El gran experimento de ingresos básicos de Sudán: una cosa de comando secreto | Por Norbert Häring

El Banco Mundial y el gobierno alemán se mostraron reacios cuando se les pidió que financiaran el enorme experimento de ingresos básicos en Sudán. Al parecer, la conferencia de donantes para el Sudán, auspiciada por el Gobierno de Alemania, no fue más que una desviación de los verdaderos donantes y organizadores de este gigantesco programa de vigilancia y fiscalización.

Un punto de vista de Norbert Häring.

Desde que escribí el 14 de junio sobre el ingreso básico en el Sudán y el 1º de julio sobre el ingreso básico universal como un sueño húmedo del Foro Económico Mundial, ha pasado más tiempo del previsto antes de la continuación anunciada. Porque resultó sorprendentemente difícil obtener información sobre la financiación del programa y de la conferencia de donantes para el Sudán, organizada por el Gobierno Federal el 25 de junio. Parece ser una operación secreta de comando.

Mi intención de reunir más información sobre el plan del Banco Mundial de poner al 80 por ciento de la población del Sudán en una correa digital con un ingreso minibásico de cinco dólares al mes fue desencadenada por un tweet de Magdi M. Amin, que fue asesor superior del Ministerio de Finanzas del Sudán, titulado “Hacia un Sudán y un África nuevos e inclusivos mediante la reforma económica y la tecnología orientada a las personas”.

Amin resultó ser un “socio inversionista” de la Red Omidyar, con sede en Washington, del libertario fundador de la plataforma en línea Ebay, Pierre Omidyar. Se centra en “las inversiones con fines de lucro en la identidad digital”. Antes de unirse a Omidyar, trabajó para el Banco Mundial durante 20 años. Allí, el graduado de Princeton y Johns Hopkins asesoró a nivel de gestión sobre cómo “poner al sector privado en el centro de la labor de desarrollo”, incluida una “estrategia de tecnología disruptiva”.

En un tweet anterior de enero, que encontré en su cronología, Magdi anunció su traslado a Jartum como asesor del Ministerio de Finanzas. Así pues, parece que el Banco Mundial ha asignado un asesor superior al Ministro de Finanzas del Sudán, un antiguo empleado del Banco Mundial, que es remunerado por la Red Omidyar, miembro fundador de la Alianza “Better Than Cash”. Parece que esto y la Red Omidyar pueden haber sido fundamentales para desarrollar el Programa de Apoyo a la Familia del Sudán, un programa de ingresos básicos para 32 millones de personas encargado por el Banco Mundial.

Desde 2017, la Red Omidyar, junto con su socio de la Alianza “Better Than Cash”, la Fundación Bill y Melinda Gates, ha sido el donante del fondo fiduciario administrado por el Banco Mundial para financiar la iniciativa de identificación para el desarrollo (ID4D) del Banco Mundial, que se puso en marcha en 2014.

La Red Omidyar se beneficia de haber financiado recientemente el desarrollo de una plataforma estándar para sistemas de identidad nacional digital por parte del Instituto Internacional de Tecnología de la Información en Bangalore (India). Esta plataforma se pone a disposición de todos los gobiernos interesados de forma gratuita “como un bien público”.

No se tarda mucho en considerar en qué podría consistir la parte “lucrativa” de la inversión en sistemas de identidad en este caso, en el que la Red Omidyar y Magdi son expertos. El control de una plataforma a través de la cual muchos países (pobres) construyen sus sistemas centrales de identidad nacional encierra una increíble riqueza de datos, tanto en términos de valor financiero como de posibilidades de control.

El Instituto Internacional de Tecnología de la Información es un instituto privado financiado por Microsoft, IBM y el grupo indio de tecnología de la información Infosys, entre otros. Con el dinero de Omidyar y el Banco Mundial, el horror de la protección de datos de Aadhaar se exporta a todo el mundo a través de este instituto. Aadhaar es una base de datos biométrica central del gobierno para más de mil millones de ciudadanos, desarrollada con mucho apoyo de Bill Gates y Cía., que se utilizará para todos los fines públicos y privados y que cada vez es más necesaria.

El Banco Mundial y los ministerios federales están construyendo muros

Mi curiosidad se despertó lo suficiente. Quería averiguar del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores, que había organizado la Conferencia de Donantes del Sudán, quiénes eran los donantes de los 1.800 millones de dólares que supuestamente se estaban recaudando. Del Banco Mundial, quería saber cuáles eran las cantidades mencionadas en un documento del Banco Mundial sobre el Programa de Apoyo a la Familia del Sudán, y de qué tipo de fondo fiduciario se financiaría el programa con el dinero de quién.

El 29 de junio, el Banco Mundial me dijo: “El proyecto está todavía en la fase de desarrollo y está actualmente en el proceso normal de aprobación. Aún no se ha presentado a los directores ejecutivos del Grupo del Banco Mundial para su discusión y decisión”.

Esta es una información muy extraña, porque ya el 25 de junio, el Presidente del Banco Mundial David Malpass había dicho al final de la Conferencia de Donantes de Sudán: “A petición del gobierno, hemos desarrollado el Programa de Apoyo a la Familia de Sudán junto con el gobierno. Cuesta 1.900 millones de dólares y está diseñado para financiar transferencias de cinco dólares al mes por persona para el 80 por ciento de la población, utilizando mecanismos de entrega digitales y de otro tipo. El Banco Mundial ha establecido un fondo fiduciario de múltiples donantes para el apoyo a la transición y la recuperación del Sudán a fin de canalizar las contribuciones de los asociados. Para agosto, planeamos contribuir hasta un máximo de 400 millones de dólares para apoyar el Programa de Apoyo a la Familia de Sudán”.

Si los directores ejecutivos ni siquiera hubieran discutido este programa, que ya está en marcha, a finales de junio, el proceso de toma de decisiones en el Banco Mundial sería bastante problemático. El Banco Mundial no respondió a las preguntas sobre la aclaración de la contradicción ni a la pregunta adicional sobre una lista de donantes para el fondo fiduciario, a pesar de que se le aseguró que siempre estaban disponibles para responder a las preguntas.

El Ministerio Federal de Relaciones Exteriores sólo dio información vaga sobre los donantes y la financiación del Programa de ingresos básicos en el Sudán y remitió el asunto al Ministerio de Ayuda al Desarrollo para que le diera más información sobre el fondo fiduciario del Banco Mundial y sobre la participación de Alemania en él. Después de un tiempo, este último me escribió que el Ministerio de Asuntos Exteriores me llamaría. Esto se hizo, pero sólo resultó en la vaga promesa de enviar algo que no había sido enviado antes.

Todo lo que aprendí del Ministerio de Relaciones Exteriores fue que algo menos de la mitad de la suma total de 1.800 millones de dólares había sido proporcionada por la Unión Europea y los Estados miembros de la Unión Europea, 150 millones de los cuales fueron proporcionados por el Gobierno Federal. Un total de más de 30 estados y organizaciones habían prometido dinero. Quedó abierto cuánto del dinero prometido fluiría al fondo que financiaría el proyecto de ingresos básicos.

Escuché las declaraciones de la conferencia de donantes. El evento, a veces grotesco, con mucho Heiko Maas y gracias a Heiko Maas, dio la impresión de que el valor objetivo de 1.800 millones de dólares sólo se reunió porque todos volvieron a enumerar toda la ayuda que ya estaban dando al Sudán de todos modos, a veces un poco o incluso considerablemente más que el año anterior. El representante de los EE.UU. incluso comparó con 2017 para anunciar un aumento impresionante. Las sumas mencionadas solían ser modestas e incluían cualquier tipo de transferencia de dinero y a menudo sólo asistencia técnica o administrativa o suministros médicos. Lo que se prometió explícitamente para financiar el programa de apoyo a la familia fue extremadamente modesto.

Esta percepción coincide con un análisis del Consejo Atlántico, una organización del delantal de la OTAN. Su autor, que según su perfil de Twitter solía trabajar para la CIA en el Sudán (el artículo dice que era “Jefe de Gabinete del Enviado Especial para el Sudán”), escribe que incluso antes de la conferencia estaba claro que no se recaudarían grandes sumas de dinero, por lo que no se llamó conferencia de donantes sino “conferencia de asociados”. Las promesas estaban llenas de matemáticas elásticas y doble contabilidad, el aumento real de apoyo “moderado”.

Resumen provisional
Mi resumen provisional de esto – una suposición bien fundada, nada más: La conferencia de donantes sirvió para encubrir el experimento de ingresos básicos en el Sudán, que sirve principalmente para vigilar y controlar a la población, con un manto de legitimidad intergubernamental. Como si se tratara de gobiernos elegidos de todo el mundo que la financian y la operan, y no la Fundación Omidyar, la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller y el Foro Económico Mundial. En otras palabras, aquellos que, junto con y a través del gobierno de los Estados Unidos, el Banco Mundial y la ONU, están impulsando el programa de registro biométrico digital de la población mundial en bases de datos centrales a las que se puede acceder desde los Estados Unidos. Los 1.900 millones de dólares que se supone que cuesta el programa, que ya ha comenzado, deben venir de alguna parte. No viene principalmente de los gobiernos. Supongo que sólo fue fingido para que el papel de Silicon Valley no fuera tan obvio.

Eso explicaría por qué la financiación y organización del programa de apoyo a la familia en Sudán es tan secreta.

También encajaría con la última conferencia de donantes que el gobierno alemán presumiblemente también organizó a instancias del gobierno de los Estados Unidos. En ese momento, la idea era recaudar fondos gubernamentales y canalizarlos sin condiciones ni responsabilidad a grupos y alianzas en la política sanitaria mundial dominada por Bill Gates y las grandes empresas farmacéuticas.

Cómo Sudán se convirtió en un oso bailarín

Todo aquel que esté interesado en examinar más de cerca los acontecimientos recientes en el Sudán encontrará una buena introducción en tres análisis del International Crisis Group (ICG) de enero de 2019 (“Improving Prospects for a Peaceful Transition in Sudan”), de octubre de 2019 (“Salvaguardar la revolución del Sudán”) y de junio de 2020 (“Financiar el restablecimiento de la turbulenta transición del Sudán”), es decir, antes y después de la revolución que llevó a la expulsión del dictador militar Al Bashir y su sustitución por un gobierno de transición militar-civil dirigido por los Estados Unidos.

El ICG es un grupo fundado en 1995 por iniciativa de políticos estadounidenses y la Dotación Carnegie para la Paz Internacional, con financiación de George Soros, que “pretende ser la principal organización que proporcione análisis y asesoramiento independiente sobre cómo prevenir, resolver o gestionar mejor los conflictos mortales”. Su influencia es enorme.

Una de las cosas que se aprenden en estos informes es que el Sudán ya contaba con el apoyo de Arabia Saudita y otros bajo el mando de Al Bashir, para que luchara en el lado correcto en la guerra del Yemen Saudita, y de Europa, para que no dejara pasar a los migrantes de África. Ya bajo el régimen de Al Bashir, los EE.UU. se acercaron al “régimen del terror”, que, como recomendó el Fondo Monetario Internacional, redujo drásticamente los subsidios al combustible, desencadenando así la revuelta de la población que llevó al (deseado) derrocamiento de Al Bashir.

Las recomendaciones del ICG sobre cómo persuadir a Al Bashir de que abdique y lo que ha sucedido desde entonces, como la negación de la entrega de Al Bashir a la Corte Penal Internacional, que es aceptada sin queja alguna por los Estados Unidos y todos los demás gobiernos, indican que la revolución no fue un asunto puramente sudanés como se describe en los informes.

Según el ICG, una de las razones por las que el propio Sudán no tiene dinero para el programa de ingresos básicos ideado por el Banco Mundial es que los militares siguen reclamando la mayor parte del dinero para sí mismos y el gobierno ha multiplicado los salarios de los empleados estatales como compensación por la inflación. No hay ninguna crítica a ninguna de estas cosas ni por parte del ICG ni por parte de los “gobiernos asociados” de Sudán. Cuando Al Bashir aún estaba en el gobierno, las cosas eran diferentes. Pero que critica un gobierno dependiente que le permite usar a la población para grandes experimentos sociales a su antojo.

El Sudán no es un caso aislado

Existen muchos programas similares a los del Sudán en una escala (incluso) menor. Las ambiciones son grandes.

En Bangladesh, la Fundación Gates financia desde 2013 un fondo de innovación para servicios financieros digitales para la gran organización de ayuda BRAC. Se pretende convertir los programas de la organización en soluciones financieras móviles en la medida de lo posible. Además, actualmente hay dinero para un programa de investigación del BRAC sobre servicios financieros digitales.

El dinero parece estar dando frutos en el sentido de Gates. En un artículo del 1 de julio, el jefe (anglosajón) del Laboratorio de Innovación Social de BRAC, financiado por la Fundación Gates y las agencias de desarrollo de EE.UU. y el Reino Unido, explica cómo están trabajando para cambiar los programas de ayuda de BRAC para los pobres de la ayuda alimentaria y similares a las transferencias de dinero a través del teléfono móvil.

La organización de las Naciones Unidas para el desarrollo, PNUD, publicó el 23 de julio un folleto cuyos autores hacen campaña para que 3.000 millones de personas reciban un ingreso básico por medios digitales durante la crisis de Corona.

Este tipo de propuesta es tangible, aunque no dice explícitamente cómo alinearía los beneficios sociales a nivel internacional, hacia arriba para los más pobres, hacia abajo para el resto, hasta los niveles de supervivencia, además de poner a la población mundial con una correa digital.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar.

+++

Fuente de la imagen: Mickey12 / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort