Attack on the soul | By Andreas Heyer

Los estudios realizados en varios países aportan pruebas de los efectos de las políticas de bloqueo en la salud mental de la población.

Un punto de vista de Andreas Heyer.

Una nueva encuesta realizada por el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. revela una alta proporción de pensamientos suicidas específicos, especialmente entre la generación más joven durante el bloqueo de la corona. De manera análoga, las encuestas realizadas en varios países indican que los trastornos de ansiedad y las tendencias a la depresión en la población han aumentado considerablemente en comparación con el año anterior. Sin embargo, los responsables siguen considerándose a sí mismos como los protectores de la salud pública.

En los Estados Unidos, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS), que forma parte del Centro de Control de Enfermedades (CDC), junto con la Oficina de Estadísticas de los Estados Unidos, realizó encuestas de 90 días a partir del 23 de abril de 2020 para evaluar las “consecuencias psicológicas de la pandemia de coronavirus” en la población de los Estados Unidos. En sus encuestas representativas, el NCHS determinó que la incidencia de síntomas de ansiedad y depresión se había triplicado en comparación con el año anterior.

Mientras que las encuestas periódicas de hogares realizadas por la agencia para el 2º trimestre de 2019 revelaron la existencia de un 11% de síntomas de ansiedad y depresión en la población, en el 2º trimestre de 2020 estos se produjeron en aproximadamente el 35% de los participantes en la encuesta comparable. Con una proporción de alrededor del 50%, la acumulación de síntomas fue particularmente pronunciada entre la población joven de 18 a 29 años de edad.

En un estudio adicional realizado por el CDC como parte de los “Informes semanales de morbilidad y mortalidad”, se realizó una encuesta representativa de 5.412 ciudadanos estadounidenses adultos sobre la salud mental durante las medidas de control del Covid-19 del 24 al 30 de junio de 2020. Mientras que el 31 por ciento de los encuestados informó de que experimentaban síntomas de ansiedad o depresión, el 11 por ciento de los encuestados dijo que había considerado seriamente el suicidio en los últimos 30 días. Con un 26%, la proporción de personas con pensamientos graves de suicidio era particularmente alta entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Otro grupo particularmente afectado por los síntomas psicológicos fue la cuarta parte de la muestra que proporcionó atención gratuita a las personas que necesitaban ayuda, por ejemplo, parientes o amigos: el 56% informó de síntomas de ansiedad o depresión y el 31% de pensamientos graves de suicidio.

De los encuestados, el 13% dijo que había comenzado o aumentado el abuso de alcohol u otras drogas para hacer frente al estrés “pandémico”. Entre los 18 y los 24 años, esto fue cierto para el 25 por ciento de los encuestados y el 33 por ciento del personal de enfermería. Además, el análisis de 500.000 muestras de orina de un laboratorio de análisis de drogas mostró un aumento de los resultados positivos a partir de mediados de marzo de 2020 para el analgésico de venta sin receta fentanilo, cocaína y metafetaminas.

Información de otros países

Asimismo, la Oficina de Estadística Británica ONS ha realizado encuestas periódicas sobre la salud mental de la población desde 2011. Si bien el 30% de los encuestados declararon que experimentaban una fuerte expresión de ansiedad antes de las medidas de cierre, la cifra se elevó al 50% al comienzo del cierre a principios de abril.

Por primera vez desde el comienzo de las investigaciones, las autoridades habían encontrado valores significativamente peores para los datos sobre la satisfacción con la vida, la felicidad y la ansiedad al mismo tiempo. En particular, se encontró una correlación entre la ansiedad y la soledad. Al mismo tiempo, la Oficina de Estadística Británica registró 10.000 muertes adicionales de pacientes con demencia en Inglaterra y Gales en abril de 2020. Como estas muertes adicionales no podían explicarse por las enfermedades de Covid-19, se atribuyó a la disminución del valor de los pacientes para enfrentarse a la vida en vista de los contactos sociales significativamente reducidos.

Las encuestas realizadas por la oficina de estadística australiana durante el período de bloqueo de la corona, de mediados de marzo a mediados de abril de 2020, también revelaron un aumento de los síntomas psicológicos en la población en una encuesta por hogares. Mientras que en una encuesta realizada en 2017/2018 sólo el 24% de los encuestados indicaron síntomas de inquietud o agitación, la cifra fue del 40% durante la fase de cierre. Durante este período, el 9 por ciento de los encuestados declaró que estaban tan deprimidos que nada podía animarlos.

En la India, la Asociación Psiquiátrica de la India observó un aumento del 20% de las enfermedades mentales durante el encierro. La Fundación India para la Prevención del Suicidio también encontró un aumento significativo en su estudio Covid-19-Blues. En una encuesta realizada a 159 psicoterapeutas se observó un aumento de la tendencia al suicidio entre los pacientes jóvenes.

En el estudio realizado en abril/mayo de 2020, el 30 por ciento de los terapeutas informaron de un aumento de las autolesiones y tendencias suicidas entre los pacientes. Esto se atribuyó a la pérdida de empleo, la inseguridad financiera, el aislamiento y la soledad debido al encierro.

Vigilancia insuficiente en Alemania

En Alemania, el Instituto Robert Koch se encarga de la vigilancia sanitaria nacional. Las actuales encuestas representativas y periódicas sobre la aparición de síntomas psicológicos en la población no son evidentes. Un proyecto para introducir una “Vigilancia Nacional de la Salud Mental” no se completará hasta finales de 2021. Por esta razón, actualmente no es posible en Alemania recurrir a los datos de los organismos gubernamentales para obtener indicaciones sobre la salud mental de la población durante las medidas de bloqueo.

Los estudios actuales de las universidades de Alemania parecen confirmar la tendencia de los estudios de los CDC de los EE.UU. a incluir grupos de riesgo en la población. El estudio Copsy del Centro Médico Universitario Hamburgo-Eppendorf realizó una encuesta en línea de 1.000 niños y adolescentes y 1.500 padres en mayo/junio de 2020. El riesgo de anomalías psicológicas había aumentado del 18% en las encuestas anteriores al 31% durante la crisis. Mientras que anteriormente un tercio de los niños había declarado un bajo nivel de bienestar psicológico, esta cifra se elevó a dos tercios durante la crisis.

En una cooperación entre la Universidad de Gießen y la Escuela de Medicina de Hamburgo, se realizó una encuesta no representativa en marzo/abril de 2020, en la que se preguntó a una muestra de 949 personas sobre su salud mental durante el encierro. La muestra estaba formada por un 63 por ciento de estudiantes, tenía una edad media de 29 años y era 80 por ciento femenina. Se identificaron síntomas de depresión clínica en el 35 por ciento de los participantes del estudio, síntomas de trastorno obsesivo-compulsivo en el 21 por ciento, aumento del miedo a la enfermedad en el 17 por ciento y síntomas de trastorno de ansiedad generalizada en el 12 por ciento.

Los autores señalan el fuerte aumento de la incidencia de las enfermedades mentales en comparación con la prevalencia general de las enfermedades mentales, pero al mismo tiempo también señalan las distorsiones debidas a la falta de representatividad. No obstante, el estudio puede dar indicaciones de los efectos de la falta de aprendizaje presencial en grupos y el consiguiente aumento del aislamiento social entre los estudiantes.

Por otra parte, una encuesta representativa de 1.005 personas de edad avanzada realizada por la Universidad de Leipzig en abril de 2020, mostró que no se podía medir ningún aumento de los síntomas mentales en este grupo de población en comparación con años anteriores.

La Kaufmännische Krankenkasse KKH de Hannover publicó un análisis de las bajas por enfermedad, según el cual en el primer semestre de 2020 hubo un aumento del 80 por ciento de las bajas por enfermedad mental en comparación con el mismo período del año anterior. Mientras que en el primer semestre de 2019 se habían notificado 14.600 notas de enfermedad debido a enfermedades mentales, en el primer semestre de 2020 se habrían registrado 26.700 casos.

Desarrollo de la tasa de suicidio en el encierro

Hasta la fecha no se conocen datos concluyentes sobre las tasas de suicidio en el segundo trimestre de 2020 a nivel nacional. Las indicaciones de las regiones individuales y los períodos cortos de tiempo dan indicaciones mixtas.

En el estado indio de Kerala, sólo 66 niños se habrían suicidado en los 100 días siguientes al cierre. Las razones aducidas fueron no poder permitirse el equipo técnico necesario para participar en las clases de la escuela en línea, el estrés general y la soledad. También hubo varios suicidios de adultos en la cuarentena de Corona.

Se informó de un aumento de los suicidios en una clínica de California en los Estados Unidos, con más suicidios en un mes de lo habitual en un año. En Berlín, se informó de un aumento significativo de suicidios por parte de una funeraria.

Por otra parte, una evaluación de todos los códigos de despliegue de los servicios de rescate de Berlín sobre el comportamiento autoinfligido de Correctiv mostró una disminución del número de despliegues a finales de abril de 2020 en comparación con el año anterior. En cambio, se observó un aumento significativo de algunos tipos de suicidio. Una encuesta sobre suicidios realizada por la Augsburger Allgemeine en varios estados federales ha demostrado que no se había detectado ningún aumento en la tasa de suicidios a finales de abril.

La suposición de un aumento de las tasas de suicidio con el aumento del desempleo puede considerarse cierta. En un estudio canadiense se determinó una correlación entre la tasa de desempleo y la tasa de suicidios entre los años 2000 y 2018, sobre la base de la cual se calcularon los escenarios de suicidios adicionales previstos debido al aumento de la tasa de desempleo en el Canadá. En el caso de un aumento medio del desempleo, se esperaba un aumento de la tasa de suicidios del 6%, mientras que se preveía un fuerte aumento del desempleo del 27%.

Un estudio similar para los EE.UU. predice un aumento en la tasa de suicidios del 3 al 8 por ciento. Varios estudios estadounidenses discuten el papel del aislamiento y los sentimientos de soledad por motivos suicidas. Se informa de que durante y después de la epidemia de SRAS en Hong Kong en 2003 y el desastre nuclear de Fukushima, la tasa de suicidios también aumentó considerablemente en las respectivas poblaciones.

La evaluación final de los efectos de las medidas de bloqueo en los suicidios y los intentos de suicidio sólo será posible después de la publicación de los datos nacionales de cada país. Las evaluaciones oficiales suelen estar disponibles sólo después de un largo período de tiempo.

Grupos de riesgo de enfermedad mental

Los estudios indican que la población estuvo sujeta a un grave estrés psicológico durante el encierro. El estudio de los CDC muestra un aumento significativo de los síntomas psicológicos y los pensamientos suicidas.

Según el estudio, la generación joven se ve particularmente afectada, así como las personas que cuidan de los demás de forma gratuita. Es probable que ambos grupos se vean particularmente afectados por los efectos secundarios de aislamiento social de las medidas de cierre.

Desde una perspectiva virológica, el distanciamiento social puede ser una buena contribución contra la propagación de las enfermedades infecciosas. Sin embargo, desde una perspectiva psicológica, el aislamiento social es uno de los factores de riesgo más fuertes para la enfermedad mental. En el futuro, se necesitará un mejor equilibrio entre las perspectivas para proteger la salud de la población. En este punto, cabe señalar la definición de salud en los estatutos de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedades o dolencias”.

Dado que el estrés mental y los altos niveles de tensión pueden a menudo conducir, ya sea internamente a una enfermedad mental o externamente a arrebatos agresivos e impulsivos, es necesario reducir urgentemente el estrés mental de la generación joven y fortalecer sus recursos sociales. Con el mismo vigor con que se ha promovido en los últimos meses la protección de los grupos de riesgo de enfermedades infecciosas, se debería centrar la protección de los grupos de riesgo de enfermedades mentales y tendencias suicidas.

A fin de poder evaluar los efectos de las decisiones políticas y las crisis sociales en la salud mental de la población, es preciso establecer en Alemania una vigilancia sanitaria continua y representativa de manera oportuna. Las encuestas metodológicamente bien diseñadas del CDC de EE.UU. pueden servir de modelo aquí.

+++

Nota sobre el artículo: El presente texto apareció por primera vez en “Rubikon – Magazin für die kritische Masse“, en cuya junta asesora participan, entre otros, Daniele Ganser y Rainer Mausfeld. Dado que la publicación se hizo bajo una licencia libre (Creative Commons), KenFM se hace cargo de este texto para un uso secundario y señala explícitamente que el Rubicón también depende de donaciones y necesita apoyo. ¡Necesitamos muchos medios alternativos!

+++

Gracias al autor por el derecho a publicar el artículo.

+++

Fuente de la imagen: goffkein.pro / shutterstock

+++

El KenFM se esfuerza por conseguir un amplio espectro de opiniones. Los artículos de opinión y las contribuciones de los invitados no tienen por qué reflejar las opiniones de la redacción.

+++

¿Te gusta nuestro programa? Información sobre otras posibilidades de apoyo aquí: https://kenfm.de/support/kenfm-unterstuetzen/

+++

Ahora también puedes apoyarnos con Bitcoins.

Dirección de BitCoin: 18FpEnH1Dh83GXXGpRNqSoW5TL1z1PZgZK

Auch interessant...

Kommentare (0)

Hinterlassen Sie eine Antwort