Confeti de números: la desolada base de datos de las previsiones de la corona

Un comentario de Mathias Bröckers.

Ha pasado mucho tiempo desde que aprendí sobre estadísticas y la importancia de las muestras y encuestas como estudiante de sociología, pero recordé lo básico. Sobre todo, que las muestras sólo tienen sentido si se toman de una muestra representativa del grupo sobre el que se va a hacer una declaración. Si sólo se pregunta a los propietarios de automóviles varones en el campo o sólo a las ciclistas de las grandes ciudades sobre la cuestión de los límites de velocidad en las autopistas, estas muestras dicen poco sobre la actitud de la población en general, no son representativas. Por eso es bastante absurdo hacer proyecciones sobre la base de una muestra como ésta para saber cuál será el resultado del referéndum sobre el límite de velocidad el día de las elecciones.

Pero hemos tenido que vivir con tales tonterías durante meses, a saber, con cálculos altos y exponenciales de las tasas de infección, infección y letalidad de “Covid-19”, que no tienen ninguna base representativa. Porque si sólo hago pruebas a las personas que vienen al hospital con síntomas, no puedo obtener información sobre la propagación del virus en toda la población. Esto requeriría pruebas regulares de una muestra representativa de la población, digamos 5000 personas sanas, para detectar la infección y la presencia de anticuerpos. Esta es la única manera de hacer proyecciones válidas sobre la propagación del virus y de obtener conocimientos sobre su peligrosidad.

Hasta ahora, sólo se han llevado a cabo dos de estos exámenes representativos a medias. El primero es en Islandia, donde se han realizado 6143 pruebas hasta el miércoles pasado, es decir, se ha examinado a poco menos del 5% de la población. Cincuenta y dos personas dieron positivo, la mitad de las cuales no tenían síntomas y la otra mitad estaba resfriada.

El profesor de Stanford John Ioannidis, que examinó los datos de casi 3000 pasajeros del crucero “Diamond Princess” en cuarentena frente a Yokohama, la mayoría de los cuales eran ancianos, llegó a una conclusión similar. Después de una corrección de los datos por edad, se encontró que la tasa de letalidad general de Covid 19 era de 0,025% a 0,625% – en el rango de un resfriado o gripe grave.  De los 700 pasajeros que dieron positivo, casi la mitad permaneció libre de síntomas, incluso los de 80-89 años no mostraron ningún síntoma (48%), los de 70-79 años (60%).  El Prof. Ioannidis pide por lo tanto muestras representativas de personas sanas, porque: “No sabemos si nos equivocamos tres veces o 300 veces sobre las infecciones.

Hasta hace poco, el Instituto Robert Koch también sólo publicaba el número de casos de personas infectadas, pero no el número de pruebas realizadas. Esto ha creado la falsa impresión de una rápida propagación del virus y el pánico que ha llevado al gobierno a tomar medidas drásticas para restringir los derechos fundamentales. De hecho, sin embargo, no se cuestionó que el número de casos se triplicara en marzo, ya que se realizaron alrededor de tres veces más pruebas en el mismo período. Como el Sr. Schreyer ha demostrado, el aumento real fue sólo del 1%: en la semana natural 11, el 6% de los examinados dieron positivo, y en la semana natural 12, el 7%. Un “aumento extremo”, como se informó en todas partes a mediados de marzo, se ve diferente. Y no tienen que temer que su amigo Hein llame a la puerta de los que dieron positivo:

“De acuerdo con los datos actuales del RKI (27,3.) el porcentaje de fallecidos entre los que dieron positivo es del 0,6%. Según el jefe del RKI Wieler, su edad media (!) es de 81 años. De esto apenas se puede deducir un riesgo extremo para toda la población, sobre todo porque todavía no está del todo claro si la muerte en la mayoría de estos casos se debe realmente al material de ADN viral detectado, o a otras enfermedades anteriores.

Que sobre la base de tal ignorancia – con 50.000 infecciones confirmadas en la actualidad, ¿están 150.000 o ya 15 millones de personas infectadas en Alemania? – El hecho de que no se puedan hacer pronósticos confiables y medidas apropiadas es inmediatamente obvio para los no matemáticos y los no virólogos. Por más útil que pueda tener sentido detener la propagación del virus en el primer paso con cuarentenas y bloqueos de contacto, es imperativo despejar la niebla de esta ignorancia con muestras representativas en el segundo paso. Sólo así se puede evaluar el peligro del virus y la proporcionalidad de las medidas. El confeti diario de números con informes de horror – el jueves 1000 muertes de la corona en Italia! – son de uso limitado y son puro alarmismo si no se declara al mismo tiempo que, estadísticamente hablando, 2000 personas mueren cada día en Italia. Dado que todo el mundo se reporta como una muerte de corona donde se encuentra el virus, el número de víctimas siempre debe ser visto con gran precaución. Para empeorar las cosas, Italia es, con mucho, el líder europeo en cuanto a muertes por gérmenes hospitalarios. El hecho de que los pacientes coronarios positivos hayan sido infectados con un germen multirresistente durante el tratamiento hospitalario y hayan muerto a causa de él (una media de 10.000 al año en Italia) tendría que incluirse en cualquier extrapolación de las víctimas coronarias italianas, así como otros dos peligrosos “puestos de cabeza”: la región de Lombardía con la mayor contaminación atmosférica de Europa y con una resistencia muy alta a los antibióticos. Aunque los antibióticos no están disponibles en Italia sin receta, se prescriben con mucha generosidad, se consumen en cada pequeña cosa y luego simplemente ya no funcionan cuando se infectan con un germen de hospital. Todos estos factores tendrían que tenerse en cuenta si, sobre la base de los acontecimientos en Italia, se hicieran pronósticos útiles sobre el curso de la epidemia en otros países. Pero esto no sucede; en cambio, los medios de comunicación sólo proporcionan cada día nuevas cifras de horror sobre montañas de cadáveres – que en realidad no dicen nada, ni sobre la propagación del virus ni sobre su peligrosidad.

Por lo tanto, lo único que se puede exigir ahora a los gobiernos y a los grupos de gestión de crisis es que proporcionen de inmediato cifras significativas para fundamentar sus medidas dictatoriales de protección contra la infección. No puede ni debe permitirse que las restricciones más severas a los derechos fundamentales desde la fundación de la República Federal de Alemania continúen aplicándose sobre la base de material de datos engañoso. Por cierto, esto también se aplicaría si se agravara el estado de emergencia porque el nuevo virus de la corona debería resultar tan peligroso como los peores escenarios con muchos millones de muertes previstas. Y es aún más cierto si los ahora numerosos críticos de estas previsiones, que no se basan en datos limpios, tienen razón. Como el renombrado microbiólogo Profesor Sucharit Bhakdi en su carta abierta a la Canciller Merkel, exigen una aclaración y corrección de la desolada base de datos. Y es importante que todos los medios y periodistas, especialmente en estos tiempos de crisis, no sean soldados de propaganda y copien los anuncios oficiales, sino que cuestionen críticamente las declaraciones y acciones de la clase dominante.

+++

Mathias Bröckers ha publicado recientemente “Don’t Kill The Messenger – Freedom for Julian Assange” con Westendverlag. Tiene un blog en broeckers.com

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: Migren art / Shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort