Déjà Vue – Dar a los ricos de nuevo con paquetes de rescate

Un comentario de Rainer Rupp.

Según informes creíbles, la administración del presidente Donald Trump está elaborando actualmente un paquete de medidas económicas y financieras que ascienden a más de un billón de dólares (mil millones) para salvar a la economía estadounidense de caer en la temida depresión. Pero, al igual que en la última crisis, se trata principalmente de rescates financiados por los contribuyentes para las grandes empresas, con la única diferencia de que esta vez no son (todavía) los bancos los que están en primer lugar, sino otras industrias denominadas “sistémicamente importantes”, como las líneas aéreas y las empresas, por ejemplo el gravemente maltrecho grupo aeroespacial Boeing.

En una conferencia de prensa a principios de esta semana, Trump ya había prometido 50 mil millones de dólares en dinero de rescate sólo para las aerolíneas estadounidenses. Trump dijo: “Apoyaremos a las aerolíneas al 100%, no es su culpa”. Eso no es cierto. Es su culpa y no tiene nada que ver con el virus de la Corona. Porque en los buenos tiempos, los consejos de administración de las empresas hicieron todo lo posible para enriquecer a los accionistas, pero sobre todo para enriquecerse a sí mismos y en lugar de apartar dinero para los malos tiempos, asumieron irresponsablemente una deuda adicional. Y ahora el paquete de rescate propuesto tiene como objetivo principal rescatar a los accionistas, pero también, en mucho menor medida, rescatar a los acreedores no garantizados, como los proveedores que han concedido préstamos a las aerolíneas.

La alternativa al rescate de los accionistas sería un procedimiento de insolvencia en virtud del capítulo 11 de la ley de sociedades de los Estados Unidos, que permitiría a las compañías aéreas afectadas seguir operando y, al mismo tiempo, dejarlas en manos de los acreedores. Los accionistas perderían entonces todo o gran parte del valor de sus acciones. Si la empresa sigue siendo rentable debido a un modelo de negocio revisado o nuevo, tendrá un nuevo comienzo libre de deudas con nuevos propietarios y una nueva dirección.

En la actualidad, la atención se centra en las cuatro principales aerolíneas de EE.UU. – Delta, United, American y Southwest – cuyas acciones han estado en caída libre desde mediados de febrero de 2020 y han perdido hasta tres cuartas partes del precio de sus acciones hasta ayer. Dado que las operaciones de vuelo se han suspendido en gran medida debido al Covid-19 y no se vislumbra ninguna mejora, pero se sigue incurriendo en muchos gastos, ya es previsible que dentro de unos meses a más tardar las cuatro compañías aéreas se queden sin dinero y sus precios de las acciones se desplomen en tierra. El paquete de rescate de 50 mil millones de dólares de Trump tiene como objetivo prevenir esto, ya que los cuatro serían los principales destinatarios.

Sólo hay un problema, un problema bastante nuevo para los EE.UU., porque en los foros de Internet y cada vez más en los medios de comunicación hay un movimiento inusualmente fuerte contra la renovación de los rescates financiados por los contribuyentes para salvar a los accionistas. De hecho, los opositores del paquete de rescate de 50.000 millones de dólares señalan con razón que las cuatro aerolíneas en cuestión han desperdiciado grandes cantidades de dinero y lo han despilfarrado sin sentido durante los últimos 8 años en lugar de invertirlo en personas y material nuevo. Así pues, se ha demostrado que las cuatro aerolíneas han gastado un total de 43.700 millones de dólares desde 2012 para recomprar acciones de su propia empresa en los mercados bursátiles con el fin de hacer subir los precios de las acciones.

En otras palabras, se dice que las cuatro principales aerolíneas estadounidenses -Delta, United, American y Southwest- cuyas acciones están ahora en el suelo porque podrían quedarse sin dinero en unos pocos meses, son las principales beneficiarias del paquete de rescate de 50.000 millones de dólares, a pesar de que anteriormente habían quemado 43.700 millones de dólares con la recompra de acciones. Si bien son inútiles para el curso ordinario de los negocios, han sido muy eficaces para enriquecer aún más a los accionistas, es decir, a los propios accionistas. Y estas mismas personas serán rescatadas del contribuyente por el paquete de rescate de Trump.

Las recompras de acciones se consideraron durante mucho tiempo una forma de manipulación del mercado y fueron ilegales según el derecho de sociedades de EE.UU. (normas de la SEC) hasta 1982. En esa época, la influencia de los neoliberales, los llamados “Chicago Boys” ya se notaba cuando aparecieron algunas nuevas normas de la SEC (10b-18), que querían ofrecer a las empresas un “refugio seguro” para su dinero cuando había abundancia de efectivo, es decir, en forma de recompra de sus propias acciones, pero sólo bajo ciertas condiciones.

Pero cuando las corporaciones descubrieron a lo largo de los años que a nadie de la SEC le importaban estas condiciones y nadie comprobó nada, las recompras de acciones aumentaron. Pero sólo explotaron después de la crisis financiera. En ese momento, la Reserva Federal de los Estados Unidos había llevado los tipos de interés de los préstamos a cero, lo que aprovecharon prácticamente todas las grandes empresas de Wall Street para hacer subir el precio de sus acciones con préstamos baratos mediante recompras.

Las 500 empresas del índice bursátil estadounidense S&P, incluidas las que ahora exigen enormes paquetes de rescate a los contribuyentes y a la Reserva Federal, han comprado sus propias acciones por un total de 4,5 billones (4500.000.000) de dólares desde 2012, financiándolo con gigantescas sumas de dinero prestado, y ahora, desde Corona, los precios de las acciones se han desplomado muy, muy profundamente, prácticamente de la noche a la mañana. Los valores del mercado de ayer se han quemado, pero las deudas se han mantenido. Las corporaciones están quebradas. Y si no son rescatados con el dinero de los contribuyentes, no pensarán en pagar sus préstamos y entonces los bancos también estarán al borde del colapso. La fraudulenta economía estadounidense, que consiste en gran parte en aire caliente y suministros de China, está rota, y esta vez es dudoso que un trillón adicional de dinero de rescate la cure.

En 2018, el jefe de la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos (SEC) se mostró brevemente nervioso por las desenfrenadas recompras de acciones y lo que significaban para la salud financiera y operativa de las empresas. En ese momento, el comisionado Jackson de la SEC dijo: “Con demasiada frecuencia, las compañías que hacen recompras no han hecho las inversiones a largo plazo en innovación o en su fuerza de trabajo que nuestra economía necesita tan desesperadamente. Al mismo tiempo, cuestionó si las normas vigentes de la SEC “pueden proteger a los inversores, los trabajadores y las comunidades de la avalancha de comercio de acciones de las empresas que domina los mercados actuales”. Obviamente no podrían, como estamos viendo actualmente.

Además de las aerolíneas, el grupo aeroespacial Boeing es actualmente el centro de las listas de candidatos para el paquete de rescate, que incluye 60 mil millones de dólares en dinero de los contribuyentes, ¡preferiblemente de inmediato!

Unas horas después de que el presidente Trump señalara su aprobación del paquete de rescate de las aerolíneas, Boeing se presentó y quiso su propio paquete de rescate de 60 mil millones de dólares. El precio de las acciones de Boeing está actualmente más del 75 por ciento por debajo de su máximo en septiembre de 2019.

Sin embargo, la caída en picado de la acción de Boeing comenzó incluso antes del Covid-19, es decir, después de los trágicos accidentes de dos de los últimos aviones 737 MAX. Mientras tanto, ha resultado que por razones de rápida maximización de beneficios, uno de los nuevos aviones se había basado en un diseño defectuoso. Además, las investigaciones detalladas realizadas después de los accidentes dejaron claro que el procesamiento de la nueva aeronave fue un único desastre del que nadie quiere responsabilizarse. Desde entonces, la producción del 737 MAX ha sido interrumpida y los modelos existentes han sido puestos a tierra.

Al mismo tiempo, Boeing también ha comprado sus acciones por más de 100 mil millones de dólares desde 2012, mucho dinero que ahora está perdido.

El 30. 9. 2012, la empresa de tecnología de aviación Boeing tenía un valor bursátil de 49.600 millones de dólares con 762 millones de acciones en circulación, que se negociaban a unos 65 dólares en ese momento. Desde entonces, la dirección de Boeing también comenzó a comprar sistemáticamente 198 millones de sus propias acciones en la bolsa de valores, en su mayoría con dinero prestado a los bajos tipos de interés del banco central de los EE.UU. FED. Para ello, la dirección de Boeing, con la aprobación de la junta de supervisión de los propietarios del capital (accionistas), gastó la enorme suma de 100.000 millones de dólares de dinero prestado principalmente hasta el 30 de septiembre de 2019.

No sólo, sino principalmente gracias a esta manipulación del mercado impulsada por los precios, que se ha vuelto a permitir desde 1982, el precio de las acciones de Boeing había aumentado en un 670 por ciento hasta 446 dólares por acción en febrero de 2019. Con 565 millones de acciones en circulación, Boeing dio un valor bursátil de un cuarto de billón de dólares, exactamente 252 mil millones de dólares. Como resultado de la caída, el valor de la bolsa de valores es ahora sólo 56.500 millones de dólares, sólo ligeramente por encima del nivel de 2012. A cambio, la empresa ha acumulado enormes deudas a través de las recompras.

Naturalmente, los accionistas y la dirección estaban encantados con este desarrollo. Después de todo, los accionistas se han beneficiado muchas veces más de los precios más altos de las acciones en la bolsa de valores que de un mayor pago de dividendos; la razón: la mayoría de las subidas de precios se financiaron con dinero prestado, que no está permitido para financiar los dividendos.

El principal beneficio de esta manipulación del precio de las acciones de Boeing hacia arriba, con dinero prestado del grupo, fue obtenido por la dirección de la empresa. Esto se debe a que el salario anual habitual, que suele ser de varios millones de dólares, suele incrementarse significativamente con una bonificación. Esta bonificación suele presentarse en forma de opciones de compra de acciones, como puede explicarse con un ejemplo simplificado: Esa bonificación consiste, por ejemplo, en la obligación de un grupo de empresas de entregar al director gerente 20.000 acciones de Boeing en un año determinado si el precio de la acción ha superado los 250 dólares por acción al final del año. Eso sería entonces un bono de 5 millones de dólares.

Tras la recuperación extremadamente lenta de la economía real después del grave colapso causado por la crisis financiera de 2008 y la posterior crisis de las finanzas públicas, la recompra de acciones de los grupos propios se había convertido en el principal deporte de los accionistas y la gestión de los grandes grupos que cotizan en las bolsas de valores.

Ahora el virus corona ha levantado el velo de la podrida cultura corporativa de Boeing. Pero al igual que con las aerolíneas, Covid-19 no tiene la culpa de la difícil situación de la compañía. Sin embargo, Boing está tratando de capitalizar la enfermedad, o mejor dicho, un paquete de rescate del gobierno para asegurar su supervivencia.

“El acceso a corto plazo a la liquidez pública y privada será una de las formas más importantes para que las aerolíneas, los aeropuertos, los proveedores y los fabricantes construyan un puente hacia la recuperación”, dijo el portavoz de Boeing, y añadió: “Apreciamos la forma en que el gobierno y el Congreso están tratando todos los elementos de la industria de la aviación en estos tiempos difíciles”.

Dado que el impacto económico del coronavirus aumenta día a día, es probable que otras industrias gravemente afectadas pidan pronto su rescate. Si bien esos rescates pueden evitar los despidos masivos y los trastornos económicos, lo esencial es privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Bajo esta bandera, el multimillonario estadounidense Mark Cuban, de entre todos, lidera actualmente la batalla pública contra los paquetes de rescate planeados por el gobierno de Trump.

Cuban, nacido en 1958, es un empresario, especulador bursátil, propietario del famoso club de baloncesto Dallas Mavericks, así como activo en el negocio de los deportes y la televisión.

El 18 de marzo, Cuban apareció en una entrevista en la popular cadena estadounidense CNBC para comentar sobre los “rescates de virus”, como él llamó a los paquetes de rescate. Todavía estaba indignado por los rescates que se organizaron durante la crisis financiera y económica de hace 10 años porque no se había responsabilizado a ningún ejecutivo de las principales empresas responsables de la Gran Recesión. Al mismo tiempo, se quejó de que la gran mayoría del programa de rescate TARP de la Reserva Federal se había canalizado hacia las filas de los ejecutivos y los accionistas, lo que no hacía sino ampliar la brecha entre los ricos y los pobres del país.

Con respecto a la crisis actual, Cuba también se quejó de que una vez más los rescates ignoraron a las masas de la clase media y en cambio ayudaron una vez más a los ejecutivos, de todas las personas, que habían puesto a sus empresas en posiciones tan precarias, principalmente a través de la recompra de acciones, que no podrían sobrevivir a la tormenta de una crisis.

“Ya sabemos lo que va a pasar”, dijo Cuban. “Dentro de un año, miraremos atrás y diremos: ‘¿Por qué no consideramos a los trabajadores? El asalariado diario. La gente con el salario mínimo. ¿Por qué no los ayudamos también?”

Continuó diciendo: “Así que, hagamos lo que hagamos en un rescate, debemos asegurarnos de que cada trabajador sea compensado y tratado por igual y que a los gerentes no se les pague extra para que permanezcan en la empresa sólo porque no tienen otro lugar a donde ir”.

“El gobierno ha tomado el riesgo de su ecuación para los ejecutivos de la empresa, así que tratemos a todos los trabajadores por igual”, dijo Cuban. Cuando se le preguntó cómo se iba a hacer esto, Cuban dijo:

“…. Cuando un paquete de rescate del gobierno se utiliza para ayudar a una empresa privada – ya sea una aerolínea o lo que sea – … debe garantizar que la empresa está obligada a hacer proporcionalmente para todos los demás que trabajan para la empresa lo que hace para sus ejecutivos. El mismo tratamiento, punto, fin de la historia”. Al mismo tiempo, como “condición para cualquier rescate, la recompra de acciones tendría que estar prohibida, para siempre”. No hay recompensas. No ahora, no en un año, no en 20 años. Nunca”, concluyó el cubano.

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin:18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort