El Gran Reajuste – Corona como marcapasos de la 4ª Revolución Industrial

Un comentario de Herrmann Ploppa.

“Una de las características esenciales de la cuarta revolución industrial no es que cambie la forma en que trabajamos. Esta vez somos nosotros los que hemos cambiado”. (Klaus Schwab, cerebro del Foro Económico Mundial <1>)

Tal vez se haya preguntado por qué las severas restricciones a nuestras oportunidades de desarrollo impuestas por el régimen de Corona continúan aplicándose incluso después de que la pandemia haya terminado hace mucho tiempo. La represión de las pequeñas y medianas empresas sigue siendo abrumadora. Hace dos meses, la tan temida Creditreform ya advirtió de la ola de insolvencias que se producirá en otoño. Las formas de articularse políticamente en contra de ello han sido desconectadas heladamente. ¿Se supone que aún debemos creer en las coincidencias? ¿En la mala gestión? No lo creo. Todas las posibilidades de desarrollo de la clase media de la sociedad, es decir: las pequeñas y medianas empresas, la economía pública y cooperativa, se están obstaculizando con demasiada precisión.

Ya en marzo, el jefe de la empresa de gestión de activos BlackRock (volumen de negocios: 7,4 billones de dólares) Lawrence “Larry” Fink había escrito a sus accionistas que el mundo no sería el mismo después de Corona que antes, y que habría “enormes oportunidades de inversión” <2> en el mundo post-Corona. Los cambios en los activos en los pocos meses del régimen de Corona son gigantescos: Jeff Bezos, el propietario de Amazon, ha podido aumentar sus activos privados en unos míseros 25.000 millones de dólares estadounidenses durante el cierre. El Sr. Tesla Elon Musk se enriqueció con 8.000 millones de dólares, y Eric Yuan, el inventor del formato de conferencia en línea Zoom, pudo aumentar sus activos privados en 2.580 millones de dólares en un mes. En 1990, 66 multimillonarios combinados tenían 240 mil millones de dólares Hoy en día, 614 multimillonarios en los EE.UU. poseen activos de 2.947 billones de dólares. Son dueños de casi tanto como los dos tercios inferiores de la población de los EE.UU.

En Alemania, la desigualdad de la riqueza no es tan opresiva. Pero eso todavía puede ocurrir si las restricciones relacionadas con la coronación siguen aplicándose como hasta ahora.

No es exagerado decir que estamos siendo testigos de una gigantesca y chocante agitación del mundo tal como lo conocemos, hacia un reordenamiento de las dimensiones distópicas. Un acto de “destrucción creativa”. En otras palabras, la despiadada destrucción de estructuras perfectamente intactas a favor del establecimiento de nuevas estructuras cada vez más centralizadas e inhumanas. Podemos usar la destrucción de las civilizaciones avanzadas de la India como comparación. O la toma depredadora de los bienes comunes y las tierras de cultivo y su transformación en pastizales en la Inglaterra moderna temprana, de la que surgió la industrialización y el proletariado. O la destrucción de las formas económicas socialistas de estado en el Tercer Mundo en los años 60 y 70. No tenemos ni idea de lo que está pasando ahora mismo en los países coronados como India, Brasil o Nigeria. La gente allí está cayendo en la aniquilación existencial sin ningún tipo de amortiguación. La quiebra es seguida inmediatamente por el hambre y la muerte.

Hay seres humanos privilegiados que, en los trastornos de la miseria del régimen de la Corona, ven excelentes oportunidades para reconstruir el mundo desde cero. De arriba a abajo, por supuesto. Lejos de la naturalidad a una artificialidad hasta ahora inimaginable. Presiona el botón de reinicio y sube un nuevo software mundial. El Gran Reajuste.

El Foro Económico Mundial, que se reúne una vez al año como la “Cumbre Económica Mundial” en la elegante ciudad balneario de Davos, se ha fijado nada menos que en la mente. Todos los grandes nombres se reúnen allí. Monarcas, políticos, líderes de negocios, científicos y sin olvidar a los medios de comunicación. Pero el FEM trabaja todo el año y desarrolla conceptos para el capitalismo correcto. El gran creador del WEF es un alemán, Klaus Schwab, un economista de Ravensburg. Y dirige la Fundación Schwab junto con su esposa. Y esta fundación, a su vez, promueve a los llamados emprendedores sociales como el inventor del microcrédito, Mohammad Yunus de Bangladesh, o el fundador de Wikipedia Jimmy Wales. Schwab quiere mostrar que el compromiso social y la actividad económica orientada al beneficio son compatibles entre sí. Todo en este mundo puede ser manejado exitosamente con el motivo de la ganancia.

Cuando Schwab y su testarudo guardia pretoriano entran en el Auditorio de Davos, todos los poderosos del mundo escuchan con reverencia al Papa del capitalismo de Ravensburg cuando proclama desde su trono: “Uno de los rasgos esenciales de la cuarta revolución industrial no es que cambie nuestras actividades. Esta vez somos nosotros los que hemos cambiado”. <3> La cuarta revolución industrial es el gran problema de Schwab. Ha escrito un libro sobre ello en el que leemos:

“En primer lugar, considero que el nivel de liderazgo y comprensión de los cambios que se requieren entre todos los actores es muy bajo en relación con la necesidad de repensar nuestros sistemas económicos, sociales y políticos para responder a la cuarta revolución industrial. Como resultado, tanto a nivel nacional como mundial, el marco institucional apropiado para gestionar la difusión de la innovación y mitigar las distorsiones es, en el mejor de los casos, inadecuado y, en el peor, inexistente.

En segundo lugar, Schwab dice que falta la narración para vender a la gente el nuevo mundo tecnológico de la forma más atractiva posible. Si no te llevas a la gente contigo, habrá una “reacción defensiva de la población contra los cambios fundamentales que ya están en marcha”. <4>

Klaus Schwab es un hombre inteligente. Él ve muy claramente que el capitalismo llegará a su fin si las cosas siguen como están. Por eso Schwab piensa que después de la fase del capitalismo de Estado, que ve en el New Deal de Roosevelt y en la industrialización convergente de algunos países del tercer mundo, y el consiguiente radicalismo de mercado (que él llama simplemente “liberalismo”), ahora le toca a él el turno del “capitalismo de los accionistas”, en contraste con el capitalismo de los accionistas. Esto significa: el empresario capitalista no sólo está comprometido con sus accionistas. También debe llevarse el medio ambiente con él. Pero aquí no hay lugar para las cooperativas y los negocios de derecho público. El principio del beneficio debe impregnar cada fibra de la sociedad.

Estos dos elementos: la cuarta revolución industrial y el capitalismo de las partes interesadas, Schwab quiere ahora dar un gran salto adelante a la sombra de la parálisis de la corona. Por eso la próxima cumbre económica mundial en Davos en 2021 se celebrará bajo el lema El Gran Reajuste. Esto va a ser un evento gemelo. En el centro de salud pulmonar, los grandes no tan jóvenes de este mundo y sus protegidos algo más jóvenes se encontrarán, como de costumbre, física y hápticamente, si Corona permite que esto suceda. Al mismo tiempo, los jóvenes interesados de los ancianos de Davos se reúnen en la mesa de los gatos de las videoconferencias. Luego se encienden desde todos los rincones del mundo. Ya en abril, jóvenes talentos del nuevo y hermoso mundo del techno se reunieron en Internet bajo el lema “Reset Everything” <5>. Discípulos eufóricos del nuevo mundo plástico artificial. Se trataba de 5G, el transhumanismo, la inteligencia artificial, la criptografía, las vacunas de un nuevo tipo o la prolongación de la vida.

Y ahora el Gran Reajuste. Pero no sólo cayó del cielo. Ya en 2015 las Naciones Unidas habían aprobado su Programa 2030, que ya insinúa los elementos esenciales del orden mundial actual. Esto fue reafirmado por una asociación estratégica entre la ONU y el Foro Económico Mundial en junio de 2019 <6>. La asociación entre Bill Gates y la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene su contrapartida aquí en el modelado del futuro mundo artificial.

Y es extremadamente revelador quién está involucrado en El Gran Reajuste <7>. Aquí encontramos a Jennifer Morgan de Greenpeace. O la Secretaria General de la Federación Mundial de Sindicatos, Sharan Burrow. Ya el gran video de apertura deja claro cómo se organiza la jerarquía hoy en día. Las palabras de apertura son pronunciadas por el gran presidente Klaus Schwab desde su trono, amplificadas por un micrófono de museo <8>. Le sigue Su Alteza Real el Príncipe Carlos, quien, desde un teleprompter colgado demasiado alto, murmura sus palabras de madera sobre la protección de la naturaleza ahora y especialmente aquí y de ninguna manera más tarde. Luego el subordinado de Schwab, el Secretario General de las Naciones Unidas António Guterres con su saludo flemático. Y también el propio Papa del capitalismo, Klaus Schwab.

Y es interesante ver qué tipo de ambiente está involucrado aquí. Un montón de jóvenes emprendedores, reunidos en el Top Tier Impact <9>, es decir: el poder de la primera liga. Aquí encontramos a Ingmar Rentzhog. ¿Te suena? Rentzhog es el joven empresario sueco que inventó el icono del pop climático Greta Thunberg, y luego usó su nombre para recaudar decenas de millones de euros para su puesta en marcha “No tenemos tiempo” <10>. Alex Bates de Neocortex Ventures invierte en inteligencia artificial. El Club de Jóvenes Empresarios también participa en el Gran Reajuste, con 500 empresas. O también Webit <11>. ¿Has oído hablar de ello? Con la excepción de este año, Webit organiza gigantescos congresos en los que se presentan y se premian apasionantes innovaciones del hermoso mundo de las computadoras e Internet. Hasta 15.000 fanáticos de la tecnología se reúnen allí. Una atracción, por ejemplo, fue la muñeca humanoide parlante Sofía.

En un video del período de pre-reinicio, la Iglesia de Klaus-Schwab explica el hermoso nuevo mundo de la artificialidad absoluta. Allí la bioeticista Nita Farahany encuentra lo fascinante que es que ahora se pueden visualizar los pensamientos de la gente en la pantalla y que pronto será posible descifrar la “caja negra” de los pensamientos más íntimos de la gente. El neuroeticista, que recuerda a Mefisto en la personificación de Gustav Gründgens, también asesora al gobierno de EE.UU. en el comité BRAIN (Brain Research through advancing innovative neurotechnologies) convocado por Obama. Porque el gobierno de EE.UU. y la red de investigación del Pentágono DARPA también quieren mirar directamente en nuestros cerebros. Por supuesto, estamos seguros de que sólo se trata de curar el Alzheimer y otras enfermedades similares. Soso. Y, por supuesto, el control neuronal de los humanos sólo se trata altruistamente de permitir que las personas en silla de ruedas vuelvan a caminar felizmente.

Hay muchas personas súper ricas que quieren ayudar a la humanidad desinteresadamente. Nos vemos obligados a luchar con Bill Gates y su gen manipulador de vacunas. Pero Bill Gates también quiere liberar a los africanos del flagelo de la malaria. Por eso su equipo está trabajando febrilmente para cambiar las secuencias genéticas de los mosquitos transmisores de la malaria para que ya no transmitan el gen que causa la enfermedad <12>. Y Bill Gates no sería Bill Gates si no estuviera también salvando la atmósfera de la Tierra. La atmósfera se salvará rociando con productos químicos <13>. Y Elon Musk con su compañía espacial SpaceX es ahora un líder en viajes espaciales, mientras que la NASA, que está contractualmente vinculada a él, es sólo el socio y patrocinador junior.

Es notable que la República Popular China siempre está involucrada en el Gran Reajuste de Schwab. Klaus Schwab es, como dije, un hombre inteligente. Ha reconocido que el aparato estatal no es del todo prescindible para el éxito de su reinicio del mundo. La máquina de poder de China con sus estabilizadores: el Ejército Popular, el Partido Comunista y el aparato estatal armonizan perfectamente con las ambiciones de multimillonarios como Jack Ma. Y lo suave, rápido y eficiente que esta máquina de energía ha introducido a China en la nueva súper red 5G, no sólo es impresionante para el victorioso Occidente, sino también un poco aterrador.

Así pues, la rigidez de la tolerancia forzada de nuestra civilización por el régimen de Corona puede interpretarse también como un intento de compensar el retraso percibido en el desarrollo de la Cuarta Revolución Industrial en comparación con China en una sacudida.

¿Qué tan realista es este Gran Reajuste en realidad? ¿Es sólo la fijación de una camarilla de gente súper rica? Desafortunadamente no. En mi libro de 2014 “The Doers Behind the Scenes” <14> me he puesto muy cuidadosamente contra un muro de sospechas de una supuesta teoría conspirativa, demostrando empíricamente cómo los instrumentos democráticos de codeterminación de la voluntad general (volonté genérale) y el bien común, por los que se había luchado en laboriosos trabajos durante siglos y que estaban firmemente anclados en los estados modernos, fueron gradualmente infiltrados por redes y grupos de reflexión de los súper ricos y apalancados desde dentro. Ya en 2014, el resultado fue que los propios políticos se involucraron en el destripamiento del estado. Cómo hicieron posible la evasión de impuestos y la expandieron cada vez más. Cómo introdujeron las fundaciones como un medio legal de evasión de impuestos. Cómo los cimientos, con semejante discurso de ánimo, dejan que nuevos discursos sintéticos se infiltren en la política; primero en silencio, luego cada vez más en voz alta.

Y desde la publicación de mi libro, la situación no ha mejorado, pero sí empeorado. Mientras que en el decenio de 1970 la parte de los beneficios empresariales que engañaba a las autoridades fiscales para que los superaran seguía siendo de alrededor del 5%, en el decenio de 2000 más del 50% ya había superado a la comunidad solidaria de contribuyentes. Hoy en día, la tasa es indiscutiblemente aún más alta. El estado se empobrece, mientras que los multimillonarios se hacen cada vez más ricos. Hoy en día los jefes de estado, véase el ejemplo actual de Bill Gates y su sagrada vacunación de los siete mil millones de ciudadanos de la tierra, tienen que inclinarse ante los súper ricos. Han sido elegidos y formados como líderes por fundaciones y redes, entre ellas el Foro Económico Mundial. La visión del mundo de Klaus Schwab es, por supuesto, su propia visión del mundo. ¿Qué más? Es lo más natural del mundo servir la riqueza pública a los súper ricos en bandeja de plata. Sólo la búsqueda privada del beneficio puede guiar eficazmente a las sociedades, ¿no es así?

Las fundaciones y redes de esa élite también pueden, con la ayuda de los medios de comunicación, controlar el partido y generar sintéticamente “movimientos de base” pseudo-opositivos; a través de instrumentos de educación política financiados por la fundación y a través de la enciclopedia en línea Wikipedia, para crear un agarre de pinza autorreferencial contra los últimos movimientos de democracia genuina que quedan y sofocarlos tanto sin problemas como, por otra parte, de manera muy incestuosa a través de frases propagandísticas fuera de lugar como “populista de derecha” o “teoría de la conspiración”. Tampoco se engañan a sí mismos para construir una correlación significativa entre la “mentalidad de conspiración” y la naturopatía de una manera pseudocientífica <15>.

Está bien. Así que pueden hacer lo que quieran, esos multimillonarios. Si también pueden protegerse de realidades incómodas es otra cuestión. Han creado hechos destruyendo instancias democráticas y perturbando la cohesión social, por la interminable militarización de este mundo, por las comunidades cerradas. Muchas zonas de este mundo ya no pueden ser controladas. No hay inteligencia artificial, no hay red 5G o manipulación genética que sirva para algo aquí.

¿Y cómo puede crearse una sinergia entre el hombre y la máquina en un mundo en el que las desigualdades sociales han adquirido dimensiones únicas en la historia? Cuando bandas rivales de personas súper ricas luchan sin escrúpulos contra su poder a espaldas de toda una nación, como ocurre actualmente en Estados Unidos, donde el multimillonario George Soros está desatando su oposición sintética a Black Lives Matter contra el despiadado capitalista de Manchester Trump? El Gran Reajuste no está sobre pies de arcilla, sino sobre una pila de cristales rotos. Sin embargo, el Gran Reajuste se nos está imponiendo.

Así que es un montón de perforación. ¿Es posible siquiera despertar a un público completamente paralizado y completamente desprevenido?

Primero tenemos que averiguar qué es lo que queremos. De donde realmente venimos.

Entonces: venimos de un mundo en el que la democracia se mantenía en alto. Venimos de un mundo donde había justicia social. En nuestro mundo, el principio de beneficio sólo se permitía en los casos en que no podía causar ningún daño. La primacía de lo político aplicada. El bien común. Así pues, en el pasado, todas las actividades económicas importantes eran llevadas a cabo por cooperativas u organismos públicos. Y una fuerte clase media trabajaba cerca de las bases, de gente para gente. Todo esto hizo nuestras vidas tan fáciles y despreocupadas.

Tenemos que volver a eso. Como primer paso. Así que tenemos que reparar nuestro estado. y poner en marcha un sistema de recaudación de impuestos fuerte y aplicable. Incluso modestos aumentos de impuestos para los súper ricos nos darían el dinero para una infraestructura que funcione de nuevo. También se introduciría la democracia directa. De modo que las cuestiones de hecho no están vinculadas a los programas de los partidos, sino que pueden decidirse caso por caso. Un mandato imperativo garantizaría que los funcionarios elegidos puedan ser expulsados de sus cargos en cualquier momento si no cumplen su mandato electoral.

Estas son sólo algunas de las cosas que deben ser presentadas contra el Gran Reajuste. Nos oponemos firmemente al nuevo mundo tecnológico de Klaus Schwab. Para que podamos seguir controlándonos y determinándonos a nosotros mismos y al mismo tiempo ser capaces de brillar con nuestros ojos sin un impulso neural artificial.

Fuentes y notas:

<1> https://www.youtube.com/watch?v=kpW9JcWxKq0
<2> Offener Brief von Blackrock-Chef Larry Fink an seine Anteilseigner vom 29.3.2020
https://www.blackrock.com/corporate/investor-relations/larry-fink-chairmans-letter
“The world will get through this crisis. The economy will recover. And for those investors who keep their eyes not on the shaky ground at our feet, but on the horizon ahead, there are tremendous opportunities to be had in today’s markets.”
<3> https://www.youtube.com/watch?v=kpW9JcWxKq0
<4> Klaus Schwab: „The Fourth Industrial Revolution“. London 2017
<5> Reset Everything, 29.-30.4.2020: https://reseteverything.events/
<6> https://www.weforum.org/press/2019/06/world-economic-forum-and-un-sign-strategic-partnership-framework
<7> https://www.weforum.org/agenda/2020/04/world-vs-virus-podcast/
<8> https://www.weforum.org/great-reset?emailType=Newsletter
<9> https://www.toptierimpact.com/
<10> https://www.thelocal.se/20190209/start-up-used-child-climate-activist-to-raise-millions
<11> http://www.webit.org/about/index.php
<12> https://futurism.com/videos/the-age-of-crispr-why-genetic-engineering-will-change-everything
<13> https://www.theguardian.com/environment/2012/feb/06/bill-gates-climate-scientists-geoengineering
<14> Hermann Ploppa: Die Macher hinter den Kulissen. Wie transatlantische Netzwerke heimlich die Demokratie unterwandern. Frankfurt 2014.
https://www.nomen-verlag.de/produkt/die-macher-hinter-den-kulissen/
<15> Pia Lamberty/ Roland Imhoff: Powerful Pharma and its Marginalized Alternatives? Effects of Individual Differences in Conspiracy Mentality on Attitudes Toward Medical Approaches. Mainz April 2018

https://www.researchgate.net/publication/324210382_Powerful_Pharma_and_its_Marginalized_Alternatives_Effect_of_Individual_Differences_in_Conspiracy_Mentality_on_Attitudes_towards_Medical_Approaches

https://www.researchgate.net/publication/324210382_Powerful_Pharma_and_its_Marginalized_Alternatives_Effect_of_Individual_Differences_in_Conspiracy_Mentality_on_Attitudes_towards_Medical_Approaches

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Fuente de la imagen: Drop of Light/ Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

 

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort