de tiempo. Y para este propósito, las élites obviamente han encontrado el socio correcto este año: el nuevo virus corona.

Con su ayuda, se ha creado un chivo expiatorio para que asuma la culpa de todas las medidas, desde el encierro con sus despidos masivos y sus máscaras obligatorias hasta el cierre de la frontera y el estrujamiento del dinero. Oficialmente, por lo tanto, no es el egoísmo de las élites lo que está causando los cambios y restricciones, sino su preocupación por la salud de la población – una distorsión absurda de los hechos, pero que actualmente es aceptada por la mayoría de la gente.

¿Qué significa todo esto para nuestro futuro?

Dado que hasta ahora sólo se han aplicado algunos de los cambios, y todavía estamos en las primeras etapas del Gran Reajuste, podemos estar seguros de que las medidas aplicadas hasta ahora serán más estrictas. Esto es exactamente lo que la fomentación del miedo y el pánico frente a una segunda ola debería servir para hacer. Si esto no es suficiente, los virólogos nombrados por el Estado recurrirán sin duda a otras amenazas, como la peste bubónica que acaba de estallar en China.

El hecho de que se identifique a las grandes empresas en particular como “focos” de infecciones, y que se impongan cada vez más cierres locales y regionales en una amplia variedad de lugares, probablemente no sea una coincidencia. Estas medidas, como el registro biométrico de las personas, sirven para la vigilancia selectiva de posibles puntos conflictivos, y esto será de suma importancia en la próxima fase de mantenimiento del orden público.

Esta evolución irá acompañada de una campaña ideológica, cuyos planteamientos pueden admirarse en la página web del FME, entre otros. Por ejemplo, el cierre de fábricas y el colapso del sector de la logística se están vendiendo a la gente como “protección del clima” debido a la consiguiente disminución de las emisiones. El dinero del helicóptero, que es necesario debido a que el desempleo se ha multiplicado por un millón y que sólo sirve para aumentar la demanda, es alabado por el público en general como “ingreso básico incondicional”. Y la digitalización de las pequeñas y medianas empresas se idealiza como el camino hacia un futuro más justo, aunque esto no es más que la subordinación de las pequeñas y medianas empresas a las plataformas de Internet, cuyo poder de mercado crece actualmente de manera inconmensurable.

Todo esto suena extremadamente deprimente y muestra que la élite financiera, es decir, alrededor del 0,001 por ciento de la población mundial, está en el proceso de llevar al resto de la humanidad a una especie de dictadura digital. Lo que es particularmente deprimente es que la gran mayoría de las personas no se han resistido aún a este desarrollo.

Pero es probable que esto cambie fundamentalmente en las próximas semanas y meses. Los efectos del bloqueo y las nuevas medidas para contener una segunda oleada tendrán consecuencias sociales y económicas tan devastadoras que muchos de los que aún no se han movido entrarán, por experiencia propia, en un conflicto cada vez mayor con el sistema existente.

Es precisamente este conflicto, que afectará a millones de personas, el que debe ser visto como un desafío por todos nosotros, porque ofrece una oportunidad única para educar a un gran número de personas previamente desprevenidas de que el Gran Reajuste no es más que un intento de mantener vivo un sistema que ha sobrevivido históricamente. La continuación de este sistema beneficia sólo a una pequeña minoría, mientras que lleva a la mayoría a un futuro que se asemeja a una prisión digital, en el que el desarrollo del individuo estará determinado por algoritmos, la coexistencia social será vigilada y controlada, y las libertades democráticas sólo se permitirán en la medida en que no obstaculicen la transferencia de datos desde las computadoras de alta frecuencia.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Shutterstock / MyCreative

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort